• martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:57

 

 
 

TOROS

Rafaelillo reaparece con 'victorinos' dos años después de su cogida en Pamplona

El diestro murciano fue gravemente herido en la última corrida celebrada en Pamplona antes de la pandemia el 14 de julio de 2019. 

Octava y última corrida de la feria del toro de San Fermín de 2019 con los toros de la ganadería de Miura para los diestros Rafaelillo, Octavio Chacón y Juan Leal. MIGUEL OSÉS
Octava y última corrida de la feria del toro de San Fermín de 2019 con los toros de la ganadería de Miura para los diestros Rafaelillo, Octavio Chacón y Juan Leal. MIGUEL OSÉS

Un bravo toro de Victorino Martín, premiado con la vuelta al ruedo, ha sido lo más destacado de la emotiva reaparición de Rafael Rubio "Rafaelillo" este sábado en Jaén, donde ha cortado una oreja al igual que el local Alberto Lamelas.

Después de casi dos años de ausencia de los ruedos debido a la muy grave cornada recibida en Pamplona en 2019, reaparecía en Jaén Rafael Rubio, Rafaeillo en los carteles, y el murciano demostró que vuelve por sus fueros, con sus ganas de siempre, la misma entrega y el pundonor de un diestro menudo de estatura pero grande de corazón.

Una vez roto el paseíllo fue obligado a saludar entre una atronadora ovación, en lo que fue un pasaje muy emocionante que se vivió con la plaza puesta en pie.

Su primer "victorino" que, a su vez, fue el primero de esta divisa que lidiaba en la plaza de Jaén, fue aplaudido de salida, un toro, de nombre "Mistral", serio por delante y con cuajo.

A "Rafaelillo" como si no hubiera pasado el tiempo, y aunque nunca se entregó el animal, el murciano se mostró muy firme y solvente ante un toro que se "tragaba" los dos primeros muletazos y ya al tercero buscaba con aviesas intenciones. El fallo a espadas le privó de tocar pelo, conformándose con una calurosa ovación.

El cuarto fue un toro que tuvo una clara embestida pero apenas fuerza para acabar de desarrollarla. "Rafaelillo" quiso, y mucho, durante toda su labor en la que lo mejor llegó al final, con muletazos de uno en uno por ambos lados. Cortó una oreja tras una monumental estocada que tiró al toro de Victorino sin puntilla. La paseó entre ovaciones y con la satisfacción reflejada en su rostro.

El segundo toro de la tarde, primero en el lote de Rubén Pinar no dio opciones de lucimiento, aunque, a decir verdad, tampoco el torero se dio demasiada coba.

Por contra, el quinto de la tarde fue de largo el mejor de la corrida. Rompió a embestir en la muleta con profundidad y emoción, aprovechándolo el torero en una labor en la que tiró de oficio, temple y suavidad.

Sin embargo, al conjunto le faltó contundencia, apretarse un poco más con el animal, buscando esa emoción tan necesaria para calentar el ambiente y para estar en consonancia con tan bravo ejemplar.

A pesar de ello, de matar a la primera hubiera obtenido premio seguro y probablemente le hubieran pedido el segundo trofeo. Pero todo lo estropeó con la espada, cambiando un triunfo por un silencio respetuoso del público que llenó el aforo permitido los tendidos del coso de Alameda.

El que sí se llevó el premio del pañuelo azul de la vuelta al ruedo fue el toro, aunque finalmente no se la dieron al no darse cuenta los mulilleros. A pesar de ello, la ovación al toro en el arrastre fue importante.

Una oreja se llevó Alberto Lamelas del tercero, aunque la tarde en conjunto del torero de Cortijo Nuevos mereció mucho más.

Asentando los pies sobre la arena, todo lo que hizo tuvo el marchamo de la pureza. Toreó excelentemente bien sobre la diestra a sus dos toros, clavando las zapatillas, tirando y llevando muy cosida la embestida de los dos "victorino", que tuvieron buena condición, aunque yendo a menos durante la lidia.

A pesar de ello, la entrega de Lamelas pudo con todo, y se le vio disfrutar, sobre todo en el último, de pasajes de gran toreo en la parte final del trasteo

El único pero, su fallo a espadas, estropeándolo todo con un pinchazo y una estocada que quedó muy baja. Le pidieron la oreja, teniéndose que conformar con una vuelta al ruedo tras aviso. En su primero, tercero de la tarde, cortó una oreja.

FICHA DEL FESTEJO

Seis toros de Victorino Martín, que hacían su presentación en Jaén, bien presentados, serios, entipados y astifinos, y de juego desigual. El mejor, el quinto, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Rafael Rubio "Rafaelillo", ovación tras aviso y oreja.

Rubén Pinar, silencio y silencio.

Alberto Lamelas, oreja y vuelta al ruedo tras aviso.

En cuadrillas, Ángel Otero saludó tras banderillear al segundo.

Incidencias: parte de la recaudación de la taquilla irá destinada a la Bolsa de Caridad de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno "El Abuelo".

La plaza rozó el lleno sobre el aforo permitido. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Rafaelillo reaparece con 'victorinos' dos años después de su cogida en Pamplona