• sábado, 27 de noviembre de 2021
  • Actualizado 01:21

 

 
 

TOROS

Triunfo de Pincha y Manuel Diosleguarde en la novillada celebrada en Lodosa

El malagueño Javier Orozco fue premiado con una oreja de su segundo novillo de la tarde.

Novillada de Pincha en Lodosa con Javier Orozco y Manuel Diosleguarde. ÁLVARO ALONSO (7)
Novillada de Pincha en Lodosa con Javier Orozco y Manuel Diosleguarde. FOTO: ÁLVARO ALONSO

La coqueta plaza de toros de Lodosa acogió en la tarde del domingo 25 de julio una entretenida novillada en la que se lidiaron cuatro utreros de la ganadería navarra de Pincha, sita en dicha localidad. A ellos se enfrentaron con gran acierto y valor Javier Orozco y Manuel Diosleguarde, saliendo este último a hombros.

Tras un inicial trasteo por el pitón derecho, sometía Manuel Diosleguarde al bravo primer animal de su lote templando las impetuosas embestidas de Rascatripa. Con calma y dando toques suaves, pero firmes, el salmantino ligaba naturales con los acordes de la Banda de Música de Lodosa como acertado acompañamiento. Y es que al arrojo del novillero se añadía la bravura del animal, ovacionado en el arrastre, puesto que la faena tenía lugar en los medios del lodosano redondel, sin querencias manifiestas. Tratando de no excederse en la faena, Diosleguarde se cuadró con la tizona frente a Rascatripa en suerte natural para recetarle una gran estocada de fulminante condición. El usía no dudaba en conceder el doble premio ante la abrumadora petición.

Con el cuarto de la tarde, el novillero poco pudo hacer, pues tras dos ensañados encuentros con el picador, Ofensor se lesionaba la mano derecha. El primer sobrero, de nombre Oloroso, negro pelaje y nacido en enero de 2018 tan solo protagonizó un encuentro con el jaco y recibió un trato más pausado que sus hermanos en la muleta, pues poco a poco iba manifestando su cansancio. Pese a ello, Diosleguarde dejó varias tandas de naturales y un par de cambios de mano para el recuerdo de la afición. Tras una nueva estocada en suerte natural tras un aviso, el novillero paseaba un nuevo apéndice. Salía así por la puerta grande con tres trofeos el flamante ganador del Circuito de Novilladas de Castilla y León, haciendo patente su buen momento también en tierras navarras.

Oloroso, primer novillo de la tarde se mostró dudoso en la salida y recibo capotero de Orozco. Sin embargo, tras recibir un puyazo trasero, permitió una gran lidia y la colocación de tres excelentes pares de garapullos que llevaron a los peones de la cuadrilla del novillero malagueño a saludar la primera gran ovación de la tarde.

Y es que ya en la primera tanda era posible advertir la creciente bravura en la embestida de un animal con codicia, que le exigía a Orozco mando y toque firme con la muleta. Por el pitón izquierdo, Oloroso ofrecía un humillado y profundo recorrido, lo cual aprovechó el novillero para continuar una gran faena rematada por aplaudidos circulares invertidos y manoletinas. El mal uso de los aceros sentenció la faena con silencio para Orozco y una atronadora ovación para el novillo.

Pudo desquitarse en su segundo el de Ronda, iniciando la faena con la mano diestra. Un poco antes, Cantinero había sembrado el caos en la lidia tras un mal tercio de varas, en el que le había sido recetado un excesivo puyazo caído. Y es que, tratando de dejar los palos con solvencia, un banderillero fue prendido tratando de tomar el olivo en tanto que un compañero que acudía al quite era arrollado por un novillo venido arriba ante la anárquica lidia del momento.

Si a eso le unimos una voltereta, no hay más que imaginar el comportamiento del burel, que si bien embestía cada vez dudaba más ante los engaños. Orozco sacó agua del pozo seco y consiguió componer una digna obra con la franela, cruzándose con los dos pitones y tratando de templar. Como remate, una arriesgada tanda de manoletinas arrodillado en la arena. Como si se tratase de un confesionario, pero dando cuentas a un animal de correcta presentación y negro pelaje nacido en abril de 2018. Tras media estocada en suerte natural y varios golpes de verduguillo, Orozco se llevó a su esportón una oreja.

Ficha del festejo

Plaza de Toros de Lodosa, primera novillada de la XXIII Feria del Piquillo de Oro.

Novillos: 4, de la ganadería Pincha (Navarra). De correcta presentación y excelente juego, destacando 1º y 2º, fuertemente ovacionados en el arrastre. El 4º lidiado como sobrero.

Novilleros

Javier Orozco: silencio y oreja.

Manuel Diosleguarde: dos orejas y oreja. Salió a hombros.

Incidencias: más de dos tercios del aforo permitido, presidencia correcta pese a no dar el 2º aviso en el 3º novillo. El número 5135 fue agraciado en el sorteo de un jamón.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Triunfo de Pincha y Manuel Diosleguarde en la novillada celebrada en Lodosa