PREMIUM  TOROS

El torero navarro Javier Marín, con la vista puesta en Pamplona: "Creo que es el momento, estoy preparado"

Marín entrena con la convicción de poder tener un puesto en los carteles de la Feria del Toro de Pamplona los próximos Sanfermines. 

El torero navarro de Cintruénigo, Javier Marín, entrena para estar listo para la temporada taurina 2019. PABLO LASAOSA
El torero navarro de Cintruénigo, Javier Marín, entrena para estar listo para la temporada taurina 2019. PABLO LASAOSA  

Hace sólo un par de años que Javier Marín (Cintruénigo, 1992) tomó la alternativa en Tudela. Desde entonces no ha cejado en su empeño de triunfar en el toreo y para eso se prepara cada temporada. 

Tiene su base de operaciones en Madrid, donde comparte días de preparación con otros diestros como Román, Paco Ureña o el también navarro Toñete. Con ellos trabaja no sólo el aspecto físico, sino también la parte técnica, el toreo de salón. "Es uno de los ejercicios más importantes, acostumbras al cuerpo al peso de los trastos, a los movimientos y ahondas interiormente en lo que quieres buscar como torero y lo que te gustaría expresar luego en la plaza", explica el torero navarro. 

Su mente, con una temporada todavía incierta en citas, la tiene en Pamplona, en el mes de julio. Como navarro su sueño es entrar en los carteles de la Feria del Toro de San Fermín, una cita para la que se siente preparado. "Quizá en otros años no lo estaba, pero ahora sí. Como navarro creo que merecería la oportunidad, un escaparate para intentar hacerme un hueco y que el nombre de Javier Marín se conozca, que se sepa que hay un torero en Navarra que está luchando y quiere ser alguien", asegura con mucha convicción. 

Durante el invierno la preparación ha sido dura, sobre todo por la dificultad de mirar el horizonte sin fechas concretas para torear. "Aún así me he preparado como el que más, tuve la oportunidad de estar en Fitero y mantengo la ilusión de estar en Pamplona, es una feria de primera categoría", explica. 

No sería para el cirbonero su presencia en Pamplona una novedad completa, porque ya estuvo acartelado en San Fermín en dos años como novillero, tardes en las que cortó sendas orejas y dejó muy buenos destellos, en especial por su actitud y ganas de aprovechar la oportunidad. 

Desde su alternativa en Tudela, en la que salió a hombros y cortó tres orejas tras recibir los trastos de manos de Fran Rivera, ha toreado ya varias corridas, pero busca el espaldarazo definitivo para poder completar una temporada feliz y pone como ejemplo lo vivido hace unos días con Pablo Aguado, torero que tuvo su oportunidad en Sevilla y abrió la puerta del Príncipe. 

"Es el claro ejemplo que tengo, un torero que no ha toreado mucho y que acaba de reventar el toreo con sus 4 orejas en Sevilla. Lo veo con cierta envidia y mucha ilusión. Hay mucha entrega y sacrificio, pero en el toreo hay justicia y te puede cambiar la vida en 20 minutos". 

Mientras entrena espera la llamada de su apoderado, Sergio Sánchez, que le confirme algún nuevo contrato y si es en Pamplona, mejor. "Siempre he creído en esa posibilidad, mentalmente estoy muy fuerte y soy plenamente consciente y responsable del compromiso que sería, tanto con el público como conmigo mismo. Creo que es el momento, estoy preparado".

Marín sabe de las dificultades, pero también cree que hay 24 puestos en la feria y que uno puede ser para él. "Soy consciente de mi situación, no pido el mejor puesto, pero hay un abanico de ganaderías amplio en el que podría entrar y demostrar todo lo que llevo dentro".

Puedes ver aquí el reportaje gráfico con el torero Javier MarínEl entrenamiento de un torero: las imágenes de un día de trabajo con el diestro navarro Javier Marín


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El torero navarro Javier Marín, con la vista puesta en Pamplona: "Creo que es el momento, estoy preparado"