PREMIUM  SUCESOS

Triplica la tasa de alcohol al volante mientras conduce por Leitza con dos niños pequeños

La Policía Foral ha imputado a ocho personas por delitos contra la seguridad vial en la última semana.

Una niña se ata el cinturon de seguridad en el coche. EFEarchivo
Una niña se ata el cinturon de seguridad en el coche. EFEarchivo  

La última imputación de la Policia Foral de esta semana se ha producido en Leitza, donde un vecino de Andoáin de 44 años triplicó la tasa permitida. Se da la circunstancia que junto con él viajaban en el coche otros dos adultos y dos niños de corta edad.

El pasado día 6, un vehículo sufrió un accidente en la Autovía del Camino. Cuando llegaron los agentes, sospecharon que el conductor podría estar influenciado por bebidas alcohólicas, por lo realizaron las pruebas correspondientes. El conductor, vecino de Sevilla de 54 años, superó la tasa de alcohol permitida, por lo que se le imputa un delito contra la seguridad vial.

El domingo, día 7, agentes de Policía Foral realizaban un control de alcoholemia a las afueras de la localidad de Estella, que se encontraba en fiestas. Al dar el alto a un vehículo, observaron síntomas de consumo de alcohol en su conductor, vecino de Calahorra de 32 años, que también superó la tasa permitida.

Ese mismo día, un vecino de Larraga de 29 años se dio a la fuga a gran velocidad por la calles de la localidad, después de que agentes de seguridad ciudadana de la comisaría de Tafalla le dieran el alto reglamentario. El vehículo generó situaciones de gran peligro para los viandantes y resto de usuarios de la vía. 
El conductor había sido privado del permiso de conducir por decisión judicial, por lo que se le imputó un delito contra la seguridad vial.

Finalmente, en esa misma noche, un policía foral fuera de servicio detectó un vehículo que circulaba de forma temeraria por la localidad de Andosilla. El agente interceptó a su conductor, comprobando que carecía de permiso de conducir, por lo que fue imputado.

Por otra parte, el día 9 agentes de la comisaría de Elizondo se encontraban realizando un control de seguridad ciudadana en Beintza-Labaien, con motivo de sus fiestas patronales. Un vehículo de alta gama se acercó a gran velocidad hacia el control, momento en que los policías le dieron el alto reglamentario. Al bajar la ventanilla del conductor, vecino de la zona de 23 años, se podría apreciar un fuerte olor a alcohol. Triplicó la tasa permitida.

En la madrugada de ese mismo día, una patrulla que se encontraba en el barrio de San Juan de Pamplona observó un vehículo que conducía de manera errática y sin luces. Los agentes le dieron el alto y comprobaron que su conductor, vecino de Burlada de 44 años, mostraba síntomas de haber ingerido bebidas alcohólicas. Triplicó la tasa permitida, y además se localizó en el vehículo una bolsa con cocaína por lo que fue sancionado administrativamente.

Además, ayer se imputaron a otros dos conductores. Uno de ellos, vecino de Tafalla de 43 años, fue sorprendido en Olite circulando sin luces y dando bandazos, llegando a invadir el carril contrario en varias ocasiones. Los agentes se vieron obligados a cruzar su vehículo para detenerlo, ya que hacía caso omiso de las señales lumínicas y sonoras del patrulla.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Triplica la tasa de alcohol al volante mientras conduce por Leitza con dos niños pequeños