PREMIUM  SUCESOS

Sorprendida la ladrona de una vivienda de Orkoien tras encontrar las llaves de su coche en una habitación

La Policía Foral ha detenido también a un vecino de Tudela como presunto autor de un delito de hurto continuado.

Una de las puertas forzadas en la vivienda de Orkoien. PFORAL
Una de las puertas forzadas en la vivienda de Orkoien. PFORAL  

Agentes de las comisarías de Policía Foral en Pamplona y Tudela han arrestado recientemente a dos personas por sendos delitos contra la propiedad. En Orkoien, agentes de la División de Prevención y Atención Ciudadana han detenido a A.I.D., vecina de Zizur Mayor de 34 años con antecedentes policiales, por un presunto de robo con fuerza en una vivienda.

Los propietarios del inmueble se dirigían a la casa cuando observaron un turismo desconocido que había estacionado junto a ella y una de las puertas de acceso forzada. Al entrar en el interior, encontraron las habitaciones totalmente revueltas, por lo que solicitaron presencia policial.

Mientras llegaba la patrulla, los alertantes encontraron cerca de la vivienda a A.I.D., que afirmaba ser la conductora del vehículo sospechoso y que había perdido las llaves. Cuando los agentes llegaron al lugar, realizaron una inspección en la vivienda, en la que encontraron las llaves que buscaba la joven, que finalmente reconoció haber accedido al inmueble.

Fue detenida como autora de un presunto delito de robo con fuerza en las cosas, en grado de tentativa. Se ocupa de las diligencias el Juzgado de Instrucción número 1 de Pamplona.

Detenido en Tudela
Por otra parte, agentes de la comisaría de Policía Foral en Tudela han detenido a R.N.M.M., vecino de Tudela de 30 años, como presunto autor de un delito de hurto continuado en un centro comercial de la localidad.

Los hechos se conocieron cuando un vigilante de seguridad del centro comercial encontró una carcasa de teléfono móvil forzada, escondida en uno de los pasillos.

Revisando las cámaras de vigilancia, se comprobó que un joven había llevado a cabo dos hurtos en dos días consecutivos. Para ello, utilizaba unos alicates (en una de las ocasiones, de los que estaban a la venta en el propio centro comercial) con los que rompía la carcasa para burlar la alarma y después abandonaba el establecimiento.

Finalmente, el joven intentó de nuevo llevarse otro teléfono siguiendo el mismo modus operandi, momento en que fue sorprendido por el personal de seguridad, que lo trasladó hasta una estancia en el que el joven reconoció el hurto de tres teléfonos y devolvió el que intentaba llevarse en ese instante. El importe de los teléfonos sustraídos y los daños en los sistemas de alarmas rondaban los 700 euros.

En el lugar se personó una patrulla de Policía Foral, que procedió a la detención del joven y lo trasladó a dependencias policiales. Posteriormente se consiguieron recuperar los otros dos terminales, que se devolvieron al establecimiento.

Se encarga de las diligencias el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Tudela.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sorprendida la ladrona de una vivienda de Orkoien tras encontrar las llaves de su coche en una habitación