PREMIUM  SUCESOS

"Arrancó la cámara con el rostro al descubierto": un ladrón roba un trastero en Berriozar y se deja la cartera

Un vecino del Berriozar asegura haber sido víctima de un robo que cuenta con numerosos factores de fuerte carácter surrealista.

Un vecino de Berriozar protagoniza un 'robo chapuza' y deja un anecdótico recuerdo en el municipio. CEDIDA
Un vecino de Berriozar protagoniza un 'robo chapuza' y deja un anecdótico recuerdo en el municipio. CEDIDA  

Este domingo se ha conocido el caso de un robo con fuerza en un domicilio de Las Palmas de Gran Canaria. El suceso se caracteriza por el ridículo que protagonizó el presunto autor de los hechos, de 34 años, quien se dejó la cartera en la vivienda: pista clave que permitió su detención inmediata.

En abril de 2018 un vecino del Berriozar, N.S.M. de 51 años, fue víctima de un robo que contó con numerosos factores de fuerte carácter surrealista y de los que aún no puede evitar reírse, más de un año después.

El navarro, que no ha querido desvelar su identidad, se encontraba de viaje cuando el ladrón, de unos 45 años, accedió al trastero de su domicilio, en el que vive con su esposa y sus dos hijos. Según cuenta la víctima, su mujer fue la que le llamó para avisarle de lo sucedido. Precisamente aquel día, este estaba regresando a Pamplona y, como cualquier otro robo, le pilló totalmente por sorpresa.

No obstante, no todo fueron malas noticias: el ladrón fue interceptado sobre las 7 horas por una cámara de seguridad instalada en el garaje de la vivienda y, por lo menos, la bicicleta de paseo nueva que este matrimonio guardaba en su trastero aún seguía ahí. 

"Se llevó alguna cosa, pero no sabemos muy bien qué", narra el vecino. De hecho, este asegura que, con el paso del tiempo, tanto él como su familia se han ido percatado de algunas antiguas pertenencias que a día de hoy faltan.

UN ESPECTÁCULO DE RISA

Al parecer, el ladrón se llevó en un carro (construido a partir de una tumbona de playa con ruedas): un ordenador, dos monitores, una maleta y herramientas, entre otros enseres. "Se llevó hasta un buzo de trabajo puesto", declara el vecino aún sorprendido. De esta manera, y con esas pintas, "trincó el carrito y se fue", añade.

El trastero, que se encuentra a pie de garaje, se convirtió en el escenario de un espectáculo un tanto humorístico. Al culpable, también vecino de la localidad navarra, "le dio por arrancar una cámara de seguridad con el rostro al descubierto", sin percatarse que aún había otra grabando cada uno de sus movimientos. 

"Cuando llegué a casa del viaje, mi mujer me enseñó una bolsa que olía a tabaco que mataba. En ella estaba la cartera del ladrón con su documentación", añade. 

El navarro define el petate como el "premio gordo" que el ladrón olvidó en su trastero. Por si no fuera poco, el ladrón reincidió y, pasadas las 21 horas, regresó al mismo lugar. En esta ocasión, se marchó pedaleando con la bici nueva. Fueron dos robos en una misma tarde que dejaron mucho que desear debido a la torpeza con la que fueron llevados a cabo

Aquello, sin duda, facilitó la investigación de la Guardia Civil, que acudió al lugar de los hechos en cuanto recibieron la llamada del matrimonio. "Bueno, investigaron poco, porque estaba todo claro", ríe el vecino.

A MALA UVA

Por su parte, el ladrón derramó "a mala uva", tal y como expresa N.S.M., una garrafa de aceite para el coche por todo el trastero. "dejó todo lleno de aceite, fue casi lo que peor me sentó", explica.

Por lo tanto, la pérdida no solo se vio reflejada en los objetos robados, sino también en aquellos afectados por la fuerte suciedad que aún se encuentra presente en algunos rincones de la habitación. Pertenencias como prendas de ropa, discos o libros se echaron a perder. "El aceite de coche es muy muy pringoso", testifica el navarro.

Tras el robo, la familia propietaria del trastero también se ha llevado sorpresas inusuales, como la presencia de objetos que no les pertenecen. La explicación se traduce en que el mismo autor de los hechos había entrado a robar previamente a otra vivienda y se dejó olvidados algunos objetos hurtados. 

Tras su denuncia a la policía, se celebró un juicio en el que se decidió conmutar la pena por una multa económica que superaba los 200 euros. Dicha consideración se debe a que el detenido era un varón de unos 45 años con antecedentes, que ya había ingresado en prisión en otras ocasiones y estaba en proceso de reinserción.

DE 'ROSITAS'

En el acta del juicio sin embargo, en lugar de la dirección del acusado, se indicó por error la dirección de la víctima y la reclamación de la multa jamás llegó al domicilio del ladrón.

N.S.M. destaca que el culpable no ha llegado a pagar lo exigido, un presupuesto equivalente al valor aproximado de los objetos robados: "Se fue de rositas". 

Respecto a este desenlace y visto todo lo sucedido, el navarro prefiere mantenerse al margen. "La justicia es un presunto cachondeo", bromea, y trata de considerar todo lo sucedido como una mera "anécdota divertida". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Arrancó la cámara con el rostro al descubierto": un ladrón roba un trastero en Berriozar y se deja la cartera