PREMIUM  SUCESOS

Dos agentes municipales salvan la vida a un hombre de 33 años que había sufrido un infarto en Pamplona

El hombre se ha desplomado sobre las 13.45 horas en la calle San Antón de Pamplona cuando se encontraba junto a compañeros del trabajo. 

Dos agentes de la Policía Municipal de Pamplona en el Casco Antiguo de Pamplona.
Dos agentes de la Policía Municipal de Pamplona en el Casco Antiguo de Pamplona.  

Dos agentes de la Policía Municipal de Pamplona ha salvado este lunes la vida a un hombre de 33 años que ha sufrido un infarto. 

En concreto, los hechos han ocurrido sobre las 13.45 horas en la calle San Antón de la capital navarra cuando varios trabajadores de una obra han comprobado como uno de sus compañeros se desplomaba en el suelo de manera súbita. 

El hombre se disponía a subirse a una furgoneta junto a otros de sus compañeros cuando ha sufrido la parada cardiorespiratoria de manera súbita. 

En un primer momento sus compañeros han dado la voz de alarma y una patrulla de Policía Municipal ha acudido en su auxilio de manera inmediata. Con una tijeras se ha cortado la ropa del hombre en cuanto se ha detectado que sufría un infarto

Los agentes de Policía Municipal han utilizado el desfibrilador que portaban en el vehículo y han aplicado las descargas gracias a la formación que todos los integrantes del cuerpo municipal están recibiendo. 

Después de tres minutos han conseguido reanimar al hombre, que ha vuelto a respirar. Hasta el lugar se ha desplazado una ambulancia convencional, que ha colaborado en la estabilización del herido, pero no ha sido hasta la llegada de una ambulancia medicalizada cuando ha sido trasladado hasta el Complejo Hospitalario de Navarra. 

Fuentes policiales han confirmado que el hombre se encuentra en la UCI a la espera de su recuperación.

Desde el cuerpo municipal han querido destacar la importancia del conocimiento de la maniobra de RCP, justo en el día en el que se ha aprobado la normativa sobre desfibriladores fuera del ámbito sanitario, así como la formación necesaria de las primeras personas intervinientes en la atención a quienes sufran paradas cardiorrespiratorias.

Desde ahora se establece la obligación de determinados establecimientos y espacios públicos de disponer un desfibrilador en un espacio visible, en condiciones adecuadas de mantenimiento y a cargo de personal con formación en su uso. La obligatoriedad se extiende a patrullas de las policías locales y Policía Foral, agentes municipales y alguaciles.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Dos agentes municipales salvan la vida a un hombre de 33 años que había sufrido un infarto en Pamplona