SUCESOS

Disparos en Estella durante una peligrosa persecución a un hombre que se negó a hacer la prueba de droga

El conductor acometió varias veces contra el vehículo policial e incluso trató de atropellar a uno de los agentes.

Agentes de la Policía Municipal de Estella. IÑIGO ALZUGARAY
Agentes de la Policía Municipal de Estella. IÑIGO ALZUGARAY  

Suceso de película el que se ha vivido este fin de semana en Estella, donde se ha producido una persecución en la que un agente de la Policía Municipal ha tenido que emplear su arma reglamentaria para tratar de intimidar a un hombre.

Tal y como ha informado este lunes el jefe de la Policía Local, los hechos comenzaron en la rotonda de Merkatondoa, cuando una patrulla detectó a un conductor que circulaba con un coche empleando al mismo tiempo el teléfono móvil y, además, sin llevar puesto el cinturón de seguridad. No era el único delito que cometía, ya que en el interior viajaba también un perro suelto, sin ninguna sujeción.

Este hombre, de 53 años, no era desconocido para los agentes, ya que contaba con varios antecedentes relacionados con la tenencia de sustancias estupefacientes. Por ello, le dieron el alto y se pusieron a inspeccionar el vehículo, en el que hallaron una bolsa con tres gramos y medio de speed.

En ese momento, los policías le indicaron que le iban a someter a un test de drogas, pero el hombre se negó. Ante el aviso de que, si no accedía a someterse a la prueba de detección de drogas, se lo acusaría de infringir el artículo 383 del código penal, el hombre aceleró el coche y se dio a la fuga.

La patrulla de la Policía Municipal lo siguió y se inicio entonces una persecución que se desarrolló por la Autovía del Camino. Según ha explicado el jefe del cuerpo policial, el coche de los agentes se llegó a poner a su altura, pero el hombre hacía caso omiso de las órdenes de parar e, incluso, acometió con su coche al de la patrulla en varias ocasiones.

Uno de los agentes sacó su arma y apuntó con ella a un neumático del vehículo, para intentar que el conductor frenara y acabara parándose, pero este se seguía negando a detener el vehículo. Por ello, el policía decidió disparar al aire.

"¡DISPÁRAME SI TIENES COJONES!"

El resultado no fue el esperado. El hombre no es que no detuviera el coche, sino que, colocado al mismo nivel que el de los policías durante la persecución, abrió la puerta y le gritó "¡Dispárame si tienes cojones!".

La persecución salió de la autovía y se adentró por caminos rurales, donde el hombre consiguió huir de los agentes. Sin embargo, estos prosiguieron con su busca y lograron localizarlo en la entrada de Luquin.

El coche les venía de frente, por lo que pararon y se bajaron del vehículo para darle el alto. No obstante, el conductor no detuvo la marcha, y uno de los policías tuvo que pegar un salto para evitar ser atropellado.

Este lunes, la mujer del conductor, que todavía estaba fugado, ha llamado a la Policía Municipal de Estella para indicar que se iba a entregar. Así lo ha hecho finalmente, aunque ha acudido al cuartel de la Guardia Civil de Los Arcos.

ACUSADO DE CINCO DELITOS

En ese lugar, ha sido detenido y trasladado posteriormente hasta Estella. El jefe de la Policía Local ha confirmado que se le han abierto diligencias por cinco delitos: conducción temeraria, desobediencia grave, atentado contra agente de la autoridad, negativa a someterse a las pruebas de detección de droga y conducir con una pérdida de vigencia del permiso de conducir, al haber perdido todos los puntos.

Además de esos delitos, al hombre se le han realizado dos denuncias administrativas por la ley de tráfico y la ley orgánica 4/2015 de Seguridad Ciudadana, han indicado desde la Policía Municipal de Estella.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Disparos en Estella durante una peligrosa persecución a un hombre que se negó a hacer la prueba de droga