SUCESOS

La 'última copa' de la noche termina en Tudela con una paliza de más de tres horas encerrados en un bar

Una de las víctimas logró huir del local y un vecino lo encontró asustado y ensangrentado, por lo que dio aviso a la policía.

Imagen de la barra de un bar con varias botellas de fondo. ARCHIVO
Imagen de la barra de un bar con varias botellas de fondo. ARCHIVO

La Policía Foral ha detenido a un vecino de Tudela de 34 años, que responde a las iniciales S.G.B. y cuenta con numerosos antecedentes policiales, como presunto autor de sendos delitos de detención ilegal y lesiones por retener y golpear a dos personas en un bar de la capital ribera.

Los hechos sucedieron el pasado domingo por la mañana en un bar de Tudela regentado por una de las víctimas. Sobre las ocho de la mañana, el agresor y sus dos acompañantes accedieron al local -que se encontraba cerrado- para tomar unas consumiciones. En un momento dado, S.G.B. comenzó a mostrarse muy alterado y a agredir a sus acompañantes, a los que no permitió que salieran del local.

Según la denuncia de las víctimas durante más de tres horas les propinó numerosos golpes por todo el cuerpo hasta que, aprovechando un descuido, uno de ellos logró escapar y pedir auxilio.

Un vecino encontró a la víctima que había logrado huir, que se encontraba asustado y sangrando abundantemente por la nariz, por lo que llamó a Policía Foral.

Hasta el lugar se desplazaron dos patrullas de seguridad ciudadana, que tomaron declaración a las víctimas antes de ser atendidas en el Hospital Reina Sofía.

El agresor fue localizado en otro local de Tudela, donde fue detenido y trasladado a dependencias policiales. De las diligencias se dio conocimiento mediante atestado al Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción número 5 de Tudela, dictándose una medida de alejamiento solicitada por los denunciantes.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La 'última copa' de la noche termina en Tudela con una paliza de más de tres horas encerrados en un bar