PREMIUM  SUCECOS

Lanzan bengalas y tratan de desplegar una pancarta desde la azotea del palacio del Marqués de Rozalejo

Los okupas volvieron a protestar contra el desalojo frente a la entrada tapiada del inmueble propiedad del Gobierno de Navarra.

Los jóvenes que hasta la semana pasada okupaban ilegalmente el palacio del Marqués de Rozalejo volvieron a protestar durante la tarde del viernes ante el edificio, ubicado en la plaza de Navarrería de Pamplona.

Durante la concentración, al menos una persona logró encaramarse hasta la azotea del inmueble propiedad del Gobierno de Navarra, desde la que se encendieron varias bengalas.

Además, ese mismo joven trató de desplegar una gran pancarta en la fachada del palacio, pero acabó convertida en jirones nada más soltarla desde el tejado del edificio del Casco Viejo pamplonés.

Mientras, medio centenar de personas coreaban en la plaza consignas a favor de la okupación y en contra tanto de las fuerzas de seguridad como de la acción del Ejecutivo foral, que por la mañana había ordenado a los operarios que regresaran para reforzar los cierres del palacio.

Se había reparado así el muro de hormigón que los radicales habían tratado de romper durante la jornada de protestas del jueves, que se volvió a saldar con incidentes y kale borroka en las calles de la capital navarra.

De hecho, durante la mañana del viernes, los okupas emitieron un comunicado en el que negaban haber deteriorado el edificio y convocaron de nuevo a los radicales para que se concentraran en Navarrería un día más como protesta por el desalojo.

ATAQUE AL GOBIERNO DE BARKOS

En sus críticas destacaba el ataque al Gobierno de Navarra liderado por Uxue Barkos, del que aseguraban que había usado de excusa la elaboración de un informe técnico del edificio para desalojarlo, empleando para ello a la Policía Foral.

En el palacio, aseguraron, "no se han realizado mas que trabajos de limpieza y readecuación de varias zonas, reformando varias de ellas para desarrollar distintos proyectos y cerrando todas aquellas partes que pudieran suponer un mínimo riesgo para las personas".

Además, los okupas evitaron asumir cualquier responsabilidad en los desperfectos existentes y señalados por los técnicos: "Se nos acusa de haber dejado en mal estado el edificio, cuando dicha responsabilidad recae totalmente sobre aquellos que lo mantuvieron abandonado durante más de 20 años y sobre aquellos que cerraron todas las puertas al diálogo para resolver este asunto".

En este sentido, los portavoces de los okupas indicaron que, "desde el cariño, hemos cuidado este espacio para preservar el patrimonio, patrimonio que no han dudado en reventar a golpe de hormigón armado, tapiando las puertas, levantando los suelos y destruyendo todas las salas que habíamos rehabilitado para el uso popular".

VERSIÓN CONTRARIA A LA DE LOS TÉCNICOS

Una versión totalmente contraria a la de los técnicos del Gobierno foral, de la institución Príncipe de Viana y del Ayuntamiento de Pamplona, que en su informe dejaron muy claro el compendio de peligros que reunía el inmueble.

"Podrán destruir nuestros edificios, podrán poner muros de hormigón y desalojarnos con la mayor represión posible. Pero lo que nunca conseguirán, jamás de los jamases, es desalojar nuestras ideas", subrayaron de modo heroico mientras en las calles protestaban con pintadas, disturbios y enfrentamientos con la policía.

En concentración de la tarde, los okupas volvieron a remarcar quién es para ellos el verdadero culpable de la situación: "Denunciamos este atropello y decimos alto y claro que aquí, el único que ha destruido y cerrado el edificio ha sido el Gobierno de Navarra".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Lanzan bengalas y tratan de desplegar una pancarta desde la azotea del palacio del Marqués de Rozalejo