SUCESOS

Nuevo ataque radical abertzale a Burger King en Pamplona: pancartas, gritos y pegatinas

Todo ha ocurrido al paso de una manifestación de LAB y los trabajadores del establecimiento han tenido que retirar un cartel que impedía el paso.

Un manifestante de LAB salta para colocar una pegatina en el Burger King de la calle Mercaderes. En la puerta, una nueva pancarta.
Un manifestante de LAB salta para colocar una pegatina en el Burger King de la calle Mercaderes. En la puerta, una nueva pancarta.  

El Burger King de la calle Mercaderes de Pamplona ha vuelto a ser objeto de la violencia los radicales vascos, esta vez por parte del sindicato abertzale LAB

Al paso de una manifestación celebrada en la capital navarra por las calles del centro de la ciudad, los sindicalistas han colocado una gran pancarta que impedía el paso a los trabajadores y clientes del establecimiento con un lema en contra de la precariedad laboral

Alguno de los manifestantes ha colocado pegatinas del sindicatos con distintos eslóganes en la fachada, algunas de ellas en puntos altos con el ánimo de evitar que pudieran ser luego retirados con facilidad. 

Durante la manifestación, y de nuevo al paso del establecimiento, se han sucedido los gritos y cánticos contra el trabajo precario, demandando un sueldo mínimo de 1.2000 euros para todos los trabajadores. 

Los propios empleados de Burger King, a los que supuestamente los sindicatos defienden, han tenido que salir luego a retirar la pancarta y las pegatinas colocados por los radicales vascos. 

No es la primera vez que este centro es atacado, ya que es habitual que siempre que se suceden protestas por el Casco Antiguo de la ciudad el local sufra la ira de los violentos, en especial en algaradas o movilizaciones convocadas por distintos sectores de la izquierda abertzale liderada ahora por Bildu en las instituciones.

CUATRO PERSONAS CONDENADAS CON MULTAS Y CÁRCEL

Hace unos meses, a titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona condenó a cuatro personas a diferentes penas de multas y cárcel por delitos de daños, amenazas, coacciones y hurto cometidos en el restaurante Burger King del Casco Viejo de Pamplona

La sentencia considera probado que los cuatro condenados, contrarios a la apertura del nuevo local, acudieron al mismo y provocaron daños en el interior del mismo. Asimismo, realizaron amenazas y coacciones contra los responsables del establecimiento.

La juez indicaba en la sentencia que "desde el mes de mayo de 2013, mes en que iniciaron las obras de reforma del local para su apertura, el establecimiento ha sufrido actos vandálicos de daños, pintadas, amenazas, insultos... por parte del entorno radical izquierda abertzale, ya que han considerado la apertura del local como una intromisión del imperialismo yanqui en el Casco Viejo de Pamplona".

En cuanto a los condenados, la juez afirma que el 31 de agosto de 2013 uno de los acusados entró al local, se sentó en una de las mesas y realizó en ella dibujos con un rotulador. Tras un "muy corto espacio de tiempo", añade, abandonó el lugar y colaboró, junto a otro de los condenados, en el hurto de un expositor tijera de publicidad, valorado en 172,22 euros.

Por ello, la juez le condenó como autor de una falta de daños a una multa de 120 euros, a una indemnización al propietario del restaurante de 284,98 euros por los daños ocasionados en una mesa del local, y a una pena de cuatro días de localización permanente el hurto del expositor tijera de publicidad.

Por otro lado, la sentencia señalba que el 2 de julio de 2013, día de la inauguración del local, a las 20 horas, un grupo de unas 15 personas, entre las que se encontraba otro de los condenados, "se acercaron a la puerta, arrojaron el contenido de varias bolsas de basura, esparcieron su contenido por el mismo y comenzaron a gritar consignas" contra la apertura del establecimiento.

La juez le condenó por una falta de amenazas a 90 euros y por una falta de hurto a la pena de cuatro días de localización permanente. Estos dos condenados deben indemnizar conjunta y solidariamente con 172,22 euros por el expositor tijera de publicidad.

DOS CONDENADOS A PRISIÓN

La sentencia, asimismo, relataba que el 13 de julio de 2013, a las 9.30 horas, accedió al local una mujer que, "junto a otras dos personas, arrojaron dentro del local una valla azul de las usadas por la Policía Municipal de Pamplona" y comenzaron a gritar "amenazantes consignas". Según detalla la juez, "amenazaron con quemar el local y volcaron varias mesas y sillas del interior del establecimiento".

Posteriormente, la gerente del establecimiento "reprochó su acción y les manifestó que abandonasen el lugar", tras lo que la condenada "agarró de la camisa y le volvió a amenazar".

La mujer fue condenada como autora de un delito de coacciones a la pena de 9 meses de prisión. Igualmente, se le impone la prohibición de acudir al local o de acercarse al mismo a una distancia de 300 metros, durante dos años.

En cuanto al cuarto condenado, la sentencia consideraba probado que ese mismo 13 de julio acudió al establecimiento acompañado de un numeroso grupo de personas. Según la sentencia, "intentaron acceder a su interior, pero los empleados del local se lo impidieron, tras lo que tiraron mesas y sillas y golpearon a la gerente, una agresión en la que el acusado tuvo una participación activa".

Además, se destaca que "durante todo el tiempo en que duró este episodio, el acusado y sus acompañantes no identificados, realizaron gritos intimidatorios y amenazantes constantes". Como consecuencia de estos hechos, el establecimiento sufrió daños en un taburete y en dos encimeras, que se encuentran tasados en 73,90 euros y 569,96 euros, respectivamente.

El acusado fue  condenado por un delito de coacciones a 15 meses de prisión, por un delito de daños a 1.440 euros, y por una falta de lesiones a seis días de localización permanente. Además, se le prohíbe acudir al local o acercarse al mismo a una distancia de 300 metros durante 2 años; y aproximarse a la gerente, su domicilio, lugar de trabajo o lugar donde se encuentre, a una distancia de 300 metros durante seis meses.

En concepto de responsabilidad civil, tuvo que indemnizar al propietario en 73,90 euros y 569,96 euros por los daños causados, y a la gerente con 600 euros por días impeditivos y 300 euros por días no impeditivos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nuevo ataque radical abertzale a Burger King en Pamplona: pancartas, gritos y pegatinas