PREMIUM  SUCESOS

Grave mentira a la Policía Municipal de Pamplona: se inventa una agresión machista para echar a su pareja de casa

Una vecina de Pamplona alertó a los agentes de un supuesto episodio de violencia machista con el fin de despachar a su compañero.

Imagen de una mujer con el brazo envendado para cubrir una herida. ARCHIVO
Imagen de una mujer con el brazo envendado para cubrir una herida. ARCHIVO   dmc

Continúan en Pamplona los casos de abuso por parte de la ciudadanía de los servicios policiales en beneficio propio. Además, en el suceso descubierto este fin de semana por la Policía Municipal de Pamplona, se añade un agravante ya que la mujer que alertó a los servicios policiales denunciaba un falso caso de violencia machista.

Todo se desencadenó en la mañana del sábado, cuando la central de Policía Municipal recibió en su teléfono de emergencias, el 092, una llamada de una vecina de Pamplona que alertaba que estaba siendo agredida por su pareja.

Rápidamente se movilizó una dotación policial hasta el domicilio de la presunta víctima, situado en la avenida Baja Navarra. Cuando los agentes llegaron al piso, comprobaron que realmente no se había producido ninguna agresión.

Los policías constataron que no había existido episodio alguno de violencia de género. Asimismo pudieron averiguar que todo había sido una simulación por parte de la mujer requiriente de los servicios policiales, ya que quería obligar a su pareja a que abandonase el domicilio.

Ante la gravedad de los hechos, la mujer ha sido denunciada por actuar en contra de la ordenanza de civismo del Ayuntamiento de Pamplona. En concreto, ha incurrido en una falta recogida en el artículo 34 y que consiste en "provocar inadecuada y maliciosamente la movilización de los servicios de urgencia". La mujer se enfrenta ahora una multa que se mueve entre los 1.500 y 3.000 euros.

TRES CASOS EN UNA SEMANA PARA USAR A LA POLICÍA EN PAMPLONA

No se trata del único caso en el que la ciudadanía ha intentado aprovecharse de la Policía Municipal en beneficio propio. Durante la pasada semana, el cuerpo local ha identificado al menos dos sucesos en los que los supuestos denunciantes incurrieron en faltas similares.

En uno de los sucesos, un hombre de 51 años alertó a la Policía Municipal de Pamplona de que su madre, una mujer octogenaria, se encontraba encerrada en su domicilio y no daba señales de vida. Los agentes se movilizaron hasta el domicilio, en la calle Gorriti del Ensanche pamplonés, y lograron acceder a la vivienda. El incidente no resultó tal ya que no había nadie en la casa y los policías descubrieron que la anciana llevaba varios meses en una residencia. Realmente el hombre se había olvidado las llaves de casa y en vez de contratar a un cerrajero optó por inventarse una emergencia para que la policía le abriese la puerta del domicilio.

En el otro de los casos detectado recientemente, un vecino de Pamplona natural de Colombia trató de eludir su ingreso en prisión al ser pillado en un control de alcoholemia y aportar los datos de identificación de un amigo para que los policías no le reconociesen y averiguasen que estaba en orden de búsqueda y detención.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Grave mentira a la Policía Municipal de Pamplona: se inventa una agresión machista para echar a su pareja de casa