PREMIUM  SUCESOS

Muere atropellado un guardia civil en un control de tráfico en Barbastro

El vehículo causante del atropello trató de darse a la fuga pero fue interceptado.

Coche contra el que chocó el vehículo que atropelló al agente. (Heraldo).
Coche contra el que chocó el vehículo que atropelló al agente. (Heraldo).  

El agente de la Guardia Civil, José Antonio Pérez, de 54 años de edad ha fallecido a últimas horas de ayer al ser atropellado por un vehículo en el que viajaban dos personas mientras tomaba parte en un control de tráfico en la N-240 a su paso por el término municipal de Barbastro (Huesca).

Al parecer, el agente dió el alto a un coche con cinco ocupantes que ignoró la orden y lo atropelló, arrastrando su cuerpo durante varios metros. 

El atropello del agente, destinado en la localidad de Barbastro y al que le faltaban apenas tres meses para pasar a la reserva, ha tenido lugar sobre las 20.40 horas de esta noche por causas aún no esclarecidas, según han señalado fuentes cercanas a la investigación del suceso.

Tras el atropelló, el vehículo implicado chocó con otro coche y después huyó por las calles de la localidad oscense.

La Guardia Civil organizó un dispositivo de búsqueda para localizar a los ocupantes del turismo, varios han sido ya identificados.

El accidente ocurrió sobre las 19.40 en el kilómetro 158,200 de la citada vía, que quedó cortada al tráfico hasta que se produjo el levantamiento del cadáver del agente, en torno a las 22.30. 

José Antonio Pérez, motorista de tráfico, estaba destinado en la localidad de Barbastro. Estaba casado y tenía una hija.

Uno de los detenidos tiene al parecer antecedentes por tráfico de drogas, según las fuentes que no han precisado más detalles.

El atropello fue brutal y premeditado, según los testigos. Los dos agentes apostados en la rotonda para realizar un control rutinario dieron el alto a un vehículo modelo Opel Astra de color blanco. En un primer momento, el coche se detuvo y el agente se dirigió a los ocupantes, cinco jóvenes de entre 20 y 30 años, para solicitarles la documentación. Al parecer, en ese momento, uno de los individuos que viajaba en el turismo agarró del brazo al guardia civil y el vehículo emprendió la fuga en dirección a Huesca.

Arrastrado decenas de metros

El agente fue arrastrado decenas de metros por el carril de acceso a la N-240 hasta que se desplomó en el suelo, muriendo en el acto a causa de las heridas que le produjo el contacto con el asfalto, aunque algunas fuentes señalaban que también se golpeó con el quitamiedos. 

Tras certificar su muerte, el cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Zaragoza para realizarle la autopsia. El cadáver fue levantado por el juez de Barbastro pasadas las 22.00. Los posibles autores se enfrentan a delitos de atentado contra agente de la autoridad con resultado de muerte y contra la seguridad vial. 

Tras darse a la fuga, el Opel Astra colisionó lateralmente contra un turismo Audi que circulaba por la N-240 en dirección contraria y en el que viajaba un matrimonio con sus tres hijos, que resultaron ilesos. Después tomaron uno de los accesos a la ciudad y abandonaron el vehículo para emprender la huida a pie.

La Guardia Civil montó un amplio dispositivo de búsqueda registrando el barrio de San Valentín, el más cercano al incidente, y la calle Cotiella. De ésta se llevaron a un joven como sospechoso de ser uno de los ocupantes. A otro lo encontraron en el cruce de la avenida Pirineos con Corona de Aragón, mientras cruzaba andando por un paso de cebra. Y hay un tercer sospechoso. Se desconocía el paradero de los otros dos ocupantes.

Los tres individuos localizados fueron conducidos hasta el cuartel de la Guardia Civil para ser interrogados, mientras la Policía Judicial de la Guardia Civil seguía recabando pruebas para esclarecer los hechos y su autoría.

En el lugar del siniestro se personaron decenas de agentes de la Guardia Civil, todos los que estaban trabajando la pasada noche en el cuartel de Barbastro e incluso algunos que no se encontraban de servicio. También acudieron desde otros puntos de la provincia. La carretera N-240 estuvo cortada hasta la medianoche, desviando el tráfico.

El funeral, el domingo

La subdelegada del Gobierno, María Teresa Lacruz, acudió al lugar donde se registró el homicidio acompañada del teniente coronel jefe de la Comandancia de Huesca, Vicente Reig, y del alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela. Los dos primeros se desplazaron posteriormente al cuartel para mostrar sus condolencias a la viuda. Lacruz declinó hacer valoraciones. "Ha sido una tragedia. Estamos todos consternados", se limitó a decir.

Anoche se sucedían en las redes sociales las muestras de condolencia procedentes de los más diversos ámbitos por la muerte de José Antonio Pérez. Su capilla ardiente se instalará en el Ayuntamiento de Barbastro a partir de las 19.00 de este sábado. El funeral, que se espera multitudinario, tendrá lugar en la catedral de Barbastro el domingo a las 13.00.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Muere atropellado un guardia civil en un control de tráfico en Barbastro