SUCESOS

Utilizar el cariño para robar en Pamplona: una chica joven sonríe y engatusa a sus víctimas hasta que se apropia de sus joyas

La Policía Municipal de Pamplona ha recibido dos nuevas denuncias en los últimos tres días. Ambas, de mujeres de 83 años. 

 

Dos personas se abrazan en una imagen de archivo
Dos personas se abrazan en una imagen de archivo

Robar a través del cariño. Más concretamente, con un abrazo. Esto es lo que buscan los autores del famoso 'método del abrazo', que se camelan a sus víctimas de tal forma que ni se dan cuenta que se han quedado con sus joyas. 

Se tratan estas de las características de este famoso tipo de hurto, que pese a que cada día es más sonado entre la población, sigue registrando denuncias en Pamplona. De hecho, en los últimos tres días, han sido dos nuevos casos los que ha recogido en sus dependencias la Policía Municipal de la ciudad.

Además, coincide el perfil de la autora de este delito, en el que una chica joven se acerca a personas mayores muy sonriente y simpática. Dando por hecho que conoce a su víctima, la engaña de tal forma que termina por despedirse con un abrazo. En ese momento, aprovecha para llevarse sus cadenas de oro. En muchos casos, las víctimas no se percatan hasta pasados unos minutos de que han sido víctimas de un hurto. 

Los dos últimos relatos sobre estos casos han ocurrido en los últimos días en los barrios de Iturrama y Orvina. En ambos, las mujeres víctimas de la chica joven eran personas de 83 años. Desde el cuerpo policial recalcan que las personas mayores son las más perseguidas. 

Por esto, y desde la Policía Municipal de Pamplona se vuelve a advertir a la ciudadanía "que no permitan ningún abrazo de otra persona desconocida, por mucho que intente convencerles alegando que se conocen desde hace mucho tiempo". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Utilizar el cariño para robar en Pamplona: una chica joven sonríe y engatusa a sus víctimas hasta que se apropia de sus joyas