SOCIEDAD

Riesgo inflamable en Navarra: los bomberos ponen cerco a los incendios forestales durante las cosechas

El servicio de bomberos de la Comunidad foral recuerda a los agricultores las medidas de seguridad y prevención a la hora de afrontar las próximas cosechas.

Una cosechadora de cereal arde en un campo de Navarra durante una recolección. Foto: BOMBEROS DE NAVARRA
Una cosechadora de cereal arde en un campo de Navarra durante una recolección. Foto: BOMBEROS DE NAVARRA  

Con el verano a la vuelta de la esquina y el comienzo de la recolección de cereales en los cultivos navarros, el cuerpo de bomberos de la Comunidad foral ya trabaja en tratar de minimizar los riesgos de incendios forestales.

Uno de los focos más comunes de incendios radica en las máquinas cosechadoras que trabajan recolectando el cereal y que pueden sufrir fallos mecánicos que derivan en llamas.

El recalentamiento o una pequeña chispa pueden acabar en llamas que avivan un incendio en zonas de cultivo considerados peligrosamente inflamables.

Por todo ello, el servicio de bomberos de Navarra ha elaborado y difundido a través de sus redes sociales una serie de consejos dirigidos a los agricultores para minimizar la posibilidad de provocar incendios forestales.

En primer lugar, los bomberos informan de las causas que pueden originar un incendio, como la fricción de los mecanismos internos de las maquinarias (rodamientos, correas y poleas), la instalación eléctrica, el tubo de escape, la plataforma de corte o la acumulación de polvo en zonas calientes.

Para prevenir estos riesgos de incendio, se recomienda revisar y limpiar periódicamente los rodamientos, las poleas y correas, asó como velar por el mantenimiento de los descargadores de electricidad estática y la inspección en caliente de los cables en zonas expuestas a elevadas temperaturas.

Otra de las soluciones que recomiendan los bomberos es la instalación de matachispas en tubo de escape y disminuir la velocidad de las cosechadoras al trabajar en terrenos pedregosos y con pendiente, donde se debe elevar la pinta y cubrir la parte inferior del patín con nylon.

Además, se recomienda extremar las precauciones en condiciones de máximo riesgo, es decir la conocida regla del '30': con temperaturas superiores a los 30 grados, una humedad relativas inferior al 30% y vientos fuertes de 30 kilómetros por hora.

Se consideran igualmente situaciones de máximo riesgo de incendio la franja de día comprendida entre las 13 y las 19 horas, los campos rodeados de masa forestal o en lugares de difícil acceso y los terrenos con pendientes.

Las sugerencias para evitar que se produzcan incendios pasan por disponen de un vigía que esté atento al trabajo de la cosechadora, preparar un tractor con grada para cortar la propagación, disponer de mochilas extintoras de 15 litros y extintores de 6 kilos, evitar el sobrecalentamiento de la maquinaria, disponer de un teléfono móvil con cobertura para dar aviso a los servicios de emergencia y en horas de calo, al realizar el giro con la recolectora levantando la pinta para evitar roces con piedras.

En caso de incendio forestal se debe llamar al teléfono 112 informando del lugar para dar las coordenadas, en los lugares recónditos salir a la espera de los bomberos para dar instrucciones e intentar cortar la propagación con el tractor y la grada.

Además, los bomberos también recomiendan, siempre que la situación no entrañe peligro, tratar de desplazar la cosechadora o empacadora que comienza a arder a un lugar que evite la propagación del incendio y si no es posible, realizar una faja perimetral de doble ancho con la grada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Riesgo inflamable en Navarra: los bomberos ponen cerco a los incendios forestales durante las cosechas