• martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 14:19

 

 
 

SUCESOS

El incendio de Bera, estabilizado pero no controlado: se espera que las lluvias ayuden en la extinción

La persistencia de fuertes rachas de viento han impedido la intervención de medios aéreos para sofocar las llamas.

Varias personas observan este domingo en Endarlatsa (Gipuzkoa) un foco del incendio forestal que afecta al norte de Navarra y Gipuzkoa, que actualmente se encuentra "estabilizada" en la parte guipuzcoana, donde los equipos de extinción trabajan en dos "puntos críticos", en Endarlatsa y en una zona próxima a dos bordas de Irun. EFE/Javier Etxezarreta
Varias personas observan este domingo un foco del incendio forestal que afecta al norte de Navarra y Guipúzcoa. EFE/Javier Etxezarreta

El incendio que desde este sábado afecta a los términos de Bera y Lesaka se encuentra estabilizado aunque todavía no está controlado porque se mantienen puntos calientes a partir de los cuales podría reavivarse, sobre todo en el límite entre Navarra y Gipuzkoa, ha informado el Gobierno foral.

La persistencia de fuertes rachas de viento han impedido la intervención de medios aéreos, según se ha informado en la reunión que esta mañana ha mantenido el Comité Asesor de Emergencias (CAE) en el que ha participado telemáticamente la presidenta María Chivite.

La previsión meteorológica anuncia precipitaciones débiles en la zona que, de confirmarse, posibilitarían la desactivación del Nivel 2 del Plan de Emergencias para Riesgo de Incendios Forestales y la retirada de los efectivos desplazados por la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Tras la que tuvo lugar ayer, el CAE ha celebrado otra reunión en la que han estado presentes la directora general de Interior, Amparo López; el director del Servicio de Protección Civil, José Javier Boulandier, y representantes del Servicio de Medio Ambiente, Policía Foral y SOS Navarra.

Telemáticamente han participado, además de la presidenta de Navarra, el director del Servicio de Bomberos, Francisco Baldanta, el teniente coronel responsable de la UME y representantes de la Delegación del Gobierno y de la Guardia Civil.

A lo largo de la sesión se ha evaluado el funcionamiento del operativo desplegado al declararse el incendio y las medidas que se han ido tomando. En este sentido se ha destacado que, a pesar de intervenir recursos de tres territorios diferentes –Navarra, Guipúzcoa y Francia, además de la UME- la colaboración ha sido constante y efectiva de forma que se han podido distribuir los efectivos para atacar los diversos frentes.

El trabajo de los bomberos ha permitido estabilizar el fuego durante la noche y el control de algunos flancos, como el de Baztan asignado a la UME o el del norte, en el que trabajaban los bomberos de varios parques navarros que se encontraban fuera de servicio y han respondido al llamamiento de los responsables del mismo, que pretendía preservar los turnos diarios en los parques por si se declaraban otros incendios.

También trabaja en la zona personal del Guarderío Forestal y agentes de Policía Foral y Guardia Civil, además de voluntarios de Cruz Roja.

Una primera valoración realizada con cálculos aproximados indica que a primera hora de esta mañana habían podido arder ya unas 1.600 hectáreas, aunque no se podrá tener la certeza de la superficie quemada ni el grado de afectación a la vegetación y arbolado -sobre todo pastos, matorral y repoblaciones- hasta que se pueda reconocer la zona desde el aire.

Ante la posibilidad de que amainase la fuerza del viento ayer se solicitó al Ministerio para la Transición Ecológica el envío de medios aéreos a los que se sumarían los helicópteros del Gobierno de Navarra, pero no se han dado las condiciones meteorológicas necesarias para poder volar con seguridad.

Ninguna persona ha resultado herida, y tampoco se han registrado daños en viviendas o caseríos.

La lluvia que podría caer esta tarde en la zona permitiría el levantamiento del Nivel 2 del Plan de Emergencias para Riesgo de Incendios Forestales, activado ayer al comprobarse que el incendio no podía ser atajado solo con los medios propios de la Comunidad foral y por el riesgo existente para las personas.

También posibilitaría la retirada de los efectivos de la UME, que realizan tareas de remate y refresco en el área quemada por el frente de Bera.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El incendio de Bera, estabilizado pero no controlado: se espera que las lluvias ayuden en la extinción