SUCESOS

Un mozo herido en el rodaje del encierro de San Fermín para la película 'Perdiendo el este'

Un pamplonés de 47 años que participaba como figurante en la grabación ha tenido que ser evacuado en ambulancia desde Puente la Reina a Pamplona.

Un momento de la grabación de la película 'Perdiendo el Este' en Puente La Reina.
Un momento de la grabación de la película 'Perdiendo el Este' en Puente La Reina.  

Un mozo ha resultado herido en el encierro de los Sanfermines celebrado este lunes 29 de enero por las calles de Puente la Reina. Puede sonar a inocentada con un mes de retraso, pero no es el caso.

Se trata del rodaje de la película 'Perdiendo el este', la secuela de la popular comedia 'Perdiendo el norte' que se está rodando este mes en tierras navarras. Una de sus escenas recreará los encierros de San Fermín y es precisamente la secuencia que se graba esta semana entre Puente la Reina y Pamplona.

Este lunes se habían previsto las grabaciones en Puente la Reina después de que la lluvia obligase a retrasar el rodaje. Pero los infortunios de la grabación no se han limitado a la amenaza de lluvia y el baile de fechas, ya que uno de los figurantes que corrían en este encierro simulado ha resultado herido.

Se trata de un pamplonés de 47 años, de inciales A.A., para el que este encierro era además el primero de su vida. "Me gusta ver las vacas y los toros, pero no había corrido nunca", relata el herido una vez recuperado del susto y del dolor inicial. "Me he criado con vacas y con ternernos, y sé que si te pisa un animal así ves las estrellas, por eso nunca me había animado a correr un encierro de verdad", recuerda.

Esta vez había dado el paso de participar en esta carrera porque hace tan sólo una semana que se quedó en el paro tras finalizar su último contrato y tenía ante sí una oportunidad de conocer cómo se hace una película y poder ganar un dinero extra. Y además iba a correr sin toros de por medio, puesto que solo se recrean las escenas con mozos. Un amigo le comentó que buscaban figurantes y así se decidieron sumarse a esta aventura del séptimo arte.

Todo discurría con normalidad en la mañana de este lunes. Medio centenar de personas, entre corredores experimentados del encierro y figurantes, recreaban correr delante de los astados por el centro histórico de Puente la Reina, que con la magia del cine se convertirá en el trazado más famoso de Pamplona.

Por suerte en la grabación no se han empleado ningún toro de verdad, ya que el equipo de la productora ya grabó en julio escenas reales en los últimos encierros de los Sanfermines de 2017 para unir estas imágenes con las que se están rodando concretamente para la trama de la película.

Pero a pesar de que los toros brillasen por su ausencia, las carreras de San Fermín siguen entrañando un grave riesgo. Y se ha puesto de relieve en esta grabación.

Al repetir algunas de las secuencias, varios mozos se han caído como suele ocurrir en los encierros reales. Se han producido como tres o cuatro caídas como la que se ve en el vídeo que acompaña a esta información, pero en torno a las 14 horas en uno de estos tropezones se ha producido la fatídica lesión.

"Un chico que corría delante de mí se ha caído y no lo he podido esquivar", cuenta el mozo accidentado. Con mala fortuna se ha golpeado en el codo y ha sufrido una luxación.

La lesión, como relata el propio herido, ha sido muy dolorosa y el equipo artístico y técnico se ha quedado realmente preocupado por su estado de salud. "Sin toros también ocurren caídas violentas", ha puesto en contexto el avezado corredor de encierro Juan Pedro Lecuona, que ya ha visto unos cuantos tropezones similares a lo largo de sus años delante de los astados en Pamplona.

"Todos estaban angustiados", ha explicado el corredor de encierro, que también participa como extra en el rodaje de la película. "Sobre todo Marcos Zhang", cuenta en relación al actor asiático que acompaña en esta aventura sanferminera al protagonista de la película Julián López, "se ha quedado blanco al ver lo que había pasado".

Cuando los sanitarios han conseguido inmovilizar al herido y trasladarlo a Pamplona en una ambulancia de la DYA, el aplauso espontáneo del equipo técnico, los actores y los figurantes ha sido una clamorosa ovación. "Tenía la cabeza en otras cosas, pero sí, lo que he podido oír", rememora horas después de lo sucedido el protagonista de esta historia.

A.A. ha sido atendido en urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra, donde han conseguido recolocarle el codo en su sitio y le han enyesado el brazo para, al menos, mantenerlo en reposo durante las próximas tres semanas. Entonces tocará ver cuál será la rehabilitación necesaria.

El dolor físico ha remitido, pero al accidentado mozo le angustiaba más si cabe el dolor psicológico: este mismo lunes le habían llamado para comenzar a trabajar dentro de dos días en una empresa de la Cuenca de Pamplona, pero su lesión le va a impedir incorporarse al trabajo.

Para paliar esta preocupación, la productora de la película se ha mostrado dispuesta a ayudarle en todo lo que necesite y los pasos que se indiquen desde la mutua, incluso a mediar con la empresa en la que debía incorporarse próximamente.

"Nos han tratado de maravilla", explica en este sentido la esposa del herido, "es que no se podían haber portado mejor: una chica nos ha acompañado, nos han llamado en todo momento, nos han puesto facilidades para venir al hospital, acompañarnos a la mutua...".

Lo mismo cuenta el propio herido: "No puedo tener ninguna queja, son cosas que pasan, son accidentes de trabajo, pero se han portado muy bien". Y de la misma opinión se ha mostrado Lecuona, compañero en el rodaje y muy agradecido con las labores que ha realizado el equipo de la película y la agencia Personal 7, que se ha encargado del casting. "Hacía tiempo que no veía tanta humanidad como la que ha demostrado este equipo", ha dicho el experimentado corredor.

Ahora el protagonista de esta caída y su familia afrontan con paciencia su periodo de recuperación. "Peor hubiera sido si el encierro tuviera toros de verdad", resta hierro su esposa al susto sufrido.

"Son cosas que pasan, pero gracias a Dios no ha sido nada grave", dice A., con el brazo en cabestrillo y con una anécdota que a buen seguro nunca olvidará y que el cine se encargará de plasmar en pantalla grande.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un mozo herido en el rodaje del encierro de San Fermín para la película 'Perdiendo el este'