PREMIUM  SUCESOS

El Gobierno se compromete a tener un informe en 48 horas sobre las consecuencias del incendio de Tafalla

El incendio se mantiene estabilizado, con reavivamientos esporádicos de restos humeantes que son apagados por los 17 bomberos que vigilan la zona.

La UME (Unidad Militar de Emergencias) colabora con la extición del incendio de Tafalla. PABLO LASAOSA
La UME (Unidad Militar de Emergencias) colabora con la extición del incendio de Tafalla. PABLO LASAOSA  

Personal del Guarderío Forestal y técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente y Agua del Gobierno de Navarra han iniciado este lunes, la inspección detallada de las masas forestales afectadas por el incendio declarado el pasado jueves al norte de Tafalla. En el plazo de 48 horas se espera poder disponer de una valoración que permitirá conocer el grado de afección, las posibilidades de regeneración natural y los lugares donde será necesario adoptar medidas de restauración del arbolado.

Previsiblemente, la semana que viene se celebrará una reunión con los ayuntamientos afectados con presencia de la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y las consejeras de Presidencia, Justicia, Interior y Función Pública, María José Beaumont, y de Desarrollo Rural, Isabel Elizalde.

El incendio se mantiene estabilizado, con reavivamientos esporádicos de restos humeantes que son apagados por los 17 bomberos de los parques Central y de Tafalla que integran el retén que actualmente vigila la zona afectada por el fuego, aunque en un caso ha sido necesaria la intervención de la BRIF.

Sobre las 20 horas está prevista la retirada del puesto de mando avanzado (PMA) estacionado en las piscinas de Pueyo, el vehículo desde el que se han coordinado las labores de extinción y vigilancia del incendio, y el retén que permanecerá durante la noche se reduce a 8 bomberos, dos autobombas y dos vehículos ligeros.

TERRENOS AFECTADOS

Los terrenos afectados por el incendio pertenecen a los términos municipales de Añorbe, Artajona, Tafalla, Pueyo y Garínoain, y se trata de tierras agrícolas de secano, encinares y coscojares, formaciones de matorral y repoblaciones de pino alepo y en menor medida de pino laricio.

Las frondosas afectadas (encinares y coscojares), tienen capacidad de rebrote, mayor en el caso de las masas afectadas en las primeras horas del siniestro ya que la alta velocidad de paso del fuego, consecuencia del viento, les afectó de una manera más superficial. Sin embargo las alcanzadas una vez que la intensidad del viento se redujo habrán sufrido en mayor medida los efectos de las llamas, y aunque eso no signifique que no vayan a brotar existe una mayor incertidumbre al respecto.

En lo referente a las repoblaciones de pino alepo, ésta especie se caracteriza por su adaptación a los incendios forestales, materializada en la apertura de las piñas y la diseminación de los piñones cuando los árboles se ven sometidos a altas temperaturas, regenerándose así la masa forestal de forma natural.

Estas previsiones aún deben ser confirmadas cuando se concluya la valoración detallada de la situación, que ha sido iniciada hoy, lunes, por parte de técnicos y guardas forestales del Gobierno de Navarra. Estas labores comienzan con la delimitación del perímetro del incendio mediante georreferenciación, trabajo que debe realizarse desde el aire por la gran superficie afectada. A partir de este trabajo se analizan la totalidad de los compartimentos afectados tipificando los mismos según la vegetación presente y el grado de afección. De todo ello se obtienen diferentes capas de información que a través de sistemas de información geográfica son trasladadas sobre plano.

TRABAJOS DE RESTAURACIÓN

Una vez realizada esta primera fase la siguiente es valorar los trabajos de restauración. En las masas con capacidad de rebrote o regeneración se debe esperar a la siguiente primavera para comprobar cuál es el resultado obtenido y los trabajos que será necesario realizar. En las plantaciones de pino afectadas y dependiendo de su nivel de daño se procederá a la extracción de los pies afectados.

La labor de los guardas forestales y de los técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente y Agua es vital, consecuencia, principalmente, del cocimiento del terreno y de su formación sobre el comportamiento y consecuencias del fuego.

Por ello realizan labores de asesoramiento durante el siniestro, informando entre otras cuestiones sobre los accesos existentes y forma de alcanzar las diferentes zonas del incendio, localización de las masas forestales, tanto desde la perspectiva de combustibilidad como de valor ecológico, previsible evolución del fuego, interlocución con entidades locales, agricultores, etc. Además de todas ellas, el Guarderio Forestal en el caso concreto del incendio iniciado entre Tafalla y Pueyo realizó una importante labor de coordinación con algunos de los voluntarios que acudieron.

Desde el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local se considera "impresionante" la cantidad de personas, empresas, asociaciones, organizaciones, etc. que se pusieron a disposición del operativo de manera voluntaria, y destaca "la gran cantidad de agricultores que trabajaron en el incendio poniendo a su disposición no sólo sus tractores sino su conocimiento del terreno".

Considera además que la menor presencia de una ganadería extensiva "implica no solo importantes afecciones en este sector sino también al estado y conservación de las masas forestales, las formaciones de matorral y los pastos. La reducción de la carga ganadera no solo tiene un afecto directo y negativo en cuánto a la presencia de más combustible en el terreno sino que además implica la reducción de ciertos hábitats ya que una vegetación es invadida por otra, poniendo también en riesgo valores ecológicos de alto valor".

"GESTIÓN INTEGRAL"

Por todo ello, el Departamento afirma que "es necesario considerar una gestión integral y global del territorio, incorporando todos los factores que sobre el actúan, incluyendo conceptos vinculados a la adaptación al cambio climático y a los modelos de desarrollo sostenible vinculados al medio".

Advierte asimismo que la importancia de este incendio forestal, como de cualquier otro, "radica no sólo en las pérdidas de valores económicos y ecológicos sino también en aquellas no tangibles pero igual de importantes como son valores culturales, históricos, etc. Por ello la afección sobre los habitantes de la zona es muy elevada y no debe ser olvidada".

Recuerda el Departamento que en este incendio forestal no hubo afecciones directas en cabaña ganadera, ya que los animales que se encontraban en la zona incendiada pudieron ser sacados. De la misma forma que para las masas forestales y una vez realizados los trabajos para establecer el perímetro se valorará el impacto en los terrenos agrícolas incendiados, así como pajeras afectadas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno se compromete a tener un informe en 48 horas sobre las consecuencias del incendio de Tafalla