• lunes, 05 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

SUCESOS

La estafa de 2.500 euros a unos vecinos de Pamplona que ha resuelto la Policía Nacional

Los agentes han detenido a un hombre después de que se llevase el dinero de las víctimas en calidad de adelanto de una obra que no se hizo. 

Los investigadores descubrieron que el estafador ya no trabajaba donde decía trabajar. POLICÍA NACIONAL
Los investigadores descubrieron que el estafador ya no trabajaba donde decía trabajar. POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional de Pamplona ha detenido a un hombre de 40 años como presunto autor de un delito de estafa de 2.500 euros tras hacerse pasar por un técnico instalador de ventanas y llevarse el dinero de las víctimas en calidad de adelanto de una obra que nunca llegó a ejecutarse.  

La investigación dio comienzo a finales de julio con la recepción de la denuncia de los perjudicados relatando cómo, a efectos de realizar un cambio en las ventanas de su domicilio, habían contactado con un técnico instalador que hacía unos años había efectuado una obra similar en casa de un familiar directo.

El hombre en cuestión se personó en su domicilio vestido con la ropa de una empresa instaladora de carpinterías metálicas e hizo las mediciones para, posteriormente, entregarles un presupuesto de la obra.

En el documento, con los logos de la empresa, les presupuestaba un montante de algo más de dos mil novecientos euros, instalación aparte. A efectos de encargar el material a la fábrica les pidió por adelantado dos mil quinientos euros, debiendo abonarse el resto al finalizarse la instalación.

Meses después, como la obra aún no había empezado, los denunciantes intentaron ponerse en contacto con el presunto autor que nunca contestó a las llamadas. Después, llamaron al teléfono que figuraba en el presupuesto entregado y allí les comunicaron que esa persona ya no trabajaba en la empresa y que ya habían tenido conocimiento de que se podía estar dedicando a estafas similares aprovechando la ropa corporativa que no había devuelto cuando cesó su contrato.

La investigación desveló que efectivamente el presunto autor llevaba meses sin trabajar para la empresa en cuestión, pero que les había solicitado el presupuesto de fabricación de las ventanas de los perjudicados. Tras realizar la estimación económica de la obra, la empresa le facilitó el documento y quedó a la espera de saber si los clientes lo aceptaban. El empresario no volvió a saber nada hasta que recibió la llamada de teléfono de la denunciante preguntando por la obra por la que ya había pagado 2.500 euros.

Por todo ello fue detenido como presunto autor de un delito de estafa, siendo las diligencias de investigación remitidas al Juzgado de Instrucción en funciones de guardia. La investigación, a efectos de conocer si existen más hechos similares, continúa abierta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La estafa de 2.500 euros a unos vecinos de Pamplona que ha resuelto la Policía Nacional