PREMIUM  SUCESOS

El duro camino del joven corneado en Sangüesa durante su recuperación: "No tengo ganas de correr un encierro"

El pamplonés ha querido agradecer tanto a corredores como a la DYA su rápida actuación tras la cogida.

El joven Oihan Gorriz es trasladado a la ambulancia de la DYA tras ser corneado en el cuarto encierro de las fiestas de Sangüesa. MIGUEL OSÉS
El joven Oihan Gorriz es trasladado a la ambulancia de la DYA tras ser corneado en el cuarto encierro de las fiestas de Sangüesa. MIGUEL OSÉS  

Ya ha pasado más de una semana desde que Oihan Gorriz, un joven pamplonés de 26 años, se llevará el susto de su vida. Y no es para menos.

Una cornada de 15 centímetros en la pierna, el fémur roto, la cadera desplazada y el hombro salido fueron las consecuencias del encierro dominical de Sangüesa el pasado 15 de septiembre.

Ahora es el momento de mirar hacia adelante y es lo que va a hacer Gorriz, ya que este martes inicia su rehabilitación en el Complejo Hospitalario de Navarra.

"Ya me han hecho todas las operaciones y me están empezando a levantar de la cama. De hecho, esta semana inicio la rehabilitación y me han dicho que me sacarán del hospital", afirma contento.

Pese a que las primeras horas fueron duras, como es lógico, las operaciones han salido bien y no ha habido complicaciones por el camino.

"De momento no me han dicho el tiempo que necesitaré de recuperación. Este martes es el primer día que bajaré al gimnasio del hospital a que me muevan un poco. Solo sé que el hombro debe estar otras dos semanas más inmovilizado ya que se me salió del todo", explica. 

UNA COGIDA ESPELUZNANTE 

Las imágenes de la cornada son tremendas, los asistentes al encierro todavía guardan en sus retinas cómo fue corneado y desplazado por el toro llamado 'Montaito' de la ganadería Luis Albarrán (Badajoz) por la calle Magdalena de la localidad navarra.

Aunque pueda parecer increíble Gorriz se acuerda perfectamente de cómo sucedió todo, aunque evidentemente hay detalles de los que no guarda recuerdo.

"Me acordaba de todo ya que no pierdo la consciencia en ningún momento. Viendo el vídeo me he fijado que me golpea contra el vallado, de ese detalle no me acordaba pero sí que me había arrastrado el toro durante un rato", recuerda.

Respecto al instante de la cogida, el joven señala que su idea era meterse en un portal pero "era bastante estrecho". Además, él mismo recuerda que alguien le gritó: "ahí no te pares". Pero ya era tarde, nada más oír a esa persona 'Montaito' ya le había enganchado con su cuerno.

"SI NO ES POR SU AYUDA IGUAL NI LLEGO AL HOSPITAL"

La rápida actuación tanto de los corredores como de la DYA hizo que la cogida al joven pamplonés quedara en una anécdota y no pasara a mayores.

El propio Gorriz ha querido agradecer a todos aquellos que lo socorrieron tras haber sido corneado y resalta que sin su ayuda igual no llegaba al hospital.

"En cuanto me coge el toro no creía que fuera para tanto. Todo cambió cuando me tumbaron en la ambulancia, ya que empecé a notar que no podía mover bien el hombro y al rato me di cuenta que tampoco podía mover la pierna", señala.

Aunque parezca curioso, en estos casos el propio corredor, pese a lo aparatosa que es la herida, no suele notar al momento la cornada. "Noté algo de presión en la pierna y que me llevaban arrastras, la cornada ni la noté", explica.

"En el momento no pensaba que fuera para tanto, vi que no había demasiada sangre pero todos los de mi alrededor estaban muy preocupados. Ahí sí pensé que igual era más de lo que creía. Me decían que perdía mucha sangre, entonces intenté relajarme porque tampoco podía hacer otra cosa", relata Gorriz.

El joven pamplonés ya había corrido en ocasiones anteriores el encierro durante los Sanfermines, ahora por su mente no pasa el volver a correr ya que ahora "solo pienso en andar y en volver a correr, no tengo muchas ganas de volver a ir a un encierro", ríe.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El duro camino del joven corneado en Sangüesa durante su recuperación: "No tengo ganas de correr un encierro"