PREMIUM  SUCESOS

Una anciana de 96 años tiene que pedir auxilio por el balcón en Marcilla después de que la encerraran en su casa

Un cerrajero cerró por orden del banco la puerta de acceso a la calle de la casa de al lado, sin percatarse de que se utilizaba también para otra vivienda.

Un cerrajero trabaja en Marcilla para abrir la puerta de la vivienda en la que una mujer estaba atrapada. GUARDIA CIVIL
Un cerrajero trabaja en Marcilla para abrir la puerta de la vivienda en la que una mujer estaba atrapada. GUARDIA CIVIL  

Una mujer de 96 años ha tenido que pedir auxilio por el balcón durante esta mañana de sábado después de no poder salir de su vivienda en Marcilla, al estar la puerta cerrada y no poder abrirla.

A las 12 horas, se ha recibido una llamada en el teléfono de Atención al ciudadano de la Guardia Civil (062), en la que un vecino de la localidad informaba que, este viernes, un cerrajero cerró una casa por orden del banco, dejando en su interior, sin saberlo, a la anciana.

Hasta el lugar se ha enviado a una patrulla de Seguridad Ciudadana del Instituto Armado, que ha confirmado que la mujer se encontraba encerrada en la vivienda. Estaba en buen estado, aunque no podía salir a la vía pública.

Según se ha sabido, la mujer había salido al balcón de la casa para, desde allí, pedir auxilio a los vecinos y a las personas que pasaban por la calle, según han indicado desde la Benemérita.

El problema que ha originado el suceso es que dos viviendas independientes comparten una única entrada. Por tanto, al cerrar la puerta, el cerrajero dejó a la mujer atrapada, sin que su vivienda estuviese afectada por el embargo.

La Guardia Civil, en colaboración con agentes de la Policía Municipal de Marcilla, ha conseguido localizar a un cerrajero, que a las 12.30 horas se ha personado en el domicilio y ha liberado a la mujer.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una anciana de 96 años tiene que pedir auxilio por el balcón en Marcilla después de que la encerraran en su casa