PREMIUM  SUCESOS

Detenido en Colombia un condenado por un crimen en Tudela que se fugó de la cárcel de Pamplona

El crimen ocurrió en 2001 y Jesús Orlando Loaiza no regresó a la prisión de Pamplona tras disfrutar de un permiso.

Un condenado a 17 años de prisión por el asesinato de un joyero en Tudela en noviembre de 2001, que se había fugado de la cárcel de Pamplona hace 7 años mientras disfrutaba de un permiso penitenciario, fue detenido ayer en Colombia.

Jesús Orlando Loaiza, alias "Chiqui", de nacionalidad colombiana, fue capturado en el municipio de Yotoco, en el departamento de Valle del Cauca (suroeste), por agentes que le seguían la pista desde que el pasado agosto se publicó "una notificación roja" de la Interpol en su contra, detalló la Policía en un comunicado.

El colombiano es solicitado por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra después de haberse fugado en 2009 de la prisión de Pamplona, en la que cumplía una condena de 17 años por robo con violencia y asesinato del joyero José Luis Madurga, de 47 años, cometido en noviembre de 2001.

Según la investigación, "Chiqui", que llevaba 7 años en la cárcel, huyó de Pamplona hacia San Sebastián y posteriormente a la localidad de Alcobendas, en Madrid.

Allí "fue ayudado a refugiarse por una mujer y un hombre de origen colombiano, nacionalizados como españoles y por un supuesto funcionario estatal que le facilitó los documentos falsos necesarios para fugarse de España", agregó la información.

La justicia española determinó que Loaiza participó en el robo y asesinato del Madurga, al que sustrajeron joyas por valor de 92.349 euros.

Junto a una pareja, también de nacionalidad colombiana, el detenido "propinó el primer golpe en la nuca con una barra de hierro" al joyero y, tras introducirle en su propio vehículo, abandonó el cadáver en un polígono industrial.

"Gran parte de las joyas se encontraron en poder de Jesús Orlando Loaiza", destaca el comunicado de la Policía, que no detalla cuándo será entregado a las autoridades españolas.

Condenados en 2004

La Audiencia Provincial de Navarra condenó en febrero de 2004 a 23 años y medio de prisión a cada uno de los tres autores del asesinato y robo del joyero zaragozano José Luis Madurga, de 47 años, a quien degollaron en un lavadero de Tudela en noviembre del 2001 para robarle el muestrario de joyas que portaba, valorado en 92.349 euros.

Además, el tribunal estableció la prohibición de que acudan a Zaragoza en cinco años, debido a la "violencia ejercida" contra el fallecido, "de una peligrosidad que justifica" dicha medida.

La Sala, que les condenó a cada uno a 19 años de cárcel por el delito de asesinato y a cuatro años y medio por el de robo, les obligó a pagar asimismo una indemnización a la viuda de la víctima de 200.000 euros, así como de 80.000 euros a cada uno de los hijos de 17 y 10 años. También pide que abonen 17.895 euros a la joyería César Saiz, en la que trabajaba el joyero asesinado.

En virtud del veredicto dictado por un jurado popular, la sentencia consideraba "terminantemente probado" que los tres acusados --los colombianos Jesús Orlando Loaiza Tascón, Gerson Gutiérrez López y la esposa de éste, María Pilar Pueyo Hernández, natural de Zaragoza, se pusieron de acuerdo para cometer el robo y el posterior asesinato.

Para ello, Pilar Pueyo telefoneó "insistentemente" el día 12 de noviembre del 2001 a José Luis Madurga, con quien había trabajado como colaboradora, para que acudiera a su lavadero de coches, con el pretexto de que quería comprarle unas joyas.

Sobre las 18.30 horas el joyero se presentó en el local y, mientras la acusada "fingía" estar interesada en el muestrario, de forma "súbita e inesperada y por la espalda", Gutiérrez le dio con un objeto un "fuerte golpe" en la oreja izquierda, momento en el que la procesada salió del lavadero para realizar "labores de vigilancia".

Seguidamente, José Luis Madurga recibió un segundo golpe que pudo esquivar con el brazo, si bien Gutiérrez procedió a darle un tercero que le causó la rotura de la mandíbula y que provocó que perdiera el conocimiento. Después, los procesados, tras introducir el coche del joyero en el lavadero, le metieron en el maletero, tras lo cual Gutiérrez cogió un cuchillo y le seccionó el cuello y ambas muñecas, lo que le causó la muerte.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Detenido en Colombia un condenado por un crimen en Tudela que se fugó de la cárcel de Pamplona