• martes, 09 de agosto de 2022
  • Actualizado 21:46
 
 

SUCESOS

La historia del verano en Navarra: el reencuentro de una madre y su hija perdida en el Camino

La Policía Foral localizó al grupo en el que viajaba su madre unos kilómetros adelante.

Madre e hija, en el centro de la imagen, una vez producido el reencuentro, posan con el agente de la patrulla ciudadana que llevó la gestión. CEDIDA
Madre e hija, en el centro de la imagen, una vez producido el reencuentro, posan con el agente de la patrulla ciudadana que llevó la gestión. CEDIDA

Puede que sea la historia de reencuentro más bonita del verano foral. Ha sido este lunes y vinculada al Camino de Santiago a su paso por Puente la Reina.

SOS Navarra recibía a primera hora un aviso de una vecina de la localidad, que aseguraba encontrarse con una niña de doce años que se había perdido de su familia en la etapa del camino de Santiago que va de Puente a Estella.

SOS Navarra movilizó de inmediato a una patrulla ciudadana y a una patrulla de protección medioambiental de la Policía Foral que de inmediato se puso ala búsqueda.

El primer paso, relatan los agentes, fue acudir al encuentro Yeawon, la niña que estaba con su 'ángel' salvador, en el albergue de las Hermanas Reparadoras. Yeawon lloraba desconsoladamente y a duras penas podía expresarse en un inglés muy básico que los agentes y Susana, la vecina que encontró a la niña, podían casi entender. 

Una vez que la presencia de los agentes calmó un poco a Yeawon, pudieron entenderle que su madre estaba más adelante en el camino, pero que no lograba alcanzarles. Rápidamente la patrulla salió en busca de los familiares que los localizó unos kilómetros más adelante y en un claro estado de nervios, puesto que llevaban ya un rato buscándola pasos atrás.

Por precaución los agentes procedieron a la identificación del grupo y al reagrupamiento del mismo, así como a tratar de esclarecer las circunstancias en las que se perdió la niña.

El abrazo entre lágrimas de madre e hija fue enternecedor, según afirman quienes presenciaron la escena del reencuentro. Según relataron a los agentes, el grupo estaba formado por tres adultos y tres niños, todos ellos de nacionalidad coreana. La madre Yeawon junto a sus dos hijas de 12 y 14 años, y otra pareja de adultos con un hijo adolescente de 16 años. Al parecer, la niña había manifestado su cansanciosu deseo de no caminar más. Su madre amenazó con aquello de "si no caminas, te quedas ahí sola" y se adelantó unos metros, confiada en que la menor seguía los pasos del grupo. 

Los miembros de la Policía Foral preguntaron a los adultos cuánto tiempo habían tardado en darse cuenta de que la niña no seguía al grupo, a lo que estos respondieron que aproximadamente unos 15 minutos, pero para entonces, la distancia recorrida era importante, y los recovecos del camino en los que hubiera podido perderse la niña, demasiados.

Por fortuna, su cansancio y el miedo evitó seguramente males mayores porque quedarse llorando a las puertas de Puente la Reina le llevó no sólo a encontrar a Susana, sino también a facilitar la búsqueda posterior, puesto que hubiera podido perderse con facilidad a tanta distancia de su madre.

Todo acabó con el abrazo que se dieron madre e hija, y por si acaso, se marcharon hasta Estella en autobús, con el deseo de "buen camino" de todos los que participaron en esta historia.

Mañana saldrán de Estella. no sabemos si a pie, pero seguro que con la pequeña bien cerquita del grupo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La historia del verano en Navarra: el reencuentro de una madre y su hija perdida en el Camino