• jueves, 06 de mayo de 2021
  • Actualizado 03:04

 

 
 

SUCESOS

Los bomberos vigilan la zona afectada por el incendio de Arantza, que se da por extinguido

Un retén de bomberos ha permanecido toda la noche en la localidad de Arantza vigilando la zona afectada por el incendio forestal.

Un efectivo del 112, ante un incendio en Navarra. EFE.
Un efectivo del 112, ante un incendio en Navarra. EFE.

El retén de bomberos que ha permanecido toda la noche en la localidad de Arantza continúa vigilando la zona afectada por el incendio forestal declarado el pasado jueves, que está ya controlado y se da casi por extinguido.

Según ha informado el Gobierno de Navarra, las condiciones meteorológicas en esta zona de Navarra siguen siendo desfavorables, ya que hay alerta por fuertes vientos.

Los bomberos no han podido contar con el apoyo de medios aéreos porque la densa niebla que cubría Belate ha impedido el paso de los helicópteros y el fuerte viento racheado suponía un grave riesgo para la seguridad del hidroavión del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El hidroavión se solicitó sobre las 4,30 horas, cuando un rebrote descontrolado de las llamas llevó al Gobierno de Navarra a prealertar a la Unidad Militar de Emergencias (UME), que finalmente no tuvo que intervenir.

El incendio se declaró la noche del jueves en una zona de barrancos con fuertes pendientes de los barrios de Eguzkialdea y Aientsa, en el término de Arantza, donde ha afectado a una superficie de unas 130 hectáreas, según estimaciones provisionales.

Parte de los efectivos que han trabajado en las labores de extinción han ido regresado a sus parques, aunque ha permanecido en el lugar un importante retén para realizar tareas de remate y atajar una posible reactivación de las llamas a partir de los rescoldos.

Más de 50 bomberos de los parques Central (Cordovilla), de Pamplona (Trinitarios), Oronoz, Alsasua, Navascués y Burguete, junto a los voluntarios de Bera, Lesaka y Goizueta, y bomberos profesionales que se encontraban libres de servicio y se han ofrecido a ayudar a sus compañeros, trabajaron ayer hasta lograr controlar el fuego.

En el lugar ha permanecido un retén integrado por dotaciones de los parques de Oronoz y Central.

Al tratarse de una zona de barrancos con fuertes pendientes no era posible el acceso con vehículos, por lo que el trabajo ha debido hacerse exclusivamente con batefuegos y herramientas manuales.

Las labores de extinción han sido coordinadas por el responsable de los Bomberos del Gobierno de Navarra, Víctor Rubio, y por los sargentos y suboficiales de turno.

Tanto la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont, como el director general de Interior, Agustín Gastaminza, están en permanente contacto con los responsables del operativo y coordinan la labor de los bomberos con las actuaciones de los técnicos de Protección Civil y de los agentes de la Policía Foral.

La sala de gestión de emergencias de SOS Navarra fue informada del incendio sobre las 23.30 horas del jueves, y las labores de extinción se han visto dificultadas por la complicada orografía de la zona, las adversas condiciones meteorológicas, con vientos intensos y elevadas temperaturas, y la baja humedad ambiental y de la vegetación.

El incendio ha afectado a terrenos de los barrios de Eguzkialdea y Aientsa, en un barranco situado al noroeste de Arantza con vegetación de robles, pino de repoblación, matorral, pastizal y helechos.

Personal del Guarderío Forestal del Gobierno de Navarra colabora con los bomberos, y la Policía Foral ha desplazado patrullas de Medio Ambiente, Prevención y Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Elizondo que investigan tanto el origen del fuego como de algunos de los rebrotes que se han producido posteriormente.

Arantza es una de las localidades del norte de Navarra en las que se ha prohibido el uso de fuego por riesgo de incendios mientras se mantengan las actuales condiciones meteorológicas.

La meteorología de esta campaña invernal se está caracterizando por un severo periodo de sequía, altas temperaturas para la época, bajos índices de humedad y vientos dominantes de componente sur, lo que genera una situación en la que el riesgo de incendios forestales es muy elevado.

Esta prohibición se refiere a quemas de matorral, de resto de cortas o podas y otros trabajos selvícolas. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los bomberos vigilan la zona afectada por el incendio de Arantza, que se da por extinguido