TRIBUNALES

El agresor de Azagra golpeó con un bastón de metal a su mujer, con la que convivía pese a estar en proceso de divorcio

La pena prevista por delito de asesinato —entre 15 y 25 años— en el caso de que la víctima no sobreviviera, ha sido uno de los motivos para el ingreso en prisión sin fianza.

Intervención policial, de bomberos y de equipo sanitarios en Azagra tras la paliza de un hombre a su pareja. CEDIDA
Intervención policial y de equipo sanitarios en Azagra tras la paliza de un hombre a su pareja. CEDIDA

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Estella ha decretado hoy el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del detenido el sábado por haber agredido a su pareja en Azagra. La víctima se encuentra ingresada en estado muy grave en Pamplona, en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN).

En el auto, que puede ser recurrido, la jueza imputa al investigado delitos de asesinato —en este momento en grado de tentativa—, violencia doméstica y de género, lesiones y maltrato familiar.

El detenido ha sido puesto hoy a disposición judicial por parte de la Policía Foral. En la comparecencia prevista para la adopción de medidas cautelares, el Ministerio Fiscal ha pedido el ingreso en prisión comunicada y sin fianza del imputado, una solicitud a la que se ha adherido la acusación particular. La defensa, por su parte, ha interesado la libertad provisional y, subsidiariamente, prisión eludible bajo fianza de 6.000 euros.

En la resolución judicial, la magistrada decreta el ingreso en prisión debido al riesgo de fuga por la elevada pena prevista el delito de asesinato —castigado con entre 15 y 25 años de prisión, pena que en el caso de que la víctima sobreviviera se aplicaría en grado de tentativa—, así como para evitar que el investigado pueda volver a atentar contra su pareja.

RELATO DE LOS HECHOS

En el auto se refleja que ambos habían sido pareja y convivían conjuntamente, aunque habían comenzado los trámites de separación "realizando vidas independientes en el interior del domicilio", de manera que cada uno utilizaría una planta del inmueble.

Asimismo, ha resultado indiciariamente acreditado que el día 20 de febrero de 2021 por la mañana, el presunto agresor cogió "un bastón metálico de color cobre y acudió a la habitación de la mujer a la que comenzó a asestar un número indeterminado de golpes" en diferentes zonas de la cara y cabeza "con la intención de acabar con su vida". Ella trató de defenderse protegiéndose con los brazos e impidiendo algunos de los golpes que terminaron impacto en la pared.

Al parecer, cuando el varón entendió que había matado a su expareja, condujo su vehículo hasta la Comisaría de la Policía Foral de Estella, donde manifestó a un agente lo ocurrido: “Creo que he matado a mi mujer”, “he matado a mi mujer”.

La alarma movilizó a diferentes patrullas del cuerpo policial para personarse en el citado inmueble. Una vez en el interior, los agentes fueron buscando habitación por habitación, hasta que en el segundo piso encontraron el cuerpo de la mujer con importantes heridas.

Debido a la gravedad, solicitaron apoyo sanitario, incluido un helicóptero para trasladar a la víctima hasta el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN).

"Como consecuencia de estos hechos sufrió ojos hinchados y con hematoma importante que le impide abrirlos, herida inciso contusa a nivel parieto-occipital de la cabeza, llegando al hueso craneal con sangrado profuso, fractura de brazo izquierdo, disminución del nivel de consciencia, agitación y desorientación y sangrado continuado por fosa nasal izquierda", explica el auto.

Y añade: "Tras practicársele un TAC se objetivó: sangrado intracraneal de predominio izquierdo, fractura conminuta de cráneo con hundimiento óseo y fractura probablemente bilateral del techo de la órbita. En quirófano se observan las siguientes lesiones: múltiples heridas inciso- contusas de origen traumático con fractura y desplazamiento de fragmentos óseos y hematoma epidural".

DERECHO A NO DECLARAR

Los hechos descritos, señala la jueza, han sido acreditados por las "diligencias practicadas", dado que el detenido se ha acogido a su derecho a no declarar, "excepto a responder a las preguntas que su defensa le ha formulado, que en ningún caso han ido
dirigidas al esclarecimiento de los hechos investigados, de manera que sus manifestaciones no han permitido determinar cómo sucedieron los hechos".

Además de la declaración del agente de la Policía Foral que recogió el primer testimonio del presunto agresor, la exploración de la víctima y el registro del domicilio, se encontró en la habitación del varón "un bastón de metal color cobre, con restos de una sustancia rojiza compatible con sangre, que llevó a los agentes a determinar que ésta podría ser el arma empleada para golpear a su pareja".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El agresor de Azagra golpeó con un bastón de metal a su mujer, con la que convivía pese a estar en proceso de divorcio