PREMIUM  SUCEOSOS

Camacho, la edil agredida en Villava: "Ha sido una provocación; nos gritaban que aquí no iba a pasar como en Pamplona"

La concejala de Navarra Suma ha sufrido un ataque de ansiedad. "Me da mucha pena que algo así haya pasado en un acto tan bonito como el Chupinazo", ha relatado.

Nieves Camacho, concejala de Navarra Suma que ha sido agredida en el chupinazo de las fiestas de Villava. CEDIDA
Nieves Camacho, concejala de Navarra Suma que ha sido agredida en el chupinazo de las fiestas de Villava. CEDIDA  

María Nieves Camacho Leiva accedió este año a la Ayuntamiento de Villava como concejala de Navarra Suma y este sábado vivía con ilusión su primer chupinazo desde el balcón del consistorio. Sin embargo, este acto tan emocionante se ha visto empañado por la acción de dos mujeres vinculadas a la izquierda abertzale, que la han agredido para intentar colocar en uno de los balcones una pancarta a favor de los presos de la banda terrorista ETA.

Tal y como ha indicado en una conversación con NAVARRA.COM, en urgencias le han tenido que colocar un collarín en el cuello, al haber sufrido una contractura, además de rozaduras en uno de sus brazos.

"Nos encontrábamos en uno de los balcones del ayuntamiento cuando dos mujeres del entorno de la izquierda abertzale han tratado de acceder con una pancarta a favor de los presos etarras. Ha habido un forcejeo, porque la querían poner por encima nuestra. De hecho, han empezado a amenazar a otra compañera de Navarra Suma, mientras yo les pedía por favor que se fueran a otro balcón", ha relatado la edil.

Sin embargo, estas dos personas han continuado con sus pretensiones de imponer la pancarta en el Chupinazo. "Nos han dicho que les habían mandado a este balcón y que no se iban a ir. Ante eso, les hemos vuelto a pedir que se marcharan, y entonces se ha producido el forcejeo. Se han puesto a decirnos que aquí no iba a pasar como sucedió en Pamplona (donde los concejales de Navarra Suma impidieron a la edil de Geroa Bai Itziar Gómez sacar la ikurriña al balcón de la casa consistorial, que se revolvió con patadas y mordiscos)", ha apuntado.

"Faltaban solo unos segundos para que se lanzara el cohete -ha continuado Camacho-, por lo que estas dos mujeres han intentado poner por la fuerza la pancarta. Me han cogido del brazo, me lo han estirado, y ahí es donde se ha producido mi contractura en el cuello y en el hombro, y las rozaduras en el brazo. Encima, nos han recriminado que si hubiera sido una pancarta contra alguna agresión o contra la pederastia, seguro que las hubiéramos dejado ponerla. Han estado muy amenazantes y nos han insultado mucho".

En ese momento, han acudido más compañeros de la coalición para ayudarlas, aunque el forcejeo se ha registrado entre ella, la otra edil de Navarra Suma y las dos mujeres de la izquierda abertazle. "Sabíamos que tenían invitación para acceder al consistorio, y suponemos que se las habrían entregado los miembros de Bildu, pero no las conocíamos", ha alegado.

NINGUNA LLAMADA DE DISCULPA

Varias horas después de un hecho tan lamentable y violento, Camacho ha confirmado que no ha recibido ninguna llamada del ayuntamiento (regido por Bildu) ni de la formación abertazale. "El alcalde (Mikel Oteiza) no ha dicho nada, y lo más grave es que el jefe de la Policía Municipal de Villava se encontraba justo enfrente del balcón, y no ha hecho nada, ni se ha movido", ha expuesto.

Para la concejala villavesa, ha sido "un momento muy angustioso". "Me ha dado un ataque de ansiedad, y eso que todos estábamos muy contentos por poder participar en el inicio de las fiestas. Me da mucha pena que algo así se haya producido en un momento tan bonito como es el chupinazo de las fiestas del pueblo", ha resaltado.

En su opinión, se ha tratado de un acto provocado. "Ha sido provocación, sin ninguna duda, porque en el otro de los balcones, en el que estaban los miembros de Bildu, han sacado una ikurriña, y a estas dos mujeres les han mandado venir con la pancarta de los presos de ETA adonde estábamos los integrantes de Navarra Suma. Ha sido una provocación total. Al balcón de Bildu han enviado a unos críos y al nuestro, a dos mujeres", ha explicado.

En esos instantes de forcejeo, además, las concejales de Navarra Suma no se encontraban solas, sino que había dos niñas pequeñas con ellas, de 10 y 11 años. "Una de ellas era mi hija y la otra, la hija de un político de Navarra Suma, que habían salido al balcón para poner los pañuelos de Villava. Les ha tocado vivir un momento muy angustioso, porque justo cuando nos hemos vuelto, teníamos encima la pancarta de los presos etarras. Nos estaban empujando y nosotras lo que intentábamos era no apretar a las niñas contra la barandilla. Ha sido todo muy tenso", ha recordado.

Al mismo tiempo, la edil ha confirmado que esta misma tarde iba a denunciar lo sucedido ante la Policía Foral y que se está experimentando muchísima tensión en una legislatura que apenas acaba de empezar. "Hay un acoso total por su parte. Se niegan a hacer cualquier cosa que propongamos. No están de acuerdo nunca en nada. El último pleno que vivimos fue realmente tenso", ha declarado Camacho, que ha concluido apenada que tenía mucha ilusión de, en su primer año como concejala, estar en el ayuntamiento en el comienzo de las fiestas, y no se ha podido enterar ni disfrutar del Chupinazo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Camacho, la edil agredida en Villava: "Ha sido una provocación; nos gritaban que aquí no iba a pasar como en Pamplona"