PREMIUM  SUCESOS

La agresión en Pamplona a un joven que sigue en coma tuvo su origen en el robo de un teléfono móvil

La Policía Foral ha confirmado la detención de los dos jóvenes de 18 años que han quedado en libertad después de pasar por el juzgado. 

Vista de la calle Cortes de Navarra donde ocurrieron los hechos..
Vista de la calle Cortes de Navarra donde ocurrieron los hechos..  

La agresión a un joven pamplonés de 34 años que continúa ingresado en coma en la UCI del Complejo Hospitalario de Navarra ocurrió después de un altercado por el robo de un teléfono móvil. 

Tal y como informó este medio la titular del Juzgado de Instrucción nº3 de Pamplona ha dejado el libertad bajo fianza de 2.000 euros al joven acusado de golpear a la víctima mientras que otro detenido por los mismos hechos, que no golpeó al joven, ha sido puesto en libertad. 

La Policía Foral ha informado este martes que la detención de los dos acusados, ambos de 18 años, ha requerido la declaración de numerosos testigos, reconocimientos fotográficos, y visionados de los establecimientos comerciales de la zona para poder esclarecer lo ocurrido.

Según ha informado ahora el cuerpo autonómico, los hechos ocurrieron en la calle Cortes de Navarra de la capital navarra el 6 de septiembre. Según la declaración de varios testigos, esa noche se había producido el hurto de un teléfono móvil en uno de los bares de copas de la Cuesta del Labrit. Los perjudicados avisaron a la Policía Municipal que identificó a una persona como presunta autora del hurto. Unas horas después se encontraron en la calle los afectados y la presunta autora, que iba acompañada de varias personas más. Al pedirle la devolución del teléfono comenzó una discusión que fue cuando aparecieron los dos detenidos, que sin mediar palabra, golpearon a un hombre que cayó de espaldas, golpeándose contra el suelo. Los dos agresores salieron huyendo del lugar.

Para la detención de las personas ha requerido la intervención de agentes de la División de Prevención y Atención Ciudadana y del Grupo de Intervenciones Especiales ya que en el mes de marzo habían sido detenidos por la Policía Foral, cuando ambos circulaban en un vehículo que se dio a la fuga de una patrulla y que acabó empotrándose en una pasarela peatonal en el polígono de Landaben.

Los agentes encargados de la investigación realizaron el correspondiente atestado que fue enviado al Juzgado de Guardia.

La juez considera ahora que existen indicios suficientes para imputar al acusado de la comisión de un delito de lesiones, a la espera de la calificación definitiva en espera de la evolución de la víctima, sus lesiones o secuelas que pudieran conllevar una calificación aún más grave. 

El detenido también compareció ante el juzgado, donde justificó los hechos alegando que sintió miedo de la situación y por eso reaccionó así. 

Sin embargo, para la juez no ha dado suficientes explicaciones sobre el temor que aduce, mientras que aprovechó que la víctimas hablaba por teléfono y, por tanto, estaba desprevenido, para darle el puñetazo con el que provocó su caída al suelo y el golpe. 

Por el momento, la juez le ha retirado el pasaporte para evitar el riesgo de fuga y le ha obligado a comparecer dos veces al mes en el juzgado. En cuanto a la otra persona investigada, que no participó directamente en la agresión, ha quedado en libertad con la obligación de comparecer en el juzgado una vez al mes. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La agresión en Pamplona a un joven que sigue en coma tuvo su origen en el robo de un teléfono móvil