PREMIUM  SUCESOS

El último chófer agredido en una villavesa de Pamplona: "Ella me empujó y perdí el control del autobús. La gente estaba espantada"

La Policía Foral confirma que se investigan los hechos por un presunto delito leve de lesiones y una posible infracción por poner en riesgo el tráfico de la ciudad. 

El lugar del conductor en una villavesa de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
El lugar del conductor en una villavesa de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

Un episodio fuera de lo común y "realmente angustioso" es el que vivió este chófer de las villavesas de Pamplona, que sufrió una agresión mientras trabajaba dentro de su turno en la línea 5 de la ciudad, en dirección Orvina. 

Aunque él prefiere mantener su anonimato por "miedo" a las represalias que podría encontrarse, no duda en contar de viva voz qué ocurrió a las 20 horas del pasado 1 de agosto, cuando una mujer "muy agresiva y conocida por varios conductores" se subió en su autobús en la parada de Cortes de Navarra. Los hechos terminaron con retenciones en el tráfico de la Baja Navarra minutos más tarde, después de que la agresora empezara a empujar al conductor para llevarse un bolso misterioso que apareció en el autobús.

El conductor explica que el primer desencuentro que tuvo con esta pasajera ocurrió porque no quería pagar el billete. "Me sacaba varias monedas de un céntimo y, a pesar de insistir mucho, terminé por dejarle pasar y pagarle yo el resto del billete. Se estaba alterando mucho y molestando al resto de pasajeros para que le pagasen el euro que le faltaba", explica la víctima de estos hechos. 

Tal y como relata, la mujer en cuestión es una "más que conocida" por varios de los chóferes de villavesas. Según este conductor, vive en la Chantrea, tiene unos 35 años y es de origen dominicano. Para transportarse siempre suele utilizar las líneas 3 y 5. "También se suele montar en la nocturna, en la N7, y siempre pone problemas hasta con el resto de gente que viaja. La conocemos todos", cuenta el protagonista de la última agresión, la octava registrada en lo que va de año. 

VOLVIÓ A APARECER

La supuesta agresora descendió del autobús al llegar a su parada, pero volvió a aparecer pasados unos minutos. Los hechos ocurrieron así: cuenta la víctima de este suceso cómo al llegar con la villavesa a la cabecera de la línea, en Orvina, "un bolso cayó de repente del interior del autobús al suelo de la calle al abrir las puertas". El chófer recogió el bolso y lo comunicó a la empresa. 

Fue entonces, a la altura de la parada de Teobaldos al realizar el camino contrario, cuando la mujer volvió a subirse al autobús por la puerta de atrás. "Bociferando e insultando a todos los pasajeros, empezó a increparme y a llamarme ladrón. Se puso todo loca y le dije que se bajase, que entrase por la puerta delantera para solucionar el tema", prosigue su relato el agredido. Explica que en la parte delante del vehículo existen cámaras para grabar lo que ocurre y que su intención era que quedase reflejado. 

El conductor escuchó cómo la mujer decía que tenía su bolso y fue en ese momento cuando empezó a empujarle de forma "muy agresiva" hacia la ventanilla. "Perdí el control del autobús, empecé a dar rebotes contra la acera y golpeé un contenedor. La gente estaba espantada", reconoce la víctima. 

En uno de estos momentos, la mujer agarró el bolso que el conductor se había encontrado en el autobús (estaba guardado tras el asiento del chófer), además de la mochila del propio chófer y con ambos en la mano siguió agrediéndole, según relata. "Entonces paré, me detuve y junto a dos pasajeros comenzamos un forcejeo que paró cuando llegó la policía", sigue. 

UNA LLAMADA CIUDADANA ALERTA A LA POLICÍA

Al parecer, una persona que observaba los hechos desde la calle (se paralizó el tráfico y el autobús pasó a ocupar dos carriles de la Baja Navarra) fue la que avisó a los agentes de la Policía Foral, que acudieron en el acto y pudieron frenar a la agresora.

La Policía Foral, que acudió hasta el lugar de los hechos, ha confirmado que se está investigando lo sucedido por el momento, pero que a la mujer se le atribuye un presunto delito leve de lesiones. Asimismo, se estudia una posible infracción por poner en riesgo el tráfico de la ciudad. 

El conductor de la empresa TCC ha denunciado a la agresora junto con el parte médico de las lesiones que le provocaron los hechos: "Tengo el hígado muy dolorido, creo que también fruto del coraje, el susto y el esfuerzo". 

Se trata esta de la octava agresión de este 2017 a conductores de villavesas en Pamplona. Dos de estas últimas tuvieron lugar en San Fermín. Para este chófer de la villavesa no se trata la que relata de la primera. "Ya he sufrido dos más y esto es insoportable". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El último chófer agredido en una villavesa de Pamplona: "Ella me empujó y perdí el control del autobús. La gente estaba espantada"