SUCESOS

Los tres navarros muertos en Suiza fueron arrastrados por una masa de rocas y agua atrapados en una gran tormenta

La policía local donde ocurrió el accidente ha confirmado que eran experimentados barranquistas, pero que no saben por qué acudieron con previsión de lluvias. 

Una imagen del lugar del accidente y las fotos de los cuatro barranquistas, según confirman los medios de la región de Suiza.
Una imagen del lugar del accidente y las fotos de los cuatro barranquistas, según confirman los medios de la región de Suiza.  

Los tres barranquistas navarros fallecidos este miércoles en Suiza fueron arrastrados por una masa de piedras y agua tras una fuerte tormenta en el cantón suizo de San Galo. El accidente tuvo lugar en la localidad de Vattis del municipio de Pfaffers, donde se encuentran las gargantas de Parlitobel.

Junto a ellos hay una cuarta persona desaparecida que también ha sido ya dada por muerta, natural del País Vasco, aunque queda por certificar la identidad de los cuerpos a través de las huellas dactilares. 

Según han informado las autoridades locales, Mikel Zabalza, de 29 años,  Andoni González, de 48 años, Mikel Lasa, de 33 años, y Diego Maeztu, de 36 años, eran experimentados deportistas de barranquismo y acudían a la zona sin necesidad de guía. Según las primeras informaciones eran vecinos de Uharte-Arakil, Allo y Zizur Mayor. 

Hasta Suiza ya habían viajado alguno de ellos en viajes anteriores y en esta ocasión habían acudido en un grupo de 6 personas, los cuatro fallecidos y dos mujeres, una de ellas pareja de uno de los barranquistas muertos. 

Los responsables policiales de la región han comparecido este jueves para informar de los hechos y han mostrado su sorpresa de que el grupo accediera a la zona a por la tarde cuando la previsión era de fuerte lluvias

Desde que se dio la alerta de lo ocurrido sobre las 19 horas horas del miércoles, los servicios de socorro, formados por un amplio contingente que incluye submarinistas, perros y cuatro helicópteros (dos del servicio nacional de salvamento, uno de la policía y otro del ejército), han trabajado en la zona del siniestro, cuyo acceso está cortado por la policía desde la tarde del miércoles.

Cuando comenzaron la expedición sobre las 16 horas, sólo accedieron al barranco los 4 hombres. Las dos mujeres acordaron esperarles en otro punto, pero fue poco después cuando comenzó la tormenta (18 horas), que descargó hasta cerca de 30 litros por metro cuadrado en poco más de una hora, con fuerte descarga eléctrica. Eso provocó una crecida de las aguas y el desprendimiento de rocas y piedras que los arrastró. 

Sobre las 19 horas, alertadas por la situación y ante la no llegada de los hombres al lugar especificado, las dos mujeres dieron la voz de alarma a las autoridades. “La ubicación donde se han encontrado los cuerpos sugiere que los hombres fueron arrastrados por masas de roca y agua”, ha señalado Armin Grob, especialista en barranquismo en Alpine Rescue Eastern Switzerland, tal y como han recogido los medios de la zona. 

Los cierto es que la tormenta se desató de un momento para otro y lo que parecía una apacible tarde de barranquismo se convirtió en una trampa mortal para estos experimentados deportistas, que tenían cientos de horas de práctica en diversos puntos de Europa. 

Durante el jueves por la mañana se han localizado a unos 300 metros de donde estaban los cuerpos de tres de ellos, mientras que falta por encontrar el cadáver del cuarto expedicionario, cuyo búsqueda se ha tenido que suspender debido a las condiciones meteorológicas.

Axel Zimmermann, alcalde de Pfäfers, ha indicado que la zona es muy habitual del "barranquismo extremo" y ha mandado un mensaje de cariño a las familias de las víctimas.

Los responsables de Seguridad de la zona han indicado que la tormenta en ese momento era esperada y estaba prevista. "Con dos horas de anticipación se sabía que iba a llegar la tormenta, que alcanzó niveles de peligro 2-3 según los estándares europeos y los servicios de emergencias habían advertido de ella. 

Las dos mujeres han recibido atención psicológica en el hotel, mientras que el Consulado español ya ha iniciado los trámites para la repatriación de los cuerpos, han asegurado las fuentes consultadas por Europa Press. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha subrayado en Twitter que tanto su departamento como la Embajada están ya "movilizados".

Las zonas alpinas de Suiza son un destino frecuente para los amantes del barranquismo, deporte de riesgo, y son también habituales los accidentes relacionados con esta práctica en el país centroeuropeo.

El peor de las últimas décadas se produjo en 1999, cuando dieciocho deportistas y tres guías de Australia, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Reino Unido y Suiza murieron en una riada cuando hacían barranquismo en el cañón de Saxetbach, en la turística zona de Interlaken (centro del país).

Tras aquel accidente se reforzaron las medidas de seguridad para el descenso de barrancos en Suiza. El cañón de Parlitobel, donde ha ocurrido el siniestro, no es especialmente difícil, es accesible para barranquistas de todos los niveles y aparece en numerosas guías turísticas, según expertos en barranquismo citados por la prensa helvética.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los tres navarros muertos en Suiza fueron arrastrados por una masa de rocas y agua atrapados en una gran tormenta