• miércoles, 21 de abril de 2021
  • Actualizado 03:49

 

 
 

INVESTIGACIÓN

Pudo ser provocado: la Policía detecta, al menos, dos focos de inicio en el incendio de Bera

Si se llegara a demostrar que fue provocado por una persona habría "muchos agravantes".

Agentes de la Policía Foral trabajan en el incendio desatado en las cercanías de Bera. POLICÍA FORAL
Agentes de la Policía Foral trabajan en el incendio desatado en las cercanías de Bera. POLICÍA FORAL

Las causas del incendio que se originó en Bera y que ha calcinado 1.800 hectáreas en Navarra, Gipuzkoa y Francia están siendo investigadas por la Policía Foral que mantiene todas las líneas abiertas, sin que por el momento se pueda determinar si el fuego ha sido fortuito o provocado, aunque parece que la actividad humana está detrás.

Así lo han trasladado a los medios de comunicación el equipo que ha comenzado la investigación de campo en el punto en el que, al parecer se originó el fuego, y donde se está llevando a cabo una inspección ocular técnico policial para determinar si hay pruebas que puedan adjuntarse al atestado.

Al mismo tiempo se están recogiendo las denuncias por los daños causados por el fuego, hasta el momento en dos bordas y otras por animales muertos, a las que se suman daños a la flora que habrá que valorar en coordinación con el Guarderío de Medio Ambiente.

 

Mientras tanto se continúa sobrevolando la zona para establecer el perimetraje y saber fehacientemente cuántas hectáreas se han quemado.

VARIOS PUNTOS DE FUEGO INICIALES

Circulando por la N-121-A (Pamplona-Behobía) sentido norte, el paisaje se va ennegreciendo, pero es al bajar del vehículo cuando el olor a quemado no deja duda de lo sucedido allí unos días antes.

En las proximidades de la cantera antigua de Bera se encuentra el que se ha considerado punto de inicio del fuego, pero no el único, puesto que se ha detectado otro más cerca de Lesaka, y "puede haber más", ha señalado el jefe del grupo de investigación Medioambiental que va a instruir el atestado, David Miqueleiz, quien ha comentado que esos dos puntos pueden apuntar a que la mano del hombre esté detrás.

Eso, ha explicado, puede significar "una conjunción de dos personas o una que se ha expuesto más, pero no nos dice más que eso, parece que no han sido simultáneos, uno avanza más que otro, veremos a ver si está la misma persona detrás". A estas primeras conclusiones se ha llegado por la investigación y aportaciones de algunas fotografías.

En ese primer punto, en la ladera del monte se observan los movimientos del equipo de investigación que tratará de determinar las causas del incendio, una tarea compleja, ha reconocido el responsable de Comunicación de Policía Foral, Mikel Santamaría.

"Qué mas quisiéramos que anunciar un nombre y apellido de un autor, pero en casos así es muy difícil", ha comentado, indicado al respecto que la quema de ribazos o matorral, una práctica habitual en la zona, puede estar en el origen voluntario o involuntario, pero, en cualquier caso, remarca, ese fin de semana estaba prohibida al haber una alerta amarilla por vientos de más de 80 km/h.

Además, ha detallado Miqueleiz, se trata de una zona con "una línea de alta tensión, actividad humana, carreteras... hay muchas cosas, no estamos en la mitad de un prado lo que nos puede llevar a pensar en un cuadro de ganadería, de gestión de pastos, aquí hay mucho más que eso".

Una vez extinguido el incendio, tarea dificultada en este caso por el fuerte viento, comienza la investigación, un "trabajo de equipo, en tierra y aire". Determinar la hora y el lugar en el que comenzó el fuego y "tirar de histórico y de meteorología" son los primeros pasos.

Cuatro personas de la brigada de Protección Medioambiental trabajan en tierra buscando evidencias físicas, los vestigios que deja el fuego, tarea que se acompaña de un trabajo previo de conocimiento de condiciones climáticas y de datos históricos. En este caso es un enclave de Navarra Atlántica, donde hay un histórico claro de la gestión de los pastos.

En la investigación, ha detallado, "una cosa tan sencilla como la humedad del combustible", algo que varía según el mes, permite sacar una "valoración de probabilidad de ignición y si es necesario que haya un calor persistente para que se propague el incendio".

A eso se suman los vestigios que el fuego va dejando en diversos materiales que pueden ser vegetales, inertes o animales. A partir de ahí, con ayuda de unos banderines rojos, amarillos y blancos van señalizando, descartando zonas y ajustando el punto de inicio que "puede dar una motivación". Entonces se da paso a la prueba personal y al trabajo de la policía judicial.

Esa labor se conjuga con "trabajo aéreo, información geográfica, geometría del incendio, testigos...", y en este caso no cuentan con las imágenes áreas del inicio del fuego que ayudan a descartar mucho terreno. El fuerte viento impidió volar y eso dificultó la extinción y complica la investigación.

Esto hace que ahora cobren un valor especial las imágenes que cualquier persona que se encontrara por la zona pudiera tomar en esos primeros momentos. Eso podría dar "pistas" y, sin entrar en detalles, ha apuntado que "algo hay".

A la espera de ver como avanza la investigación, lo que está claro es que fue "incendio importante". A eso añade que no estamos ante un delito medioambiental, sino un delito contra la seguridad colectiva y en esos casos una agravante es que tenga una afectación en el medio ambiente importante.

Si se llegara a demostrar que fue provocado por una persona habría "muchos agravantes: se utilizó un día no propicio para quemar, una intencionalidad, una repercusión en el medio natural, va a existir erosión y se puso en peligro a personas", ha concluido. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pudo ser provocado: la Policía detecta, al menos, dos focos de inicio en el incendio de Bera