• jueves, 08 de diciembre de 2022
  • Actualizado 11:23
 
 

SOCIEDAD

Voluntarios por el mundo: la experiencia solidaria de los estudiantes de la Universidad de Navarra

Varios alumnos de la Universidad de Navarra en colaboración con Tantaka, grupo de voluntariado del centro, han participado estos meses en distintos proyectos de cooperación internacional.

voluntariado Costa de Marfil de la Universidad de Navarra
Alumnas de la Universidad de Navarra durante su Voluntariado en Costa de Marfil

1.499 voluntarios han formado parte de los proyectos impulsados desde Tantaka, el banco de tiempo solidario de la Universidad de Navarra, durante este último curso 2021-22. Algunos estudiantes han aprovechado el verano para completar su formación académica con proyectos de cooperación internacional que se están desarrollando en Guatemala, Ecuador, Uganda, Tanzania y Costa de Marfil. Este programa de voluntariado se ha retomado después de dos años suspendido por la pandemia.

Realizar chequeos de salud, curas, atender y tratar la desnutrición y organizar actividades de prevención, son algunas de las funciones que desempeñan los estudiantes con la población local en cada uno de los proyectos.

Francis Vieira, estudiante de Medicina, acaba de volver de Tanzania. En junio comenzó en el proyecto Rafiki apoyando uno de sus pilares fundamentales: la atención sanitaria básica. "Cuidábamos de bibis y babus (abuelos y abuelas, en swahili). Muchos recibían su primer chequeo básico después de años", dice. “El objetivo de este proyecto es atender al máximo número de personas en las regiones en las que trabajan, y pasar de hacer chequeos cada cinco años a hacerlos semanalmente. Un cambio absoluto en la vida de estos ciudadanos”, expone.

"Lo que más me gustó es que sentí que era la primera vez que mis acciones tenían impacto en la vida de los pacientes", comenta Francis. En el voluntariado, colaboró también con el proyecto de Blue Sky School, una escuela que enseña inglés y que se acerca ya al millar de estudiantes, ayudando en la Enfermería, para que todos los niños tengan un registro de salud y atención continua.

Laura Acebal, alumna de Enfermería, ha realizado una estancia en un hospital en Costa de Marfil. "Trabajamos de ocho a doce y de tres a seis. Los fines de semana aprovechamos para hacer excursiones y visitas a diferentes lugares. Estamos en un hospital, al que vienen pacientes a citas y revisiones. Nos han elaborado un plan muy interesante con el que podemos ir por distintos sitios, farmacias, salas de cura, nutrición y dar sesiones de formación". Laura cuenta que lo que más le sorprendió es la cantidad de niños desnutridos que llegaban. "Los pacientes llegan en un nivel de vulnerabilidad que nunca antes había visto", explica.

Combatir la desnutrición infantil. Este ha sido el principal objetivo del proyecto en el que ha participado Inés Ávila, graduada en Psicología. Inés ha estado casi un mes en Guatemala. Su labor consistió en visitar aldeas y familias e ir tomando registro de cómo estaban comiendo los niños, de cuánto medían o de cuánto pesaban. "A veces, más allá de lo médico, lo que necesitaban las madre era tan solo que les escucharas un rato o que jugaras con sus niños", recuerda.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Voluntarios por el mundo: la experiencia solidaria de los estudiantes de la Universidad de Navarra