PREMIUM  SOCIEDAD

Visitas que valen más que una pastilla: así mejora la vida de los mayores navarros con una curiosa iniciativa

Se trata de un programa que une la atención de personas mayores con las intervencios asistidas con animales, perros en su mayoría.

Uno de los perros realiza una actividad junto a un grupo de personas mayores de una residencia de Pamplona. CEDIDA
Uno de los perros realiza una actividad junto a un grupo de personas mayores de una residencia de Pamplona. CEDIDA  

Un programa implantado hace seis años en Navarra une la atención de personas mayores con las intervenciones asistidas con animales.

Se trata de un proyecto que arrancó en la zona de Baztán, pero que ya se encuentra más extendido y cuenta, entre otros, con el apoyo del Ayuntamiento de Pamplona.

'Visítime, dame tu sonrisa' se trata de visitar a personas mayores que se encuentran en centros de día o residenciales acompañados de perros ya que, según un estudio, la incorporación de animales a la vida de estas personas permite desarrollar actividades con un enfoque lúdico con las que pueden disfrutar y les ayuda a salir de su rutina diaria.

Entre sus beneficios se encuentran una mejora de la calidad de vida de las personas, así como la potenciación de conductas de interacción con el resto de personas que generan alegría, sentimiento de ser querido, etcétera...

Además, el empleo de estos animales en los centros para mayores supone una 'inyección' de autoestima y un estímulo multisensorial que les recuerda a mascotas del pasado, con lo que contribuye de manera positiva a mantener la memorias de las personas ancianas.

Nipón, Cake, Lua, Ur, Ivonne o Inka son algunos de los perros que forman parte del equipo multidisciplinar de Biak Bat, encargados del proyecto. 

Por ejemplo, en el pasado año se pudo realizar actividades en cuatro centros de Pamplona, atendiendo a más de 60 usuarios. Este año la iniciativa ha sido más ambiciosa y se han beneficiado más de 90 personas de de la capital navarra alojadas en seis centros diferentes.

CÓMO ES UNA JORNADA

Cada mañana de visita, el equipo entra al centro generando "sorpresa y animación" por los pasillos hasta llegar a la sala en la que se va a desarrollar la actividad de forma íntegra.

Allí, las personas mayores esperan saludar a cada uno de los participantes y se comienza a trabajar en pequeños grupos

"Se oyen risas, palabras que hacía mucho que no se escuchaban, se observan movimientos de partes del cuerpo que parecían dormidas, respuestas cognitivas que hacía tiempo que no se producían, caricias, miradas...", señalan desde Biak Bat, los artífices de poder unir dos 'mundos' que, aparentemente, parecen tan distintos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Visitas que valen más que una pastilla: así mejora la vida de los mayores navarros con una curiosa iniciativa