PREMIUM  SOCIEDAD

Un dron y una pasión inmensa: dos jóvenes graban desde el aire un espectacular vídeo deportivo en Navarra

Se trata de dos peralteses que han montado imágenes aéreas practicando deporte en los alrededores de su localidad.

Paco Sanz (izquierda) y Jesús Chueca, grabando un vídeo con un dron. CEDIDA
Paco Sanz (izquierda) y Jesús Chueca, grabando un vídeo con un dron. CEDIDA  

Puede parecer que se trata de un anuncio de una gran compañía de artículos deportivos en el que un atleta profesional recorre parajes lejanos para promocionar el último artículo puesto a la venta.

Pero no, las imágenes que está viendo corresponden a los alrededores de Peralta y han sido grabadas y editadas por un joven de la localidad, Jesús Chueca Irisarri, de tan solo 20 años. El muchacho que aparece corriendo y montando en bicicleta es su primo Paco Sanz Irisarri, también de Peralta y estudiante de Traducción e Interpretación en la Universidad del País Vasco (UPV), en Vitoria, aunque ahora mismo se encuentra en Notthingam (Reino Unido), gracias a una beca Erasmus.

Alumno de Ingeniería Industrial en la UPNA, Chueca se interesó hace unos años por el mundo de la fotografía. Con su cámara réflex, además de haber cubierto alguna prueba deportiva, ha grabado más vídeos. Pero Peralta se le quedaba pequeño, tal y como relata. Hasta que se compró su primer dron.

Por sus manos han pasado ya tres, todos de la misma marca, por lo que el manejo es similar. Y gracias a las posibilidades que ofrecen, su uso supuso para él un soplo de aire fresca. Él lo tiene muy claro: "Cuando adquirí el dron, todo cambió, es como si se te abriera otro mundo y lo ves todo desde otra perspectiva".

Es de esa otra perspectiva de la que tanto él como su primo han querido sacar partido para realzar la belleza de la naturaleza que se encuentra junto a su pueblo, a través de un vídeo de cuatro minutos en el que, siguiendo el ritmo de una canción, se ve a Paco Sanz correr y andar en bici por cercos y pistas de tierra.

Precisamente, el tema musical es el gran protagonista del origen del vídeo. "Cuando tuve este último dron, le anime a Paco para que hiciéramos un vídeo y le pedí que me dijera alguna canción que le gustara y que pudiera quedar bien con unas imágenes deportivas. Él me propuso esta, I'm So Sorry, de Imagine Dragons, y me encantó", explica.

TRES DÍAS DE GRABACIÓN

A partir de ese momento, el vídeo fue tomando forma, ya que no se grabó en un solo día, sino a lo largo de tres entre febrero y abril de este año. "El primer día -indica Chueca-, fuimos a ver qué grabábamos. En ese momento inicial, filmamos la parte principal, la del campanario, y subimos también un poco al monte".

Después vino la tarea más ardua, cuando descargaron las secuencias en el ordenador. Pero las imágenes les gustaron tanto que les empujaron a seguir adelante. "El primer día es una locura, porque no grabas lo que quieres y todo te sale mal. Pero a partir de entonces, cuando lo estás montando, ya ves lo que te hace falta, notas los huecos que hay, lo que vas a necesitar y lo que te va a hacer falta", expone.

Con ese objetivo, las siguientes jornadas de filmación contaban ya con un guion, detallado en una hoja de Excel, donde "apunté lo que requería en cada parte de la canción". "Del minuto tal al minuto tal, una secuencia que sea rápida, o una que sea lenta, o una que tenga acción... Y las cosas salieron mucho mejor".

Un hecho que, a tenor del resultado final, no necesita confirmación. El vídeo se publicó en el perfil de Facebook de este joven peraltés el pasado 17 de octubre. En un día, acumuló 1.000 reproducciones. Al segundo día, ya contaba con 2.000 visitas. Y comenzaron a llegar a su vez las felicitaciones. "Yo estudio en Pamplona, pero cuando bajé a Peralta, por la calle me decían que estaba muy bien, y por WhatsApp y Facebook también me escribían para contarme que estaba muy chulo y que nunca habían visto Peralta de esa manera. Ha gustado mucho", subraya.

Y las imágenes siguen su recorrido. "Parece un anuncio, y de hecho lo hablamos con una chica del Ayuntamiento de Peralta que lleva el tema del deporte, por si lo querían usar para promocionar eventos deportivos o el entorno del pueblo. Nos dijeron que les gustó mucho, pero por ahora no ha salido nada más", afirma.

MUCHAS HORAS DE MONTAJE

En el recuerdo queda todo el tiempo invertido para obtener un producto de tanta calidad, como lo demuestra que esos apenas cuatro minutos requiriesen seis horas de filmación y 20 de edición, ya que "lo que cuesta es montarlo en casa, decidir qué hago en cada secuencia, cómo meto las imágenes, cómo hago las transiciones, cómo edito el color, etc.".

Para llegar a ese punto de profesionalidad, no ha habido estudios reglados, sino que todo ha salido del autoaprendizaje, de probar una y otra vez en busca de cosas nuevas. Y del ingente campo de los tutoriales que se extiende en internet. "Al principio -cuenta Chueca-, buscas en YouTube cómo usar el dron y te vas al campo y empiezas a probarlo. Pero la realidad es que es muy sencillo. A cualquier persona le puedes dar un mando y, con la tecnología que hay ahora mismo, lo puede manejar, ya que vuelan solos y tienen hasta detector de obstáculos". Y el precio tampoco es un impedimento, porque "en el rango de 500-1.000 euros, tienes drones que te dan una calidad muy buena de imágenes y que son muy portátiles".

De cara al futuro, el joven peraltés prefiere seguir centrado en sus estudios y mantener la fotografía y el dron como unas aficiones a las que dedicar el tiempo libre. Pero el porvenir en un chico de 20 años es un folio en blanco ávido por que lo rellenen. "Sí que a veces he pensado que ojalá pudiera dedicarme a esto, tener mi propia compañía, con ocho cámaras, con ayudantes, y poder hacer proyectos para marcas o para eventos. De hecho, ya nos ha surgido alguna oportunidad de ir a grabar una carrera, y lo hemos hecho. Algo semiprofesional. Pero, de momento, mi objetivo es terminar la carrera", asegura.

Sin embargo, Chueca y Sanz prevén que volverán a encontrarse en otro vídeo, tal y como anuncian: "Viendo que nos ha ido tan bien, es probable que hagamos alguna cosa más. También en Navarra, aunque quizá en otra zona; en el norte, por ejemplo. Y también de temática de deporte, de aventura, que es lo que más nos motiva a los dos".

HILO NARRATIVO

Para ese futuro vídeo, ya saben en lo que deben esforzarse para obtener réditos similares. "Lo más importante es hacer que las imágenes tengan un sentido, unirlas con un cierto hilo narrativo. No se trata de enlazar sin más ni más escenas corriendo con otras en bicicleta. Hay que crear una historia", resalta.

Y en su caso, encontrar una canción tan potente como la usada. "Este vídeo, si no tuviera esa canción, no hubiera quedado tan bien. El hacer que las imágenes se amoldaran a ella es lo que le da más fuerza", concluye.

El fruto de ese trabajo no deja lugar a dudas de su valía. Quién sabe si en unos años, podremos ver su firma en algún anuncio de una marca importante. Los inicios, al menos, son prometedores.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un dron y una pasión inmensa: dos jóvenes graban desde el aire un espectacular vídeo deportivo en Navarra