SOCIEDAD

El PSN compra el relato de Bildu y justifica ya los asesinatos de ETA dentro de un conflicto con "otras violencias"

Unas jornadas organizadas por el Foro Social Permanente ligado a la izquierda abertzale han contado el apoyo de Inma Jurío, del PSN. 

Jornada 'Hitzorduak-Encuentro entre víctimas de ETA y del Estado', organizada por el Foro Social Permanente en Navarra. MIGUEL OSÉS
Jornada 'Hitzorduak-Encuentro entre víctimas de ETA y del Estado', organizada por el Foro Social Permanente en Navarra. MIGUEL OSÉS

Blanquear a ETA y tratar de equiparar sus atentados y salvajadas a "otras violencias" de manera que parezca que el "conflicto" fue el causante del terrorismo abertzale durante años en la Comunidad foral.

El Parlamento de Navarra con la ayuda, participación y visto bueno del PSN han dado ese paso para tratar de justificar los crímenes terroristas dentro de una estrategia organizada por la izquierda abertzale a través del conocido como Foro Social Permanente, que ni siquiera exige a Bildu que condene los crímenes de ETA ni tiene interés alguno en que se esclarezcan los más de 300 crímenes de la banda asesina vasca sin resolver. 

El show de este jueves en el Parlamento de Navarra ha contado con el apoyo de los socialistas navarros, obcecados por esconder la triste historia de ETA Navarra y conseguir así el apoyo de EH Bildu tanto en Navarra como en España, para que Chivite y Sánchez se mantienen en el poder. Hace unos días, el terrorista Arnaldo Otegi confirmó que exigiría más acercamientos de presos para aprobar los presupuestos. 

También han participado dos víctimas de ETA ligadas ahora a la estrategia de la izquierda abertzale, si bien no se cuenta para estos foros con la opinión de las organizaciones que representan al 99% de las víctimas del terrorismo abertzale, como son Covite en el País Vasco o Anvite en Navarra. 

El acto ha estado dedicado, según los organizadores, a analizar "las oportunidades y dificultades que jalonan el abordaje de la tolerancia como principio motor de interacción social". El ensayo ha tenido lugar a partir de un diálogo cruzado entre víctimas de "violencias antagónicas" protagonizado por María Jauregi, Naiara Zamarreño, Belén Zabala y Olatz Etxabe.

La apertura ha corrido a cargo de Inma Jurío (PSN), vicepresidenta primera de la Cámara, quien ha resaltado la "valentía y generosidad" de las personas invitadas, "dispuestas a compartir sus reflexiones, su realidad y su sufrimiento en un ejercicio de empatía que pretende ser un punto de inflexión, una aportación constructiva a favor de la convivencia". Para Jurío, "encuentros como el de hoy suman, aportan en el camino hacia la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas de todas las violencias".

Para mayor vergüenza de los socialistas, alineados ya con la izquierda abertzale para justificar el terrorismo de ETA, Jurío ha lanzado una velada acusación a Navarra Suma (UPN, PP y Cs), sin atreverse a mencionarles. "Todavía hay formaciones políticas a las que les cuesta escuchar y participar. Queda mucho por realizar y tenemos que seguir al lado de las víctimas", ha manifestado Jurío, que ha afirmado que, por eso, "la mayoría de este Parlamento considera tan importante sacar adelante el primer Plan Estratégico de Memoria Paz y Convivencia en el que trabaja el Gobierno de Navarra". 

Hay que recordar que EH Bildu, partido socio del PSN y de María Chivite, no condena el asesinato de los concejales de UPN Tomás Caballero y José Javier Múgica, entre otros.  

Fernando Armendáriz ha sido el encargado de introducir y contextualizar el diálogo entre cuatro víctimas de "violencias contrapuestas, pero de consecuencias similares en lo que a generación de dolor y quiebra social respecta". "Estamos ante cuatro ejemplos de vulneración de derechos humanos. No es sencillo para ninguna venir aquí y reabrir un sufrimiento que no es fácil de gestionar. Al mismo tiempo, es una oportunidad de empatizar desde sus respectivos dolores. Es lo que pedimos a los grupos parlamentarios, porque esta legislatura reúne todas las condiciones para sentar las bases de la convivencia democrática", ha subrayado.

Igualmente, ha mostrado la disposición del Foro Social Permanente de tomar parte en el proceso participativo para elaborar el Plan Estratégico de Memoria Paz y Convivencia. "Ningún relato puede quedarse fuera. Esperemos que todos los grupos parlamentarios estén representados en la mesa política, porque la sociedad ha dejado patente que apuesta mayoritariamente por el diálogo como único instrumento para solucionar los problemas", ha remarcado.

Naiara Zamarreño, hija de Manuel Zamarreño, concejal del PP asesinado por ETA el 25 de junio de 1998 en Renteria, se ha mostrado partidaria de abrir "vías de escucha y comunicación para generar actitudes conciliadoras a partir del dolor ajeno". "Mi padre, un defensor de la libertad con la palabra, sufrió amenazas durante más de seis meses. Una moto bomba con tres kilos de amonal le causó la muerte al mes de ostentar la concejalía", ha recordado Zamarreño, que ha destacado que "el de mi padre es un caso sin juzgar. Saber qué paso y quién fue el responsable ayuda a cerrar ese capítulo".

"Después del atentado sentí rabia y dolor y pasé años sin hablar euskera porque me parecía una traición, pese a que mi padre me inculcó el amor por la lengua. Hasta 2013 nadie sabía que seguía viviendo en Rentería. No daba mi apellido por miedo al rechazo. De repente, rompí el silencio, me quite esa losa e inicié el camino hacia la convivencia", ha relatado Zamarreño, que ha llamado a los políticos que "os ponéis esa barrera y no escucháis lo que no os interesa" a "escuchar, empatizar y avanzar por las nuevas generaciones".

"Hay responsables políticos que en su momento jalearon la actividad de ETA y esas personas también deben pedir perdón de manera explícita y sincera. El Estado también tiene su papel. Es momento de hablar y de decir que estuvo mal, porque el tiempo se agota", ha recalcado.

Belén Zabala, sobrina de Josu Zabala, asesinado por la Guardia Civil de un tiro por la espalda en fiestas de Hondarribia, ha reconocido que "siempre hemos tenido un apoyo popular terrible, pero eso no borra la impotencia, la rabia y la frustración, que afecta mucho". "Perder a un ser querido de una forma violenta marca, pero los rencores no sirven para avanzar, para crear una sociedad saludable", ha destacado Zabala, quien ha señalado que "a nosotros nos falta el reconocimiento que otros han tenido, nos sentimos judicialmente desamparados. Hace falta una memoria inclusiva, que se sepa la verdad de todos".

María Jauregi, hija de Juan Mari Jauregi, Gobernador Civil de Gipuzkoa asesinado por ETA el 29 de julio del año 2000 en Tolosa, ha recordado que "con 14 años me di cuenta de que podíamos ser objetivo de ETA. Tras el nombramiento de mi padre nos cambió la vida, pero yo no quería dejar el pueblo e ir a Donosti a vivir encerrada y rodeada de guardaespaldas".

"Siempre me han enseñado a respetar los derechos humanos, a respetar al diferente, por eso nunca he sentido odio ni sed de venganza. El odio conlleva más dolor y sufrimiento. Mi padre luchó contra ETA, pero también trabajó para esclarecer los casos de tortura y los asesinatos del GAL. Tuvo que declarar contra Galindo y recuerdo que al llegar a casa tras el juicio dijo que no sabía quién lo iba a matar, si ETA o Galindo", ha recordado.

Olatz Etxabe, cuyo padre fue asesinado por la Triple A -organización terrorista que actuó entre 1977 y 1982- el 5 de octubre de 1975, ha explicado que "hacia las 11 de la noche oímos mucho ruido, bajamos y encontramos a mi padre muerto. A los tres años mataron a mi tía e hirieron a mi tío". "Yo tenía 10 años y mis hermanos 8 y 4. Han pasado 45 años y aunque el dolor desaparece, para cerrar esta etapa nos falta el reconocimiento. No estamos reconocidas como víctimas, parece que no tenemos legitimidad para hablar. Tenemos el reconocimiento social, pero nos falta el institucional", ha reivindicado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PSN compra el relato de Bildu y justifica ya los asesinatos de ETA dentro de un conflicto con "otras violencias"