SOCIEDAD

Nervios, miedo y angustia entre los vecinos de Peralta: "Creo que iremos a peor, va costar mucho bajarlo"

Los peralteses coinciden en que la celebración de las 'no fiestas' ha sido el desencadenante de la situación actual.

Tres vecinas de Peralta visitan a sus conocidos en la residencia de ancianos de la localidad navarra, a horas de ser confinado por los rebrotes de coronavirus tras sus no fiestas. PABLO LASAOSA
Tres vecinas de Peralta visitan a sus conocidos en la residencia de ancianos de la localidad navarra, a horas de ser confinado por los rebrotes de coronavirus tras sus no fiestas. PABLO LASAOSA  

Los habitantes de Peralta no podrán salir del municipio a partir de las 00.00 horas del jueves 24 de septiembre debido al aumento de casos positivos de coronavirus detectados este fin de semana en la localidad navarra.

Sin embargo, muchos de los vecinos han decidido confinarse desde antes en sus casas. Por las calles del pueblo se respira un ambiente de nerviosismo e inquietud entre las pocas personas que pasean por ellas. Muchos locales están cerrados y los que quedan abiertos se encuentran prácticamente vacíos.

"Hasta ahora era algo que veíamos lejos, pero ahora que ya ha llegado y se han determinado las medidas, está la gente bastante asustada. Hay muy poca gente por la calle, Peralta es un pueblo que tiene mucho comercio y por las mañanas hay mucha vida. La poca gente que se ve ahora habla de lo mismo y tiene bastante miedo", dice Iñaki Remírez, vecino de 36 años.

Además, apunta que "se podían haber hecho cosas antes". "El día del Chupinazo", cuenta, "hubo gente con el pañuelo en la plaza almorzando. No puedes obligar a nadie a que se encierre en casa pero sí que se podía haber tenido mas responsabilidad individual. Por parte de las instituciones también deberían haber hecho algo más".

Por su parte, Nerea Ruete Gil, de 33 años, afirma que hay mucha gente indignada: "Creo que en otros pueblos, como las fiestas son en verano, la gente se pudo ir de vacaciones. Pero aquí, como este año han empezado antes los colegios, no se ha podido ir nadie. Igual hubiera sido una buena forma de evitar este repunte".

También incide en que, quizás, un cribado podria haber parado el contagio, ya que "hay mucha gente asintómatica, que es el mayor problema".  

Tres vecinos de Peralta sentados en un banco, a horas de ser confinados por los rebrotes de coronavirus tras sus 'no fiestas'. PABLO LASAOSA

"El ambiente está mal, pero no estamos nerviosos", reconoce José Manuel Osés Osés, peraltés de 76 años.

Este hombre cree que, a pesar de que el aumento de contagios se deba en buena medida a los jóvenes, "un 80%", según él, el otro 20% son adultos que "también han estado haciendo celebraciones a escondidas".

Además, asegura que en las mesas de un bar del pueblo ha llegado a haber hasta ocho personas juntas, a pesar de que las medidas del Gobierno de Navarra señalan que solamente están permitidas las reuniones de seis personas: "La culpa es de quienes no dicen nada".

"Durante las 'no fiestas' había hasta 15 jóvenes juntos haciendo un almuerzo en esta plaza, sin mascarilla, hablando, fumando... Nosotros desde que pudimos salir de casa, nos sentamos los tres (Osés junto con dos amigos) en este banco con la mascarilla, guardando las distancias y aguantando. Esta es nuestra oficina", declara Osés.

Un agente de la Policía Local de Peralta habla con varios vecinos en un bar. PABLO LASAOSA

"LAS 'NO FIESTAS' HAN SIDO UN DESCONTROL"

"Yo estoy preocupada e indignada por el poco cuidado que se ha tenido", lamenta Mari Carmen Arias Diez, de 54 años y vecina de Peralta.

Esta mujer afirma que, a pesar de que le dé "pena" decirlo, "en gran parte es culpa de los jóvenes": "Pienso que no son conscientes del riesgo que hay, que piensan que no va con ellos, y que no va a pasar nada". 

En cuanto al confinamiento, opina que "ayudará a que no se extienda el virus".

Una mujer observa en Peralta un cartel con las medidas de seguridad, horas antes de ser confinados. PABLO LASAOSA

Por su parte, Aroa Osés Castillo, peraltesa de 20 años, afirma que "el ambiente está mal por la irresponsabilidad de muchos, tanto jóvenes como adultos, porque se ha salido en las 'no fiestas' sin control y son las consecuencias de lo que se ha estado haciendo hace unos días".

"Las 'no fiestas' han sido un descontrol", denuncia.

En cuanto a las medidas que se han tomado desde las instituciones, Osés que son muy contradictorias: "No puedo salir del pueblo, pero sí puedo ir al bar a tomarme una cerveza. Con los niños igual, no pueden ir al parque a jugar, pero van 25 juntos a clase". 

Dos peralteses hablan en la calle del pueblo, a horas de ser confinados por los rebrotes de Covid-19. PABLO LASAOSA

Clemente Pardo Crespo, vecino del municipio navarro de 48 años, es dueño de la tienda 'Dulzia', situada desde hace dos años en la plaza Principal enfrente del Ayuntamiento: "Las 'no fiestas' han sido un descontrol. Todos estamos de acuerdo en que han sido el desencadenante de toda esta situación". 

La tienda abre los viernes y los sábados hasta las 22.00 horas, por lo que el propietario afirma haber sido testigo, durante todo el verano, de "comportamientos que no se deberían haber dado".

"No le veo el sentido a confinarnos en el pueblo, no veo que sea la solución. Es obvio que no vamos a estar solo una semana encerrados, creo que iremos a peor y que va costar mucho bajar esto", concluye.

Una mujer pasa por delante de un cartel en el que puede leerse: 'Cerrado por Covid-19'. PABLO LASAOSA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nervios, miedo y angustia entre los vecinos de Peralta: "Creo que iremos a peor, va costar mucho bajarlo"