• lunes, 19 de abril de 2021
  • Actualizado 01:19

 

 
 

SOCIEDAD

Navarra tira a la basura dosis de la vacuna contra el Covid porque sobraban tras inyectar en una residencia de Pamplona

La parlamentaria de Navarra Suma, Cristina Ibarrola, ha destapado esta práctica ocurrida después de que Salud no autorizara a usarlas con otras personas. 

Rueda de prensa para presentar que la primera vacuna del COVID19 se ha puesto en Navarra, en la residencia El Vergel. PABLO LASAOSA
La consejera de Salud, Santos Induráin, y la presidenta, María Chivite, en el acto para presenta la primera vacuna del COVID19 se ha puso en Navarra, en la residencia El Vergel. PABLO LASAOSA

Navarra ha tirado a la basura al menos 4 dosis de la codiciada vacuna contra el coronavirus después de que sobraran al terminar de inyectar a los ancianos de una residencia de Pamplona. 

Se trata de un tremendo escándalo teniendo en cuenta que la vacuna escasea y que esta misma semana la farmacéutica Pfizer sólo ha entregado la mitad de las vacunas previstas a Navarra, por lo que todas las dosis son más necesarias que nunca. 

La denuncia la ha sacado a la luz la parlamentaria de Navarra Suma Cristina Ibarrola durante la comparecencia que ha tenido lugar este martes en el Parlamento de Navarra.

Al parecer, el equipo de vacunación que acudió a la residencia de la capital navarra consultó a los responsables de Salud del Gobierno de Navarra sobre si era posible utilizar las dosis sobrantes entre el personal de la residencia, algo que fue denegado, por lo que esas 4 dosis (vacunas) fueron desechadas y tiradas a la basura, en lugar de servir para proteger a 4 personas más. 

Queda ahora por conocer si esta práctica sin sentido se ha producido más veces en otras residencias y si más dosis de la vacuna de Pfizer han sido malgastadas en Navarra. 

Para entender por qué sobran dosis durante un proceso de vacunación hay que conocer que la vacuna de Pfizer llegar en viales de los que se pueden obtener entre 5 y 6 dosis de la vacuna. Por este motivo, es muy fácil que sobren dosis cuando se acude a una residencia a poner la vacuna, bien porque el número de residentes no es exacto o porque aunque se haya calculado cuántos viales son necesarios, finalmente no todos los mayores pueden o quieren vacunarse en ese momento.

Una vez descongelada la vacuna (se conserva a temperaturas muy bajas) el tiempo de uso es muy limitado, mucho más después de haber comenzado el uso de un vial a temperatura ambiente, por lo que para aprovecharlas hay que hacerlo a los pocos minutos, pero no es necesario tirarlas o eliminarlas

Navarra no ha explicado un protocolo claro sobre qué hacer con esas dosis sobrantes en las residencias y ha optado directamente por tirarlas a la basura, una decisión inexplicable. 

La consejera de Salud, Santos Induráin, ha respondido que no tenía constancia de este hecho, sin aportar más datos y sin poder explicar qué órdenes se han dado a los equipos de vacunación sobre las dosis sobrantes, para evitar que se desperdicien siendo ahora mismo tan necesarias. 

Estas dosis sobrantes han generado diversas polémicas en nuestro país, ya que en otros casos han sido utilizadas por cargos políticos, especialmente alcaldes de municipios

Navarra está vacunando en las residencias de ancianos a los mayores y también en Refena y otros puntos a los trabajadores de estos centros, así como a los sanitarios. 

El Gobierno foral ha sido criticado por la oposición por el escaso ritmo de vacunación, uno de los más bajos de todo el país, con la excusa de guardar una "reserva estratégica", cuando las órdenes desde el Ejecutivo central son las de vacunar con la primera dosis a todas las personas posibles

COMPARECENCIA DE LA CONSEJERA

La consejera de Salud, Santos Induráin, ha señalado que, con las dos vacunas autorizadas hasta el momento -Pfizer y Moderna- se podría llegar a marzo en Navarra con en torno a 41.000 personas vacunadas, con más de 82.000 dosis, "en caso de que no haya más incidencias de suministros y Pfizer, como ha prometido, recupere el ritmo de producción y compense las restricciones del 50% ya esta semana".

Según ha indicado Induráin en comisión parlamentaria, "falta por ver si Pfizer retoma al menos el ritmo normal la siguiente semana con lo que como en todo hay que ser muy precavidos ya que es fundamental garantizar esa segunda dosis a cada paciente".

Induráin, que ha destacado la "enorme complejidad" del sistema de vacunación, ha señalado que el proceso que no debe ser una "competición entre CCAA o países", sino que es "una carrera de fondo, en la que Navarra estará donde tiene que estar".

La consejera ha indicado que "el objetivo estratégico del plan nacional de vacunación Covid-19 habla de llegar al 90% de los centros sociosanitarios, el 70% del personal sanitario y sociosanitario y el 85% de las personas con más de 65 años".

Se ha iniciado la vacunación en el ámbito sociosanitario, ha dicho, unas 13.000 personas. Se inició el 27 de diciembre, termina la primera dosis el 21 de enero y la segunda el 12 de febrero. De 8.800 residentes, hasta el lunes habían recibido la primera dosis 6.669 (76%) y el lunes comenzó la segunda dosis en El Vergel y El Mirador. En cuanto a trabajadores, de 5.871 se han vacunado 4.370 (74,4%). La aceptación en este ámbito, ha dicho la consejera, es "muy alta", del 98%.

En cuanto a grandes dependientes, ha señalado que "son unos 2.000 a los que hay que suma cuidadores/convivientes (más de 562 del SAD) con los que se puede llegar a una población diana de unas 6.000 personas". Se inició la vacunación el 15 de enero y se ha vacunado a 290 personas de un total de 2.032 (14,2%).

En el ámbito sanitario, hay 16.000 profesionales en centros públicos y privados, además de unos 2.000 profesionales de mutuas, odontólogos, fisioterapeuta, farmacéuticos... La primera dosis se puso el 15 de enero y se espera finalizar la vacunación el 22 de marzo. Se han vacunado hasta ahora 2.261 personas, en función de unos "criterios de priorización".

En cuanto a los mayores de 64 años, ha dicho que están incluidos en la segunda fase de vacunación, que comenzará en marzo. "Solo pensando en personas de más de 70 hay 94.865 navarros; entre 70 y 79 años son 53.498; de 80 a 89 suman 32.788 y más de 90 hay 8.601", ha dicho. Otros subgrupos serían personas con condiciones de riesgo, personas que viven o trabajan en comunidades o entornos cerrados, personas de trabajos esenciales...

Según ha dicho, "no está definido aún el criterio aunque parece que hay acuerdo en comenzar como tarde entonces con población mayor de edad, que se puede desagregar en función de la edad (en principio parecen claros que son prioritarios a la vista de datos epidemiológicos, sanitarios y de fallecimientos los mayores de 80 años, pero falta concretar la segmentación dentro del marco común interautonómico) y también con personas con condiciones de riesgo, con priorización según la evidencia en función de la patología".

La planificación, de momento, se ha hecho en base a las vacunas de Pfizer y Moderna, a la espera de que puedan llegar otras vacunas. En Navarra, ha detallado, el sistema puesto en práctica se basa en combinar la administración de las dosis que vayan llegando cada semana con el mantenimiento de una reserva estratégica de al menos dos días -"una vez observado que hay una cierta continuidad de suministros cada semana"- para solventar, ha dicho, cualquier tipo de incidencia y garantizar la segunda dosis en el caso de estas vacunas.

Sobre la Pfizer, ha informado de que cada semana en principio remiten 6 bandejas que darían 5.850 dosis aunque se deja cierto margen para sacar más rentabilidad a cada vial en una sexta dosis en determinadas condiciones de seguridad. "El cálculo más conservador nos lleva a pensar que en este trimestre vamos a poder gestionar cerca de 73.000 dosis para más de 36.000 personas a razón de dos dosis por persona", ha apuntado.

De la vacuna de Moderna llegan desde el Ministerio con una cadencia y por el momento cantidad diferente, ha expuesto la consejera, quien ha precisado que fueron 500 dosis la pasada semana; 800, la próxima; 2.000 el 1 de febrero y 5.900 el 25. "Con esto saldrían 9.200 dosis que darían para 4.600 personas (dos por persona)", ha señalado.

La consejera ha explicado que en esta etapa primera están administrando vacunas una decena de equipos específicos móviles y están formados dos enfermeras y un técnico. Reciben el apoyo durante dos meses al menos de un hospital de campaña móvil cedido por Europa que este martes ha estado en Oronoz-Mugaire.

Además, ha detallado que las instalaciones de Refena han reforzado tanto en dispositivos materiales como en recursos humanos sus dotaciones para, "además de realizar las PRC y la serología, servir de punto centralizado de vacunación masiva de lunes a domingo pensado, en esta fase del plan, sobre todo para personal sanitario y sociosanitario del Pamplona y su Comarca, aunque las citas llegan más allá geográficamente".

Están también los hospitales, "diez puntos de vacunación de gran capacidad en seis hospitales públicos y privados". En esta fase están pensados para vacunar a sus propias plantillas. "Y los 134 centros de salud y consultorios son susceptibles de transformarse en puntos de vacunación o de gestionar este proceso pueblo a pueblo, barrio a barrios, cuando llegue a la fase de población general", ha dicho, para añadir que "de momento no se prevé su utilización con esta finalidad (salvo en algunos casos de grandes dependientes) y sus plantillas (como profesionales de primera línea de riesgo) se están vacunando por un sistema distinto".

Induráin ha comentado que se queda "con la extraordinaria aceptación que la vacuna está teniendo entre los diferentes colectivos a los que se ha ofertado mediante citas". "Es muy superior al 90%, casi del 95%, lo que es muy esperanzador y alentador", ha afirmado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra tira a la basura dosis de la vacuna contra el Covid porque sobraban tras inyectar en una residencia de Pamplona