• lunes, 20 de septiembre de 2021
  • Actualizado 05:00

 

 
 

SOCIEDAD

Polémica con el gerente navarro de un hospital: se vacunó antes que el 70% de sus sanitarios y lo negó

La localidad navarra de Ablitas se siente decepcionada tras volcarse con el navarro José Soto Bonel para recaudar fondos para una investigación contra la Covid-19 en el hospital madrileño que dirige.

El gerente navarro José Soto Bonel del hospital Clínico San Carlos de Madrid. EUROPA PRESS
El gerente navarro, José Soto Bonel, del hospital Clínico San Carlos de Madrid. EUROPA PRESS

El navarro y actual gerente del Hospital Clínico de Madrid, José Soto Bonel, ha saltado a la palestra durante estas últimas semanas después de conocerse que se vacunó de forma 'irregular' contra la Covid-19 mientras el 70 % de su personal aguardaba a las primeras vacunas.

Soto Bonel, natural de Ablitas y también presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), fue 'cazado' en un reportaje emitido en La Sexta en el que puede verse al gerente navarro diciendo que él "se espera al final" momentos después de haberse 'pinchado' la primera dosis.

Precisamente, el navarro tuvo que acudir esta pasada semana al mismo centro, en donde fueron inmunizados unos 600 jubilados de forma irregular, para que le fuera inyectada la segunda dosis.

A pesar de la polémica, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha defendido la vacunación también para los equipos directivos de los hospitales madrileños porque "son personas sometidas a un riesgo alto de contagio", tal y como refleja la encuesta de seroprevalencia realizada en España, que certifica que los directivos contagiados han alcanzado el 24 %, "por encima de otros profesionales médicos".

No obstante, la noticia ha caído como un jarro de agua fría en la localidad natal de este gerente navarro, que siente decepción por la actitud tomada por su vecino.

Precisamente, durante la cuarentena, los vecinos de Ablitas se organizaron para recaudar fondos que apoyaran la investigación que se estaba desarrollando en este hospital madrileño que lidera José Soto Bonel y que perseguía encontrar un tratamiento efectivo contra la Covid-19.

De esta manera, un grupo de voluntarios abrió una cuenta en una sucursal bancaria para que el 90 % de las aportaciones fueran destinadas a este proyecto internacional, promovido por la OMS, cuyo máximo dirigente en España era este vecino de la localidad. El otro porcentaje estaba destinado a la parroquia de la localidad ribera.

Ahora, según ha podido conocer este medio, muchos se sienten defraudados con él después del derroche de solidaridad que se vivió en la localidad navarra durante los días de cuarentena y que tenía como objetivo ayudar a este vecino hasta ahora considerado ejemplar.

José Soto Bonel es actualmente el gerente del hospital Clínico San Carlos (Madrid) desde el año 2001. Es economista, licenciado en Ciencias Empresariales, por la Universidad de Zaragoza y cursó el programa PADI del Instituto de Estudios Superiores de la Empresa en Gestión Sanitaria.

Su salto a la gestión sanitaria se produce en 1985, ocupando puestos de jefe de servicio, subdirector y director de gestión en los hospitales de Pamplona, en la gerencia de Atención Primaria de Navarra, y en el hospital de San Sebastián.

PROYECTO 'SOLIDARIDAD' DEL HOSPITAL CLÍNICO

El proyecto 'Solidaridad', en el que participó este centro madrileño dirigido por Soto Bonel, se basa en la coordinación para recopilar datos científicos sólidos rápidamente durante una pandemia, puede incluir a miles de pacientes en docenas de países y ha sido diseñado para que incluso los hospitales abrumados por una avalancha de pacientes con Covid-19 puedan participar.

En un contexto en que aproximadamente el 15 por ciento de los pacientes con Covid-19 sufren enfermedades graves y muchos hospitales están saturados, la búsqueda de tratamientos no pasa por desarrollar compuestos desde cero, cosa que puede llevar años, sino que los investigadores y las agencias de salud pública están buscando reutilizar medicamentos ya aprobados para otras enfermedades y que se sabe que son en gran medida seguros.

La selección de centros y coordinación del estudio corre a cargo de la Plataforma SCREN, cuya unidad de coordinación se encuentra en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Una de las mayores fortalezas del estudio es su enorme tamaño, lo que permite superar muchas de las limitaciones que pudiera tener un ensayo de este tipo, por ejemplo, el que en unos centros hubiera disponibles unos medicamentos u otros.

También lo es su diseño adaptativo, ya que se irá modificando a medida que se vayan recogiendo datos y generando información, en caso de que ésta permita confirmar o descartar alguna alternativa. De esta manera, se podrá incluir otras opciones en evaluación y, con ello, ofrecer a los pacientes siempre las mejores alternativas posibles.

La información se carga en una plataforma electrónica, donde será analizado por parte de la OMS y evaluado de forma continua por un comité de eficacia y seguridad.

Las alternativas de tratamientos incluían, por aquel entonces, tratamientos solos o combinaciones con efecto antiviral o sobre la inflamación en diferentes cuadros, incluyendo la terapia convencional del centro, añadiendo Hidroxicloroquina, Lopinavir/Ritonavir, Lopinavir/Ritonavir + Interferón beta 1a o Remdesivir.

Sin embargo, muchos de ellos han quedado totalmente descartados después de comprobar su nula eficacia contra el coronavirus.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Polémica con el gerente navarro de un hospital: se vacunó antes que el 70% de sus sanitarios y lo negó