PREMIUM  SOCIEDAD

Urbasa luce el “clavo de oro” como referente de la evolución de la Tierra

La UNESCO ha colocado este hito en una zona de margas de Olazagutía, con asistencia del vicepresidente Ayerdi.

El vicepresidente con especialistas en geología y responsables de la empresa.
El vicepresidente con especialistas en geología y responsables de la empresa.  

Un paraje situado en la parte inactiva de una cantera de margas de Olazagutía, en la ladera norte de la Sierra de Urbasa (Navarra), luce desde hoy la distinción de la UNESCO como hito de “singular relevancia” en la historia geológica de la Tierra, dado que constituye el mejor ejemplo del mundo para estudiar el tránsito entre dos edades geológicas.

En este lugar se ha desarrollado este viernes el acto de colocación del hito o un “clavo de oro”, una placa que lo acredita como ‘sección y punto estratotipo global’ o GSSP otorgada por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS), dependiente de la UNESCO.

Con motivo de este hito, el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, ha recibido a Stan Finney, presidente de la Comisión Internacional de Estratigrafía del organismo internacional, quien en su intervención ha resaltado el interés científico del corte.

También han asistido al acto Jorge Civis, director del IGME, que ha centrado su intervención en el deber de proteger este estratotipo; Josep Pons, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona y responsable del grupo que propuso Olazagutía para el reconocimiento. Otros asistentes han sido Juan Carlos Gutiérrez Marco, investigador del CSIC, y José Pedro Calvo Sorando, secretario general de la IUGS. También han estado presentes José Antonio García, director de la fábrica de cementos Portland Valderrivas, y Francisco Ruiz, director facultativo del centro.

EXCEPCIONAL REGISTRO

En concreto, el corte de Olazagutía permite estudiar el tránsito de cinco millones de años entre los periodos Coniaciense y el Santoniense (dos pisos geológicos del Cretácico superior): clima, seres vivos, minerales, señales geoquímicas, etc).

El valor del estratotipo de Olazagutía se debe precisamente al excepcional y continuo registro geológico, de manera que cada fósil tiene valor científico por la información que proporciona, y no por su valor para el coleccionismo.

El punto carece de interés turístico o divulgativo. Se encuentra dentro del área de explotación, inactiva, de Cementos Portland Valderrivas, que permitirá el acceso a los científicos. Para ello, se ha acondicionado la zona y, a tal fin, el Gobierno de Navarra y el Instituto Geológico y Minero de España han invertido cerca de 17.000 euros, de ellos 9.950 euros aportados por la Administración Foral; valla de protección, aparcamiento, camino de acceso y colocación de dos paneles explicativos

Para estudiar la historia de la Tierra, de 4.600 millones de años, los investigadores localizan lugares (estratotipos) que registren la sedimentación continua y uniforme en determinados periodos de tiempo.

El paraje de Olazagutía se sitúa cerca de las Tres Mugas. En los pisos geológicos del Crétacico Superior, este punto era una plataforma marina, en la que se iban depositando sedimentos, hoy convertidos en margas (rocas sedimentadas compuestas principalmente de calcita y arcillas) distribuidas en capas de 10 a 30 centímetros. Se observa, entre un estrato y otro, la desaparición del bívalvo fósil Platyceramus Undulatoplicatus, cuestión de interés para los especialistas.

En España han otros dos puntos de interés geológico mundial: uno en Fuentelsaz (Guadalajara) y dos en Zumaia (Guipúzcoa). De estos cortes, han acudido al acto Asier Hilario, coordinador científico del Geoparque de la Costa Vasca, y Estíbaliz Apellaniz, del Departamento de Estratigrafía y Paleontología de la Universidad del País Vasco, colaboradores en este proyecto de Olazagutía.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Urbasa luce el “clavo de oro” como referente de la evolución de la Tierra