SALUD

Investigadores de la UPNA trabajan en el uso de vacunas convencionales contra el coronavirus

Su planteamiento consiste en utilizar una vacuna convencional, "preferiblemente bacterianas", que activen el sistema inmunológico.

Test de coronavirus en Refena a personal con sintomatología de profesiones esenciales. GOBIERNO DE NAVARRA
Test de coronavirus en Refena a personal con sintomatología de profesiones esenciales. GOBIERNO DE NAVARRA

Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) trabajan en el posible uso de vacunas convencionales para activar el sistema inmunitario del personal sanitario ante un posible ataque de la COVID-19.

La idea, según detalla en un comunicado el profesor titular de Bioquímica y Biología Molecular de la UPNA, Miguel Ángel Barajas, es "poder vacunar al personal sanitario para que no se contagie del virus, ya que, al activar su respuesta inmunitaria, podría responder de manera más adecuada" a una posible infección".

Su planteamiento consiste en utilizar una vacuna convencional, "preferiblemente bacterianas", que activen el sistema inmunológico de las personas de manera preventiva, ya que Barajas asegura que al ponernos una vacuna "propiciamos que nuestro organismo active una serie de células" que enfrenten al patógeno.

En este proceso el sistema inmunitario genera un "ambiente muy propicio" para desarrollar una respuesta correcta, pero, a juicio de Barajas, el coronavirus genera una "respuesta exagerada" porque nuestro sistema hiperreacciona y el virus "posee una velocidad de replicación superior" a él.

En este contexto, los investigadores creen que es una cuestión de "timing": de "cuándo y con qué amplitud" ocurren los eventos que tienen lugar "durante el desarrollo de la respuesta inmunitaria frente al coronavirus" y utilizarlo para combatir la enfermedad "hasta que la vacuna específica sea una realidad".

Así pues, los investigadores plantean una administración de la vacuna por "vía oronasal", al ser esta una de las principales vías de entrada de la COVID-19, para activar "de manera local" el primer lugar donde el virus va a infectar y sería más fácil atacarlo "antes de que se replicara en concentraciones más elevadas".

El equipo de investigación está liderado por el profesor Barajas junto al alergólogo de la Clínica San Miguel, Alfredo Resano y el inmunólogo e investigador en Estados Unidos Eduardo Huarte, que pretenden poder llevar a cabo un ensayo clínico para probar lo antes posible la efectividad de las vacunas.

Si la idea funcionase, el primer grupo que podría ser vacunado con este sistema "sería el personal sanitario, que es quien está más expuesto al contagio", además de aquellos pacientes que son "asintomáticos" que les podría frenar la "expansión del virus" y ayudarles a desarrollar una respuesta inmunitaria adecuada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Investigadores de la UPNA trabajan en el uso de vacunas convencionales contra el coronavirus