• domingo, 25 de septiembre de 2022
  • Actualizado 10:33
 
 

UNIVERSIDAD

La Universidad de Navarra inviste a sus 271 nuevos doctores, la promoción más numerosa de su historia

Supone casi un 60% más de nuevos doctores que proceden de 23 países diferentes y están repartidos en 15 facultades.

La Universidad de Navarra celebra el acto de investidura de doctores. PABLO LASAOSA 05
La Universidad de Navarra celebra el acto de investidura de doctores. PABLO LASAOSA 05

La Universidad de Navarra ha celebrado este viernes la ceremonia de investidura de nuevos doctores más multitudinaria hasta la fecha. En total, 271 personas pueden llevar el birrete que las distingue como doctores en su especialidad de conocimiento, un 59% más que el año pasado. El aumento se explica por el Real Decreto 99/2011, que extinguió los programas antiguos de doctorado: todos los doctorandos actuales siguen el Plan Bolonia, que organiza el espacio europeo de educación superior.

En total, desde junio de 2015, han defendido su tesis 271 investigadores procedentes de 23 países y pertenecientes a 15 facultades, escuelas e institutos: 29 pertenecen a la Escuela de Ingenieros; 51 a la Facultad de Filosofía y Letras; 89 a Medicina; 23 a Ciencias; 16 a Farmacia y Nutrición; 11 a Teología; 12 a Comunicación; 11 a Arquitectura; 7 a Educación y Psicología; 5 a Derecho; 6 a IESE; 3 a Derecho Canónico; 2 a Eclesiástica de Filosofía; 1 a Económicas; y 5 a Enfermería.

UN DÍA DE FIESTA

Un “día de fiesta” en la Universidad de Navarra, tal y como ha subrayado el rector, Alfonso Sánchez-Tabernero, en su discurso de felicitación, pronunciado en el auditorio del Museo. “Nos sentimos alegres porque habéis llegado a una meta; y esperanzados porque ese trabajo bien hecho es promesa de grandes frutos al servicio de la sociedad”, ha recalcado.

Sánchez Tabernero ha citado a Christian Bobin para bromear sobre la tarea ingente que dejan atrás los nuevos doctores: “Cuando preparaba estas palabras pensaba en que quizá el día que tomasteis la decisión de hacer una tesis no erais conscientes del esfuerzo que iba a suponer. Por fortuna. No en vano ha escrito Bobin que no saben lo que hacen es la frase más inteligente jamás dicha”.

A continuación, les ha recordado su papel fundamental en la Universidad: “Para que exista una auténtica cultura institucional, no basta con que las instancias directivas definan con precisión la identidad y los fines de la organización. Lo que realmente se necesita es que cada miembro, cada profesor, haga suyo el fin institucional de la Universidad. Solo así la identidad teórica será la identidad real, expresada en la vida de la organización”, ha remachado.

GÓMEZ-MONTORO, PADRINO DE LA PROMOCIÓN MÁS NUMEROSA

El profesor de la Facultad de Derecho Ángel J. Gómez-Montoro, padrino de la promoción, ha felicitado a los nuevos doctores por poder vivir “no una alegría pasajera y superficial sino aquella, profunda y serena, que solo se tiene cuando se ha conseguido algo muy valioso y, al mismo tiempo, difícil de lograr”. Asimismo, les ha avisado de que pese al reto que hoy han superado, tienen ante sí uno más ambicioso: “La actividad en la que se lleva a cumplimiento de la manera más plena la misión universitaria: la generación de conocimiento para su transmisión tanto a las futuras generaciones de estudiantes como a la sociedad en general”.

Para ello, les ha recomendado trabajo a largo plazo y humildad intelectual, así como la forja de un pensamiento crítico y propio: “La investigación debe buscar la verdad por encima de todo planteamiento utilitarista (…) ese amor a la verdad lleva a la honestidad en el propio trabajo, a pensar con libertad, sin dejarse arrastrar por modas pasajeras o por lo que se ha venido en llamar lo políticamente correcto, y a buscar el bien común por encima del propio brillo personal”, ha destacado en un discurso salpicado de citas de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, en homenaje a los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes.

El representante de los nuevos doctores, Felipe Jiménez Berrio, ha agradecido tanto a los directores de tesis como a la Asociación de Amigos de la Universidad de Navarra su ayuda: “De nada habría servido nuestro esfuerzo, todos lo sabemos, si no hubiéramos contado con la guía de nuestros maestros, que han hecho posible que hoy estemos aquí”. También se ha acordado de los momentos más difíciles: “En numerosas ocasiones, hemos levantado la mirada hacia el futuro y hemos visto nuestros objetivos como empresas inabarcables”, ha reconocido. “Sin embargo, el deseo de búsqueda de la verdad, el pensamiento de que con nuestro trabajo podríamos contribuir a la mejora de hombres y sociedades, alentó nuestra trayectoria y nos animó a continuar en los momentos más arduos de nuestra tarea”, ha recalcado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Universidad de Navarra inviste a sus 271 nuevos doctores, la promoción más numerosa de su historia