• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 03:42

 

 
 

EDUCACIÓN

La Universidad de Navarra, entre la docencia con distanciamiento social o las clases con pocos alumnos en el aula

El vicerrector de Ordenación Académica destaca que "la docencia personalizada y el asesoramiento van a ser más importantes que nunca".

El vicerrector de Ordenación Académica de la Universidad de Navarra, Pablo Sánchez-Ostiz, ha destacado que "la docencia personalizada y el asesoramiento van a ser más importantes que nunca" en el próximo curso, en el que el centro se plantea dos posibles escenarios: clases presenciales con distanciamiento social, o clases presenciales con parte de los alumnos en el aula y los demás, recibiendo la docencia en otros lugares.

En un comunicado, el vicerrector ha destacado que, en estos últimos meses del presente curso, "hemos vivido un tiempo excepcional, y la reacción de los profesionales y alumnos ha sido también excepcional".

"Lógicamente, hemos tenido problemas y hemos identificado mejoras, pero el compromiso de los profesores ha sido extraordinario. Se ha procurado impartir la docencia con la máxima calidad, priorizando la salud y las situaciones personales. Los alumnos se han comportado también con una gran responsabilidad en medio de serias dificultades. En momentos como este, te das cuenta del compromiso ejemplar de las personas", ha manifestado.

Respecto al próximo curso, Sánchez-Ostiz ha explicado que "estamos analizando con sumo cuidado la evolución de la enfermedad y, en todo momento, seguiremos las recomendaciones sanitarias". "Con los datos actuales, es prudente manejar dos escenarios posibles a partir de septiembre: clases presenciales con distanciamiento social, o clases presenciales con un número reducido de personas en el aula y otras personas, según las circunstancias, recibiendo la docencia en otros lugares", ha subrayado.

En este sentido, ha expuesto que "en marzo, cambiamos de una forma repentina gracias al compromiso y al esfuerzo", pero que, ahora, "queremos construir un modelo con método: introducir la escucha con encuestas a profesores y alumnos, reflexión con expertos, planificación con los centros y formación con los servicios".

En definitiva, ha agregado, "queremos vivir esta situación como una oportunidad para seguir mejorando nuestra docencia". "Tendremos dificultades y limitaciones, no lo neguemos. Pero también es una oportunidad para adaptar nuestra docencia: combinar la presencialidad de la clase magistral con otras metodologías docentes que buscan un desarrollo integral del alumno, sin necesidad de compartir un espacio común", ha planteado.

DOCENCIA EN PEQUEÑOS GRUPOS

Según ha indicado, se va hacia "una docencia en pequeños grupos, donde el alumno adquiere un mayor protagonismo y el profesor tutela su aprendizaje con un nuevo liderazgo". "La docencia personalizada y el asesoramiento van a ser más importantes que nunca. Y aquí tenemos otra nueva oportunidad: aprovechar nuestro conocimiento y experiencia en el trato personalizado, de profesor a alumno", ha manifestado.

El vicerrector de Ordenación Académica de la Universidad de Navarra, Pablo Sánchez-Ostiz. CEDIDA

Por ello, ha considerado que "con las oportunas medidas, este modelo es compatible con nuestra filosofía de vivir el campus con clases, conversaciones con los profesores y alumnos, vida cultural, solidaridad, etc.".

Respecto a los estudios de Grado, el vicerrector de Ordenación Académica de la Universidad de Navarra ha argumentado que "para dar seguridad en estos escenarios, se ha decidido mantener los planes docentes y la distribución de horarios". También se ha reducido a cinco horas por ECTS (crédito) la carga de docencia presencial física (en el aula, para el alumno).

Según ha añadido, "estas medidas tienen por objetivo que no aumente la carga de trabajo del profesor ni del alumno". "Podremos aprovechar las horas no ocupadas para realizar otras actividades de manera remota (clases síncronas o asíncronas, seminarios, trabajos a distancia, casos prácticos, etc.)", ha alegado.

REALISMO Y FLEXIBILIDAD

Asimismo, Pablo Sánchez-Ostiz ha invitado a los profesores a "vivir este tiempo con realismo, flexibilidad y ganas de pasarlo bien". "Yo, personalmente, he aprendido mucho de mis colegas y alumnos. Sugiero también que, con imaginación y talento, reinventemos nuestro modo de impartir docencia", ha subrayado.

A su juicio, "esta crisis nos ha enseñado que la solución no es tecnológica, ya que la docencia digital tiene límites". "Hemos aprendido que la clave está en apoyarnos en las herramientas tecnológicas (el Aula Virtual de ADI, Google Meet, Panopto), pero superándolas con nuevas didácticas. Hay muchas y muy variadas, que se adaptan bien a un estilo docente propio, según las características de cada profesor y asignatura", ha remarcado.

Por último, el vicerrector ha afirmado que "tanto los centros como los servicios están trabajando en un plan de ayuda al profesor". "El servicio de Calidad e Innovación impartirá desde el 1 de junio y durante tres semanas un plan de formación a profesores y personal de administración y servicios; la biblioteca y Eunsa están a disposición de los centros para crear recursos electrónicos de asignaturas y manuales; IT Services está diseñando el plan de necesidades tecnológicas; y Ordenación del Campus analiza las nuevas condiciones de espacios para que la docencia sea la más adecuada", ha detallado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Universidad de Navarra, entre la docencia con distanciamiento social o las clases con pocos alumnos en el aula