SOCIEDAD

La ardua lucha de una familia de Villava para tratar de unir a tres hermanos nacidos en Ucrania

Hace unos años, Javier y Eva adoptaron a dos niños de Ucrania, pero ahora pelean por conseguir reagrupar a estos dos jóvenes con su otro hermano, de 27 años.

Daniel y Javier se reúnen con el consejero Santos para tratar la delicada situación que vive esta familia en Villava. GOBIERNO DE NAVARRA
Daniel y Javier se reúnen con el consejero Santos para tratar la delicada situación que vive esta familia en Villava. GOBIERNO DE NAVARRA  

Amaia y Unai tienen 17 y 18 años, respectivamente. Ambos nacieron en Ucrania y fueron adoptados hace años por Javier y Eva, navarros residentes en Villava.

Ahora, esta familia lucha por conseguir que un tercer hemano, Daniel, de 27 años de edad, sea regularizado en España. Daniel no fue adoptado en su momento, junto a Amaia y Unai, por imposibilidad legal en aquel momento. El consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos, se ha reunido con Javier y Daniel para escuchar el caso y trasladarles el respaldo del Gobierno de Navarra.

El caso se remonta años atrás, cuando esta familia localizó a Daniel en Ucrania. El tercer hermano, el mayor, que no fue adoptado por esta pareja de navarros, vivía en su país de origen, donde ha cursado estudios de Ingeniería Industrial. La familia colaboró económicamente con él, y, finalmente, decidió acogerle tras empeorar su situación laboral en Ucrania.

Actualmente, Daniel lleva mes y medio en Navarra, y vive con su familia en Villava, donde se encuentra empadronado. Su objetivo es construir un proyecto de vida y labrarse un futuro mejor que el que tendría en su país de origen, haciéndolo además junto a sus hermanos biológicos, Amaia y Unai.

Sin embargo, se topa con las trabas burocráticas de la actual legislación estatal en materia de extranjería, que le impiden trabajarse o cursar formación reglada. Mientras tanto, Daniel acude a clases de castellano en una entidad social situada en San Jorge.

DIVERSOS INTENTOS SIN ÉXITO

Hasta el momento, se ha tratado de obtener un visado de trabajo, que le fue negado a pesar de que existía una oferta laboral para Daniel; se ha intentado que se le considere refugiado político; y exploran como última opción el reagrupamiento de Daniel.

Esta posibilidad podría cumplir con el artículo 8 del Convenio de la Haya, ejerciendo como reagrupante de Daniel su hermana Amaia, menor de edad. Esta vía se encuentra ahora mismo siendo estudiada por UNICEF y por el Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, y es la que esta familia plantea llevar incluso a los tribunales europeos.

Desde la Dirección General de Políticas Migratorias del Gobierno de Navarra, parte del departamento que dirige Eduardo Santos, se ha mostrado el respaldo de la administración foral a esta familia, al tiempo que desde la Sección de Acogida de dicha dirección general se les han ofrecido algunas alternativas posibles en este periplo legal.

Eduardo Santos ha señalado que “la legislación debe ser flexible y humana, y tener en cuenta que hay casos como este en el que las trabas burocráticas están impidiendo lo que cualquier persona entendería como lógico y normal”. “Deseo toda la suerte a Daniel y a su familia en este intento de forjarse un futuro, aportar el máximo al bien común de Navarra y compartir su tiempo con la que, a todas luces, es su familia”, ha señalado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La ardua lucha de una familia de Villava para tratar de unir a tres hermanos nacidos en Ucrania