PREMIUM  SOCIEDAD

Un tudelano realiza un masaje cardiaco a un hombre infartado en plena calle y le salva la vida

Entre su actuación y la de los agentes de la Policía Municipal que llegaron después, el hombre pudo ser trasladado con vida hasta el hospital.

Una persona practica un mensaje cardiaco. ARCHIVO
Una persona practica un mensaje cardiaco. ARCHIVO  

Este martes por la mañana, la Policía Municipal de Tudela informaba a través de su perfil de Twitter de que varios de sus agentes habían iniciado una reanimación en una persona que se encontraba en parada cardiorrespiratoria en una calle de la capital ribera.

Sin embargo, ellos no fueron los primeros que comenzaron a salvar la vida a este hombre de 57 años, sino que fue un tudelano que pasaba por esa zona justo después de que se iniciara el infarto, el que se dedicó a realizarle la reanimación cardiopulmonar. Quizá por desconocimiento, la Policía Local no incluyó esta información en su tuit.

Francisco Carrtero Alberdi, nacido en Tudela hace 32 años y ahora vecino de Fontellas, circulaba en su coche junto con su mujer, Amaya García Rubio, cuando se encontraron con una impactante escena en la confluencia de las calles Dominicas, Díaz Bravo y la carretera de Alfaro. "Habíamos estado cenando en Tudela y nos volvíamos a Fontellas cuando vimos a una chica haciendo señas con el brazo, junto a una persona tumbada en el suelo", explica.

La mujer era la sobrina del hombre, que hacía apenas medio minuto había empezado a sufrir una parada cardiorrespiratoria. "Al ver que levantaba la mano, me lancé como un rayo con el coche; aparqué, puse los intermitentes y salí a ayudarlos", relata Carretero, que lo primero que hizo fue abrirle las vías respiratorias y comenzar a realizarle la reanimación cardiorrespiratoria (RCP).

"La mujer estaba como en shock. Había llamado a su madre, pero aún no habían avisado a los servicios de emergencia y, además, le estaba sujetando la cabeza al revés. Mientras yo le empezaba a hacer el masaje, mi mujer llamó al 112 y pidió que vinieran las asistencias", indica.

Los agentes llegaron tres minutos después, un tiempo que puede parecer escaso, pero que en estos casos puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. "Vi que estaba con una respiración agónica, en la que, aunque parece que está respirando, en realidad no es así. Es como lo que le sucede a un pez fuera del agua, que pese a los reflejos o a los instintos que tiene, no puede respirar. Da una falsa sensación de que respira. En un momento, lo pusimos en la posición lateral de seguridad, pero vi que no salía de esa respiración agónica, por lo que lo volví a tumbar y continué con la RCP", detalla.

DESFIBRILADOR EXTERNO

Cuando llegaron los policías, al hombre lo habían vuelto a voltear, porque parecía que respiraba, según apunta Carretero. "Desde ese momento, se encargaron ellos, ya que en uno de los dos vehículos contaban con un desfibrilador externo (DESA), un aparato que mide la actividad eléctrica del corazón. Es semiautomático, así que tú solo tienes que darle a un botón cuando te dice que la descarga está aconsejada", afirma.

Los momentos de tensión en ese instante aún no habían acabado. El hombre seguía tendido en el suelo, y los agentes le desabrocharon la ropa para colocarle las pegatinas. "Cuando le pusieron el DESA, se vio que el corazón estaba fibrilando. La fibrilación es cuando el corazón, en lugar de su movimiento característico, está como vibrando, con una actividad eléctrica desordenada, por lo que no es capaz de bombear sangre. Por ello, lo que hace el desfibrilador es darle una descarga eléctrica que reinicia su acción normal", expone.

"Al hombre lo sometieron a dos descargas -asegura Carretero-, porque a la tercera, el DESA dijo que la descarga no era aconsejable. Y después llegó la ambulancia y los sanitarios, que tenían un equipo mejor de reanimación y que le pudieron inyectar adrenalina. Uno de los policías dijo que tenía pulso, pero yo creo que era inducido por la el compresor torácico, llamado LUCAS, que le pusieron el llegar la ambulancia, ya que tiene un pequeño monitor que muestra la actividad del corazón, y en él no se veía la dualidad típica".

Carretero, ingeniero técnico industrial, manifiesta que él y su mujer llegaron en el momento justo, porque el masaje cardiaco que le dio al hombre "seguro que marcó una diferencia importante". Esa formación la había adquirido hacía años, cuando ejercía como monitor en un grupo juvenil de tiempo libre, aunque tenía la información muy actualizada, ya que hacía menos de un mes que había asistido a un curso sobre el DESA en Cruz Roja.

UNA FORMACIÓN NECESARIA

Y después de lo vivido el lunes por la noche, no tiene ninguna duda en recomendar cursos como este y otros sobre primeros auxilios. "Lo digo con rotundidad: sí y sí. Son ocho horas de formación y la diferencia es muy grande, ya que puede significar la vida de una persona y nunca sabes cuándo te va a pasar algo así. Además, no es una formación árida, sino que es teorico-práctica. El último curso que realicé costaba algo más de 100 euros, pero en mi caso estaba subvencionado. Pero aunque no hubiera sido así, ¿qué son 100 euros frente a la vida de una persona?", se pregunta.

Actualmente, hay colegios que imparten en sus aulas una formación en primeros auxilios que puede resultar vital en el momento preciso. Si no, que se lo digan al hombre que el pasado año sobrevivió en Pamplona gracias a que su hijo, de 15 años, le realizó las maniobras de reanimación cardiopolmunar que había aprendido en clase.

Para Carretero, esa formación debería ser obligatoria en todos los colegios, porque su importancia es enorme. "Son solo ocho horas lectivas, y eso en un curso supone solamente un día de clase", alega.

Sobre la evolución del hombre al que ayudó, que fue trasladado al hospital Reina Sofía de Tudela, se alegra de que haya sobrevivido. "Yo pensaba que iba a morir, porque por las cicatrices que tenía parecía que había sido operado de corazón. Y se lo veía muy débil. Así que me alegro mucho de que su corazón siga latiendo", concluye.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un tudelano realiza un masaje cardiaco a un hombre infartado en plena calle y le salva la vida