SEMANA SANTA

Tudela venga la traición de Judas a Cristo: su Volatín más tecnológico arde ante una abarrotada plaza de los Fueros

Se trata de una fiesta declarada de Interés Turístico Nacional y que data de 1732 por las compras de material que quedaron documentadas.

Blanca Aldanondo, Luis Durán, Diego Carasusán, pregoneros de 2017 junto a Jesús Marquina, pregoneros del Volatín de 2016 en en Tudela. FOTO: JESÚS MARQUINA.
Blanca Aldanondo, Luis Durán, Diego Carasusán, pregoneros de 2017 junto a Jesús Marquina, pregoneros del Volatín de 2016 en en Tudela. FOTO: JESÚS MARQUINA.  

Tudela ha revivido esta mañana de Sábado Santo la celebración del Volatín, un acto que simboliza el ahorcamiento de Judas por haber traicionado a Jesús y del que hay constancia de que ya se celebró en 1732 por las compras de material para construirlo que quedaron documentadas.

Este año, la Puerta del Juicio ha sido protagonista, con la lectura del pregón por parte de Luis Durán, Blanca Aldanondo y Diego Carasusán

"La Puerta del Juicio lleva más de 800 años a los pies de nuestra Catedral. Ocho siglos de sol, lluvia y Cierzo que han hecho brotar en su rostro multitud de arrugas en forma de grietas que ahora, por fin, parece que se van a maquillar", ha comenzado leyendo Luis Durán

Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, el Volatín es un muñeco o pelele de madera, con brazos y piernas articulados, vestido de forma burlesca y con un puro-petardo en la boca, que realiza movimientos frenéticos hasta que queda destrozado.

En esta ocasión, el Volatín ha estado vestido con una peluca negra de rizos y su cuerpo ha sido cubierto con un traje que simulaba un teléfono móvil de última generación en el que podía leerse la hora (10:00) a la que el muñeco iba a ser prendido.

En la plaza de los Fueros se han congregado cientos de tudelanos que un año más han acudido a este acto tradicional acto de la Semana Santa en la Ribera.

Previamente, se ha procedido a leer un pequeño pregón por parte de los autores del libro "La Puerta del Juicio". Cada año, algún personaje peculiar o famoso se encarga de leer este pequeño texto. 

Terminado el pregón, es cuando se coloca el muñeco en su eje en un balcón de la Casa del Reloj y se prende la mecha de su enorme puro-petardo, para que la explosión destroce sus ropajes, momento a partir del cual es zarandeado una y otra vez hasta que lo que queda de su traje cae al suelo, y un operario se encarga de rasgar y arrojar lo que por sí solo no cae.

Su 'muerte' ha dado da paso a los miembros de la Orden del Volatín, organizadora del acto, que han lanzado entonces caramelos y balones a los tudelanos congregados en la plaza de los Fueros de Tudela.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tudela venga la traición de Judas a Cristo: su Volatín más tecnológico arde ante una abarrotada plaza de los Fueros