• lunes, 24 de enero de 2022
  • Actualizado 18:55

 

 
 

SOCIEDAD

Tudela amanece con más de 20 calles anegadas por el agua y la crecida del Ebro

En algunas calles del Casco Antiguo se han registrado hasta medio metro de agua por la entrada del río en la ciudad. 

Vista de la ciudad de Tudela, anegada por el agua desde primeras horas de este domingo. CEDIDA
Vista de la ciudad de Tudela, anegada por el agua desde primeras horas de este domingo. CEDIDA

Tudela ha amanecido este domingo con una veintena de calles del Casco Antiguo completamente anegadas por el agua debido al desbordamiento del río Ebro a su paso por la ciudad, algo que se había visto en Pamplona y en otros puntos de Navarra en los días anteriores. 

La punta de la crecida, según ha informado el Jefe de la Policía Local, Juan Cruz Ruiz, se esperaba para las 9:00 horas, momento en el que sistema de medición instantánea de la Confederación Hidrográfica del Ebro ha registrado 2.169 metros cúbicos por segundo y una altura de 5,97 metros.

No obstante, no se descarta que el caudal del río Ebro a su paso por la capital ribera pueda seguir creciendo algo más a lo largo de la mañana, si bien el Jefe de la Policía Local ha señalado que esperan que "a partir de ahora la situación se tranquilice durante unas horas antes de que comience a descender el caudal del río Ebro”.

Hasta más de un metro de altura de agua se han registrado en algunas zonas del Casco Antiguo, donde los vecinos se han visto obligados a quedarse en sus domicilios. Aquellos que deban salir de sus viviendas por algún motivo deberán utilizar las barcas que está ofreciendo Protección Civil.

El Ebro comenzó a desbordarse ayer sábado en la capital ribera por la zona del paseo del Prado y las piscinas municipales, comenzando a salir agua por el casco antiguo y provocando los primeros cortes de calles y carreteras. Una crecida que esta mañana se ha extendido por todo el paseo Pamplona, la calle Terraplén y parte del casco antiguo.

El río lleva en estos momentos (10.00 horas) una altura de 6,08 metros y arrastra un caudal de 2.635 metros cúbicos por segundo, manteniendo un carácter ascendente, según los datos del Sistema Automático de Información Hidrológica de la Confederación Hidrológica del Ebro.

Según ha informado el Gobierno de Navarra en su perfil de Twitter, en Castejón el pico de la crecida del Ebro se ha alcanzado esta noche a las 22.30 hora con un caudal 2.500 m3/s. La punta está llegando en estos momentos a Tudela y, según la CHE, se prevé una avenida algo inferior a las de 2015 y 2018, que fueron de 2.691 y 2.682 m3/s.

El Ayuntamiento de Tudela activó a última hora de la tarde del sábado el nivel 2 de emergencia de inundaciones tras superar el Ebro los 2.300 metros cúbicos por segundo a su paso por la ciudad y al preverse graves desbordamientos.

Además, esta madrugada, el puente sobre el río Ebro se ha cortado al tráfico sobre las 2:55 horas y poco más de media hora después se ha cerrado también a la circulación el paseo de Pamplona. Por esta razón, desde la Policía Local han recomendado a los vecinos de Tudela que eviten ir en vehículo al centro de la ciudad.

Durante la jornada del sábado, varios vecinos propietarios de huertos y fincas en las inmediaciones del río trasladaron sus animales hasta la plaza de toros, habilitada por el Ayuntamiento de Tudela como refugio.

Siguen también dispuestas cerca de 40 plazas en el albergue municipal por si se necesitaran desde el área de Derechos Sociales, al haberse desalojado casetas de la Mejana y Mosquera.

La crecida del río Ebro y sus afluentes a causa del temporal de lluvias ha provocado inundaciones asimismo en otras localidades de la Ribera de Navarra y Zona Media.

Se ha visto especialmente afectada la localidad de Funes, donde la parte nueva del municipio y el polígono industrial están completamente anegados. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tudela amanece con más de 20 calles anegadas por el agua y la crecida del Ebro