PREMIUM  SOCIEDAD

Navarra premia la solidaridad de una de las instituciones más conocidas por su lucha contra la pobreza

Al premio se habían presentado 35 candidaturas, "un rotundo éxito tanto por la calidad como por la cantidad", han valorado los miembros del jurado.

El Parlamento de Navarra visita la nueva sede de Traperos de Emaús CEDIDA 2
El Parlamento de Navarra visita la nueva sede de Traperos de Emaús CEDIDA 2  

La organización Emaús Internacional ha ganado por unanimidad el Premio Internacional Navarra a la Solidaridad, que reconoce la labor voluntaria de personas y entidades en el ámbito de la Cooperación Internacional al Desarrollo y en la lucha a favor de los sectores sociales y países más desfavorecidos

Así lo ha dado a conocer el presidente del Jurado de esta XVII edición del premio, Miguel Induráin, quien ha comparecido junto al vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Miguel Laparra; y el director comercial de Laboral Kutxa, Javier Kortajarena.

Creado por el Abbé Pierre en 1971, Emaús Internacional está formado por 350 organizaciones miembros que trabajan en 37 países de África, América, Asia y Europa, con el doble objetivo de luchar a escala local por el acceso de todas las personas a los derechos humanos fundamentales mediante la realización de actividades económicas con los más excluidos de la sociedad, y a escala internacional demostrar con iniciativas colectivas que existen alternativas creíbles a las situaciones de injusticia. 

Al premio se habían presentado 35 candidaturas, "un rotundo éxito tanto por la calidad como por la cantidad", han valorado los miembros del jurado, de las que siete resultaron finalistas: Aldea Global; Asociación de Comunicadores Sociales Calandria; Asociación Desarrollo Económico Social (ADES); Diandé África; Emaús Internacional; Fundación Vicente Ferrer; y Redes de Desenvolvimiento Da Maré.

Finalmente ha sido Emaús Internacional la que, por unanimidad del jurado, se ha hecho con la XVII edición del premio, dotado con 25.000 euros, una elección que Laparra ha valorado tras glosar la labor de esta organización que directamente beneficia a 100.000 personas e indirectamente a millones en todo el mundo.

"La dimensión humanista" del proyecto, conocido por trabajar con reciclaje de residuos urbanos, por la defensa del medio ambiente y por plantear modelos económicos orientados a que cada persona viva de su trabajo dignamente, es el principal valor que se ha tenido en cuenta al designar como ganador a Emaús Internacional. 

Laparra ha destacado la dimensión internacional de Emaús, que como movimiento nació ya hace 50 años aunque la organización se creó en 1971, y ha incidido en que se ha valorado "la relevancia de la dimensión humanista de transformación social y de lucha contra la pobreza a nivel internacional".

A ello se suma "la defensa del medio ambiente a partir de la promoción de la economía social y solidaria en la que la creación de empleo para las personas más desfavorecidas, muchas de ellas migrantes, es un aspecto esencial".

Ha subrayado también la "destacable adecuación que a nivel local tienen sus proyectos en cuanto a las cuestiones sobre las que se actúa en cada sitio y los elementos de denuncia y acción política", aunque la dinámica de Emaús Internacional "trasciende su propia acción sobre el terreno, y plantea modelos económicos orientados a que cada persona viva de su trabajo dignamente".

Como ejemplo, en Pamplona es conocida la organización por su trabajo con el reciclaje de residuos urbanos, aunque en otros contextos internacionales y de mayor pobreza sus proyectos plantean el abastecimiento de agua potable, infraestructuras sanitarias básicas y actuaciones de muy diverso tipo.

La candidatura ganadora había sido propuesta por la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS Navarra), ha informado el Ejecutivo foral, impulsor del premio, que recuerda que el movimiento Emaús nació en 1949 del "encuentro entre personas conscientes de su situación privilegiada y de sus responsabilidades sociales frente a la injusticia y hombres que ya no tenían una razón para vivir".

Decidieron unos y otros aunar sus voluntades y esfuerzos para ayudarse mutuamente y socorrer a quienes sufren, en el convencimiento de que salvando a los demás puede salvarse uno mismo. Con este objetivo se han constituido comunidades que trabajan para vivir y dar. Además, se han formado grupos de amigos y voluntariado que luchan en el plano público y privado.

La entidad trabaja en países de todo el mundo en ámbitos como la pobreza, medio ambiente, o economía productiva alternativa para evitar desigualdades sociales.

En anteriores ediciones el Gobierno de Navarra ha otorgado este reconocimiento a organizaciones y personalidades de varios continentes, con perfiles muy variados, como el Premio Nobel de la Paz Muhamad Yunus; las Hermanas Misioneras de la Caridad de Calcuta; el Servicio Jesuita a los Refugiados; Uganda Network of Aids Service Organisations (UNASO); la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, o el profesor Manuel E. Patarroyo Murillo. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra premia la solidaridad de una de las instituciones más conocidas por su lucha contra la pobreza