SOCIEDAD

Una medida "disparatada y discriminatoria": los transportistas se muestran contrarios al peaje de la N-121-A

Anet y Tradisna han afirmado que se trata de "una medida política y populista".

Un camión circulando por una carretera. ARCHIVO
Un camión circulando por una carretera. ARCHIVO  

La Asociación Navarra de Empresarios de Transporte por Carretera y Logística (Anet) y la Asociación de Transportistas de Navarra (Tradisna) ha afirmado que la decisión del Gobierno de Navarra de implantar peaje para vehículos pesados en la N-121-A es una medida "disparatada y discriminatoria".

Ambas asociaciones han explicado en un comunicado que el Gobierno les ha trasladado este mismo miércoles a la mañana la decisión en una reunión que ha sido "meramente informativa, en la cual no hemos podido alegar nada, dado que era una medida ya impuesta".

Anet y Tradisna han afirmado que se trata de "una medida política y populista que no obedece a ningún criterio técnico ni objetivo, sabiendo además que nuestro sector no es el responsable de la siniestralidad de esta vía".

Por ello, las dos entidades han mostrado su "rotunda oposición a la implantación de dicho peaje, del cual no nos han informado ni dónde, ni cuándo, ni sobre todo cuánto nos costará".

"No entendemos cómo esta medida se impone sólo al tráfico pesado y no también al ligero, ya que el 72% de los vehículos que circulan por la N-121-A son turismos", ha indicado.

Desde Tradisna y Anet consideran que esta medida "es disparatada y discriminatoria dado que afectará en mayor medida a las empresas y autónomos navarros".

"Para cobrar al transporte pesado que vienen de fuera de Navarra, van a perjudicar a todo el sector de la Comunidad foral. ¿Y qué pasa con aquel transportista de la zona?", han planteado.

Asimismo, han señalado que "esta medida puede tener consecuencias legales importantes, como está ocurriendo con los peajes de la NI en Guipúzcoa".

"Volvemos a incidir en que el sector del transporte ya está aportando lo suficiente a las arcas forales vía impuestos, con más de 250 millones de euros. Las infraestructuras son un tema social y por lo tanto deben de estar recogidas en los Presupuestos del Gobierno de Navarra, los cuáles este año no reflejan la inversión necesaria para el mantenimiento de todas las carreteras", han asegurado.

Además, Tradisna y Anet han defendido "lo estratégico de nuestra actividad, sobre todo en estos días ante la situación de emergencia social que estamos viviendo por el COVID-19".

"Tanto los supermercados como las materias primas necesarias para la industria, y los productos terminados necesitan de nuestra actividad. Somos imprescindibles, y medidas como esta dificultan nuestra actividad y el desarrollo económico de Navarra", han destacado.

Las asociaciones han asegurado que, "tal y como han manifestado Policía Foral y Gobierno de Navarra en repetidas ocasiones, el verdadero foco del problema en la N-121-A se encuentra en la velocidad inadecuada, el consumo de alcohol y drogas y en la ansiedad por adelantar indebidamente al vehículo pesado para llegar unos minutos antes al destino".

Tradisna y Anet han señalado que están observando "un incremento de gasto social en distintas partidas presupuestarias (Educación, Salud, Derechos sociales...), que entendemos necesario, pero nos preocupa que no se contemplen las infraestructuras como un beneficio para la sociedad".

Además, han asegurado que en los últimos años los datos del Gobierno de Navarra muestran unos superávits de 241 millones en 2017, 116 millones en 2018 y en 2019 101 millones, tras reducir en 148 la deuda.

Las dos han asociaciones han planteado que, "dado el alcance del problema, la afección social por el estado de las carreteras y la falta de desarrollo de nuevas vías", los partidos adopten un pacto para hacer frente a este reto.

"Este problema debe ser acometido con los Presupuestos de Navarra con un acuerdo de partidos políticos para tener compromisos superiores a una legislatura. Una planificación estratégica y definitiva es la única solución", han asegurado.

"NO SON UNA MEDIDA DISUASORIA"

El sindicato Hiru ha mostrado su "total" rechazo a los peajes a vehículos pesados en la N-121-A anunciados por el Gobierno de Navarra y ha afirmado que "no son una medida disuasoria, tal y como se ha demostrado en la N-1, sino más bien la manera en la que los transportistas repagamos las infraestructuras".

A su juicio, "está claro que no se van a mejorar los datos de siniestrabilidad".

Para Hiru, "tras la excusa de impulsar el transporte ferroviario, el Gobierno de Navarra quiere esconder la absoluta dejadez a la que ha condenado a los pueblos de la zona, haciendo escasas inversiones en mejorar la carretera y no potenciando un transporte público de calidad".

"¿Qué tipo de peaje quieren instaurar?, ¿Dónde?, ¿Qué coste tendrá para los ciudadanos y para los transportistas?", se ha preguntado el sindicato, que ha criticado que desde el Gobierno foral no ha habido "ni una palabra sobre cómo pretenden gestionar este despropósito".

En opinión de Hiru, "es evidente que el peaje no sólo afectará a los transportistas foráneos, sino que, como sucede en la N-1, al final los más afectados seremos los transportistas navarros".

Y ha señalado que "estamos hartos de que no se tomen medidas de mejora integral del transporte de mercancías por carretera y lo único en lo que piense el Gobierno sea en recaudar a costa del repago que los transportistas navarros vamos a tener que hacer de esta infraestructura".

"Las carreteras son infraestructuras públicas, por lo que deberían sufragarse mediante impuestos y no hacer pagar a un único sector el coste de las mismas a causa de una mala gestión de las administraciones", ha reivindicado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una medida "disparatada y discriminatoria": los transportistas se muestran contrarios al peaje de la N-121-A