PREMIUM  SOCIEDAD

Los técnicos navarros que atienden a personas con graves conflictos trabajarán siempre con otros compañeros

Los cambios en el Servicio de Atención Residencial buscan asegurar la presencia de dos profesionales por turno para evitar posibles situaciones de peligro y mejorar su calidad.

Imagen de un pasillo de un centro residencial ARCHIVO
Imagen de un pasillo de un centro residencial ARCHIVO  

Los técnicos del Gobierno de Navarra que atienden a las personas en situación de alta exclusión trabajarán acompañados por al menos otro compañero en cada turno para evitar problemas y posibles agresiones, además de mejorar la gestión del servicio de atención residual.

El Gobierno foral ha aprobado este miércoles la licitación de la gestión del servicio a través de la aplicación de la Ley Foral de conciertos, primando la estabilidad de los profesionales, diversas mejoras laborales y de gestión, así como el refuerzo de la calidad técnica del recurso.

De este modo, entre otras cuestiones, se refuerza el personal educativo, asegurando la presencia de dos figuras profesionales por turno. Asimismo, a través de esta fórmula se persigue fomentar la implicación de las entidades del tercer sector en la prestación de servicios de interés general, promoviendo la consecución de fines sociales

El concierto tiene por objeto la gestión del Servicio de Atención Residencial para personas en situación de extrema necesidad y desprotección social, con una capacidad máxima de 16 plazas. Este servicio es una prestación garantizada por la cartera de servicios sociales de ámbito general.

El plazo de duración previsto en la licitación abarca el periodo comprendido entre 2019 - 2022 y la posibilidad de prorrogarla hasta alcanzar los nueve años de vigencia con un presupuesto total de más de 4 millones y medio de euros, concretamente 4.543.226,60 euros.

DAR ALOJAMIENTO A LAS PERSONAS CON GRAVES CONFLICTOS

El Servicio de Atención residencial se prestará en régimen de alojamiento y ofrecerá una atención integral a las personas usuarias para mantener o mejorar la autonomía personal y facilitar la integración y participación social en su entorno más próximo.

Entre sus objetivos persigue fomentar el desarrollo personal, la autonomía y la calidad de vida de las personas residentes, así como impulsar su participación en la comunidad.

A través de este recurso se proporcionará una intervención global en los ámbitos personal, residencial, familiar, social psicológico, formativo-laboral y sanitario, entre otros.

El acceso se realizará exclusivamente a través de la Dirección General de inclusión y Protección social, previa valoración de la situación de extrema necesidad y desprotección social.

Las personas destinatarias deberán tener una edad comprendida entre los 18 y 65 años, encontrarse en las situaciones anteriores, así como contar con la acreditación de persona con grave conflicto familiar y/o ausencia de soporte familiar adecuado, según baremo establecido por la OF 197/2015 de 15 de junio del vicepresidente de Derechos Sociales.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los técnicos navarros que atienden a personas con graves conflictos trabajarán siempre con otros compañeros