SOCIEDAD

A juicio los despidos en una empresa navarra de automoción: "Argumentaban que no había trabajo, pero sí hay"

La plantilla de Miasa ha denunciado que la dirección quiere deslocalizar la producción derivando los nuevos proyectos a otro centro de producción en Zaragoza.

Concentración del comité de empresa de Miasa Pamplona ante el juicio por el despido de 23 personas. IÑIGO ALZUGARAY
Concentración del comité de empresa de Miasa Pamplona ante el juicio por el despido de 23 personas. IÑIGO ALZUGARAY  

La plantilla y el comité de Miasa se han concentrado este martes frente al Palacio de Justicia de Pamplona, coincidiendo con la celebración del juicio contra los 23 despidos realizados por la empresa.

David Molinero, el delegado de CCOO y presidente del comité compuesto por 4 miembros de CCOO, 2 de LAB y 1 de ELA, ha explicado que “el 5 de enero, 23 compañeros fueron despedidos bajo el argumento de que no había trabajo, pero lo cierto es que sí tenemos trabajo”.

Según Molinero, el problema es que la dirección está deslocalizando la empresa. “Ha creado un nuevo centro de producción en Zaragoza y los nuevos proyectos de mecanizado los está derivando a esa factoría".

El presidente del comité considera que los proyectos de Navarra "se van muriendo". "Además, están utilizando el chantaje de tener otra planta para empeorar las condiciones laborales de la plantilla”, ha incidido Molinero.

El problema ya viene desde tiempo atrás, según han relatado los propios trabajadores, que realizaron 11 jornadas de huelga en 2015 cuando la dirección propuso bajar un 25% el salario, que la plantilla trabajara 7 días más de jornada anual y eliminar media hora de descanso todos los días.

De cara al juicio contra los despidos, Molinero ha señalado que son optimistas: “Creemos que vamos a ganar el juicio y que los 23 trabajadores despedidos van a volver a trabajar a Miasa. A partir de entonces veremos qué situación nos planteamos en la empresa, cómo podemos generar empleo y cómo podemos estar todos trabajando en la empresa”.

Actualmente la planta de Miasa en Landaben cuenta con cerca de 120 personas en plantilla: en el taller trabajan unas 80 personas y en la oficina casi 40.  La compañía se dedica a fabricar horquillas para cajas de cambios del sector de la automoción.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
A juicio los despidos en una empresa navarra de automoción: "Argumentaban que no había trabajo, pero sí hay"