SALUD

Personal médico califica de "aberración científica" el protocolo del Gobierno foral para los test rápidos

Denuncian que se están empleando mal y que se están haciendo interpretaciones erróneas de los resultados, con el riesgo de contagios que ello genera.

La consejera de Salud, Santos Induráin, durante una rueda de prensa, en una imagen de archivo. MIGUEL OSÉS
La consejera de Salud, Santos Induráin, durante una rueda de prensa, en una imagen de archivo. MIGUEL OSÉS  

La polémica con las más de 37.000 unidades de test rápidos que el Gobierno de Navarra recibió del Ejecutivo central y el protocolo de actuación que el departamento de Salud ha definido para ellas ha colmado el vaso de la paciencia del Sindicato Médico de Navarra (SMN).

En un comunicado publicado en sus redes sociales, han desgranado la problemática que ha surgido desde hace una semana en la Comunidad foral con la aplicación de estos test, que deberían acompañar a las PCR para que la Administración tuviera una idea más próxima a la realidad de cómo se encuentra el coronavirus en Navarra, comunidad en la que más de 13.000 personas se encuentran aisladas en sus domicilios sin saber si han contraído o no la enfermedad.

Sin embargo, estas pruebas rápidas dejaron de hacerse en los centros de salud de Navarra (la última información trasladada desde el Gobierno foral es que, con ellas, solo se habían registrado 143 casos positivos, lo que da una idea de la escasa cantidad que se ha empleado) como consecuencia de las quejas del personal médico al descubrir que no funcionan bien y que sus resultados no son fiables.

Según los profesionales del Sindicato Médico de Navarra, "la experiencia del resultado de esos test, hasta la fecha, es decepcionante". A su juicio, el problema no es que el producto sea defectuoso (pese a que refleja que "no es un prodigio de sensibilidad y de posibilidades diagnósticas"), sino que no se están aprovechando sus posibilidades, se están empleando mal y se están haciendo interpretaciones erróneas de los resultados.

En este sentido, se hace referencia a un vídeo que el Gobierno de Navarra publicó recientemente, en el que el subdirector del servicio de Urgencias Extrahospitalarias del Ejecutivo foral, Kiko Betelu, explicaba cómo se realizaban. Según sus declaraciones, estos test consisten en "una gota de sangre en un dedo y en un pequeño test que, a los 15 minutos, da el resultado de si es positivo o negativo la persona".

Para el SMN, este vídeo es "un cúmulo de despropósitos, una aberración científica y un documento gráfico que induce al error y que, por ello, pone en peligro a pacientes y profesionales". Más aun, afirman que solo hay que verlo si lo que se pretende es averiguar "lo que no debe hacerse".

CÓMO REALIZAR LOS TEST

En las imágenes, se muestran dos secuencias de cómo se realizan estos test rápidos. Pero las dos están mal, avisan desde el Sindicato Médico de Navarra: "Ni se unta la gota directamente del dedo al stick (porque depositas menos sangre de la debida), ni utilizas un capilar con una cantidad inapreciable de sangre por la misma razón". Por ello, se alerta que "hay que estudiar las instrucciones antes de tirar el dinero a la basura".

En el documento redactado por esta organización, se incide en que esas instrucción son muy claras. "El test puede hacerse con sangre total, plasma o suero, pero siempre con un mínimo de 10 microlitros, es decir, el volumen de una gota que cae por gravedad". Asimismo, resaltan de que en comunidades vecinas, como La Rioja o el País Vasco, se están empleando el mismo tipo de pruebas, pero sin un volumen tan alto de protestas por parte de los médicos.

La información del SMN refleja que, en estas regiones, las muestras de sangre venosa se están recogiendo en los centros de salud, junto con una muestra de exudado nasofaríngeo para las PCR. Después, esas muestras se envían a un laboratorio central, que es el que las manipula. "Tiene la pega de que no tardan 15 minutos, sino de dos a cuatro horas, pero ganan fiabilidad y dan un diagnóstico de anticuerpos y presencia viral en la misma persona", añaden.

"La muestra de sangre se centrifuga para obtener suero y plasma, y es sobre esa parte (con mayor concentración de anticuerpos que la sangre total) la que se usa en el test, con lo que se gana en sensibilidad. Al hacer todas las muestras en un único laboratorio, se introducen los resultados en la historia clínica al momento, y eso permite un seguimiento estricto de los nuevos positivos sin pérdidas de información. De esta manera, están consiguiendo tener una imagen epidemiológica mucho mejor que la de Navarra y, además, aislar los nuevos focos de manera precoz, sobre todo en las residencias de ancianos".

"A TONTAS Y A LOCAS"

En cambio, la metodología adoptada en la Comunidad foral, según este sindicato, es muy diferente. "Hemos empezado a hacer test a tontas y a locas en un montón de centros distintos, sin dar unas claras instrucciones de uso. Cuando los profesionales hemos empezado a protestar por la baja sensibilidad de la prueba, nos han sugerido que 'no hagamos juicios de valor estúpidos', poniendo nuestra mínima experiencia personal por delante de las conclusiones de los sesudos responsables del Instituto de Salud Carlos III", subrayan.

El resultado es que se están tomando "decisiones clínicas erróneas firmes sobre profesionales y pacientes que han sido devueltos a sus puestos de trabajo y residencias basándose en unos test poco fiables y mal ejecutados".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Personal médico califica de "aberración científica" el protocolo del Gobierno foral para los test rápidos